C

C

A mirar al cielo en una noche estrellada, al contemplar el manto de estrellas visibles no nos podemos hacer idea de la magnitud del Universo…

Porque no es una idea. Son muchas ideas.

Cada partícula, cada objeto tiene su propia idea.

Para el fotón, el Universo es un punto adimensional. Solo un punto ubicado en ninguna parte. Vaya a donde vaya, viaje a donde viaje, no se mueve. Llega exactamente en el mismo instante que sale. Para el fotón el concepto distancia no es experimentable. Para él. Al viajar a la rapidez de la luz, C (de celéritas), su tiempo siempre es cero por lo que no tarda nada en llegar a ponde pueda llegar que, desde su perspectiva, solo se puede “mover” en un punto.

Si no fuera por el bosón de Higgs, las partículas fundamentales de las que se compone todo, desde un grano de arena hasta las personas, los planetas y las galaxias viajarían por el Cosmos a la velocidad de la luz, y el Universo no se habría “coagulado” para formar materia.

Los científicos creen que en la primera billonésima de segundo tras el Big Bang, el universo era una gran sopa de partículas avanzando en distintas direcciones a la velocidad de la luz, sin ninguna masa apreciable. Fue a través de su interacción con el campo de Higgs como ganaron masa y, con el tiempo, formaron el universo. El campo de Higgs es un campo de energía teórico e invisible que invade todo el cosmos.

Algunas partículas, como los fotones que componen la luz, no se ven afectadas por él y por lo tanto no tienen masa. A otras las cubre, produciendo un efecto similar al de los cereales reunidos en una cuchara.

La interacción del campo de Higgs desacelera las partículas por lo que su velocidad es menor que C. Al ser menor, el tiempo les afecta, es decir, si ganas masa, ganas tiempo. El tiempo está condicionado por la masa. Y el tamaño del universo depende, por tanto, de la masa.

Esto significa que en el universo, el marco espacio-temporal está condicionado por la naturaleza de cada partícula. Es decir, este marco está programado en cada clase de partícula. Así un elemento de la clase fotón carece de marco. Todas las clases de elementos clasificados como materia fría, como la clase protón lo tiene similar al nuestro, con tiempo y con distancias grandes. Entremedias las seis clases de sabores de neutrinos que forman parte de la materia caliente, con masa casi despreciable y que viajan a velocidades relativistas.

Con campo de Higgs o sin campo de Higgs, todas las clases deben estar coordinadas a pesar de que su programación sea local. Y el elemento que se usa para coordinar diferentes clases de objetos es siempre una constante de ámbito general. En este caso es C.

C es el límite, el tope, la presa donde van a chocar todas estas estructuras universales. Nada puede superar esta constante, porque si se hiciera se rompería la condicionalidad. Todo lo que la superara no sería condicionado. No sería impermanente. Y todo en el Samsara es incondicionado  e impermanente.

Gracias a C.

C es lo único que atornilla el Samsara.

Todo lo demás es relativo.

 

Estas cosas son las que se conocen directamente y parece que poco tienen que ver con el fin del sufrimiento. Pero tienen que ver.  Y mucho.

El fenómeno del entrelazamiento cuántico en el que un conjunto de partículas tienen la misma función de onda (son un mismo elemento de programación) poseen la propiedad de influirse instantáneamente, independientemente de la distancia.

Sin embargo, aún aprovechando éste fenómeno no podemos a través de él enviar información útil. Sólo es posible la transmisión de información usando un conjunto de estados entrelazados en conjugación con un canal de información clásico, también llamado teleportación cuántica. Mas, por necesitar de ese canal clásico, la información útil no podrá superar la velocidad de la luz.

La entropía además nos sirve para cuantificar el entrelazamiento cuántico.

El sufrimiento está condicionado por la entropía, que sirve de cuantificación del entrelazamiento. La entropía está condicionada por la información útil. La información útil está condicionada por C.

O sea, el sufrimiento está condicionado por C.

Todo, absolutamente todo el conocimiento está condicionado. No explicarlo todo solo sirve para no poder disponer de una visión completa de él.

Condenar a la gente a la ignorancia solo porque les consideras ineptos. Condenar a la gente a la ignorancia solo porque no sepas, o no quieras enseñarles a ver. Condenar a la gente a seguirte en tu siglo, en éste y en los 24 de en medio, solo porque no pudieron dejar de necesitarte. Ahora ya sabemos. Ya lo sabemos.

 

¿Y, realmente, decías estas cosas?:

 

Colección de discursos agrupados temáticamente

Sisapavana Sutta

56.31. Discurso en la arboleda con los árboles sisapa (simsapa)

 

En una ocasión, el Bienaventurado estaba morando en la arboleda con los árboles simsapa cerca de Kosambi. Entonces, el Bienaventurado tComomó en su mano unas cuantas hojas de simsapa y dijo a los monjes: “¿Qué os parece, monjes, qué es lo más numeroso: estas pocas hojas de simsapa que tengo en mi mano o aquellas que tenemos encima en esta arboleda con los árboles simsapa?”

 

“Venerable señor, las hojas de simsapa que el Bienaventurado tiene en su mano son muy pocas, mientras que las hojas que tenemos encima en esta arboleda con los árboles simsapa son muy numerosas”.

 

“De la misma manera, monjes, las cosas que he conocido directamente pero que no las he enseñado son muy numerosas, mientras que las cosas que he enseñado a vosotros son pocas. Y, ¿por qué, monjes, no he enseñando aquellas cosas numerosas? Porque no son beneficiosas, son irrelevantes como fundamento para la vida santa y no conducen a la repugnancia, al desapasionamiento, al cese, a la paz, al conocimiento directo, al despertar y al Nibbana. Por eso, monjes, no he enseñando aquellas cosas numerosas.

 

“Y, ¿qué es monjes, lo que he enseñado? He enseñando: ‘Esto es la insatisfacción’; he enseñando: ‘Este es el origen de la insatisfacción’; he enseñando: ‘Este es el cese de la insatisfacción’; he enseñando: ‘Este es el Sendero que conduce al cese de la insatisfacción’. Y, ¿por qué, monjes, he enseñando esto? Porque esto es beneficioso, relevante como fundamento para la vida santa y conducente a la repugnancia, al desapasionamiento, al cese, a la paz, al conocimiento directo, al despertar y al Nibbana. Por eso, monjes, he enseñando esto.

 

“Por eso, monjes, debéis hacer un esfuerzo para comprender esto: ‘Esto es la insatisfacción’; debéis hacer un esfuerzo para comprender esto: ‘Este es el origen de la insatisfacción’; debéis hacer un esfuerzo para comprender esto: ‘Este es el cese de la insatisfacción’; debéis hacer un esfuerzo para comprender esto: ‘Este es el Sendero que conduce al cese de la insatisfacción.’”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s