Rejuvenecer

Como hemos visto, si se trata de disfrazar los signos de la vejez con emplastes, pinturas o afeites lo que se consigue es el efecto contrario, se produce no solo el decaimiento de la piel sino el envenenamiento de todo e cuerpo, con lo que se acelera el envejecimiento. La juventud, como todo lo demás, siempre viene de dentro a afuera y nunca de fuera a adentro.

Igual que sucede con la virtud y la ética. Jamás la virtud se transforma en ética ni la ética en virtud. Y es evidente: solo quien no es un elefante, se disfraza de elefante.

Cuando se habla de envejecimiento lo hacemos en referencia al desgaste del cuerpo sometido a un medio durante un tiempo. En vista de esta definición, si el medio es especialmente agresivo y el cuerpo reacciona al mismo generando estrés, el desgaste será mayor. Pero aquí hay dos variables que parecen dependientes y no lo son: el medio y la respuesta al medio. Si se tiene un medio muy favorable que no genera respuestas adaptativas estresantes, el envejecimiento se ralentiza, por el contrario si el medio es muy favorable pero se crean respuestas adaptativas estresantes, el envejecimiento se acelera. Y viceversa, si el medio es muy demandante pero no se generan respuestas estresantes, el envejecimiento se ralentiza.

Realmente el estrés es una respuesta, no es una demanda aunque la respuesta esté condicionada por la demanda.

Es como si alguien te pide dinero, por mucho que te pida, si no se lo das, no pierdes dinero, por el contrario si vas dando tu dinero, te quedas pobre aunque nadie te pida…

Los bloques de construcción para crear un cabello, piel y uñas saludables provienen de los nutrientes que digiere y absorbe. El estrés crónico o intenso pone al cuerpo en modo de lucha o huida, lo que hace que la atención se centre en la supervivencia, pero dificulta otras funciones en el cuerpo, como la digestión y la absorción de nutrientes. Además, cuando estás bajo estrés, tu cuerpo quema los nutrientes más rápido de lo normal, dejando un déficit. Con el tiempo, la disminución de nutrientes vitales puede tener un efecto notable en el cabello, la piel y las uñas.

 

Efectos del estrés en el cabello

 El cabello requiere minerales como el magnesio y el manganeso para estar sano y fuerte. Bajo estrés, la demanda de estos minerales aumenta, pero la absorción y asimilación de nutrientes disminuye. Esto significa que con el tiempo, el estrés puede hacer que el cabello se vea opaco y se vuelva quebradizo. Cuanto más estresado, más escasos se vuelven los nutrientes vitales.

Parece un mal cliché, pero el estrés también puede hacer que el cabello se caiga. Esto se debe a que el cabello entra en la fase telógena, también conocida como la fase de reposo. Cuando el cuerpo está sometido a un estrés extremo, tanto como el 70 por ciento del cabello puede entrar prematuramente en la fase telógena y comenzar a caer, causando una pérdida notable de cabello. Los eventos traumáticos o que cambian la vida, como un accidente automovilístico o un parto, también pueden provocar la pérdida del cabello. En estos tiempos de alto estrés, el cabello puede dejar de crecer por completo para centrarse en la curación. El cabello perdido generalmente vuelve a crecer en alrededor de seis a nueve meses, pero es posible que parte del cabello que se desprenda durante estos tiempos no vuelva a crecer inmediatamente.

Aunque a menudo se cree que el estrés extremo puede causar canas, no es hasta hace poco que descubrimos por qué sucede esto. Los científicos ahora están descubriendo que los radicales libres generados a un ritmo mayor durante el estrés (los mismos que dañan la piel) pueden ser los culpables, dañando las células en el tallo del cabello que producen el pigmento del cabello.

 

Efectos del estrés en la piel

 La producción de grasa puede aumentar cuando el nivel de cortisol (la hormona del estrés) del cuerpo aumenta. Este aumento puede provocar acné, piel grasa y otros problemas de la piel. Se ha demostrado que las personas que normalmente no tienen acné han desarrollado acné temporal relacionado con el estrés debido al aumento de la producción de petróleo.

El estrés excesivo y el cortisol tienen otros efectos directos en la piel. ¿Ha experimentado rubor o sudoración cuando sus amigos y familiares le cantaron un feliz cumpleaños en un restaurante lleno de gente? Estos son efectos superficiales e inmediatamente visibles de la respuesta al estrés, pero también hay efectos más profundos. Normalmente, la piel tiene una capa grasa que protege y aísla, retiene la humedad y proporciona una textura suave. El cortisol excesivo daña esta capa y da como resultado una piel delgada y frágil, propensa a los moretones, las estrías y las infecciones. El estrés también induce daño acumulado en la piel con el tiempo porque acelera la producción de radicales libres (el equivalente biológico de la roya).

Cuando los radicales libres se generan más rápido de lo que los mecanismos antioxidantes de las células pueden neutralizarlos, dañan las células y su ADN, interfieren con la proteína que mantiene la piel firme y previene la flacidez, acelera la formación de arrugas y acelera el proceso de envejecimiento. La piel no solo reacciona a las hormonas del estrés generadas por las glándulas suprarrenales que circulan por todo el cuerpo, sino también al cortisol generado en las células especializadas de la piel. Cada una de estas células, llamada folículo, tiene su propio equivalente del eje HPA (hipotálamo-pituitaria-suprarrenal) y la capacidad de exigir y producir cortisol dentro del tejido de la piel. Con más de 5 millones de estas células en el cuerpo, ¡hay muchas mini fábricas de cortisol que impactan tu piel! Por otra parte, cuando los niveles de cortisol están fuera de equilibrio (demasiado alto o demasiado bajo), El equilibrio de las hormonas sexuales, como la testosterona y la progesterona, se puede interrumpir. Este desequilibrio también afecta a la piel.

El estrés también puede afectar el proceso de curación de la herida del cuerpo. Un estudio de 2001 en Archives of Dermatology encontró que el estrés afectaba la función de barrera de la piel, lo que resultó en una pérdida de agua que dificultó la capacidad de la piel para repararse después de una lesión.

 

 

Efectos del estrés en las uñas

 

Las uñas y uñas de los pies no son inmunes a los efectos del estrés. Las uñas requieren proteínas, sílice, magnesio, zinc, hierro, biotina y otras vitaminas y minerales para crecer fuertes y saludables. Debido a que el estrés dificulta que su cuerpo absorba los nutrientes que necesita, las picaduras de las uñas, la trituración y la formación de surcos a menudo se inflaman bajo el estrés. La fatiga suprarrenal también reduce la absorción de nutrientes esenciales para la salud de los tejidos, lo que hace que la combinación de un alto estrés con la fatiga suprarrenal también sea perjudicial para la salud de las uñas.

La biotina es un nutriente que a menudo es útil en el tratamiento de las uñas quebradizas, pero se ha demostrado que el cortisol causa una pérdida de biotina en el cuerpo. Finalmente, muchas personas tienden a abusar de sus uñas cuando están estresadas, recurriendo a morderse las uñas o frotando repetitivamente, lo que puede causar daños mecánicos en el lecho ungueal. El estrés físico o emocional puede hacer que aparezcan líneas horizontales blancas en las uñas.

Como, a fin de cuentas, el estrés es la respuesta al miedo si se acaba con el miedo se acaba con el estrés. Y la mejor forma de erradicar el miedo es acabando con el sufrimiento.

Por tanto:

  1. Si no puedes sufrir, no puedes tener miedo
  2. Si no puedes tener miedo, no puedes desarrollar estrés
  3. Si no te puedes estresar no envejeces o incluso, reviertes el proceso.

Si te quieres ver cada día más joven, no disfraces tu miedo con venenos, deshazte de él y aparecerás radiante. Para esto, solo el Dhamma funciona.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s