El Suicidio como Escape de la Muerte

 El asunto del suicidio es un tema controvertido, siendo incomprendido en términos de la “moral” que, no sabemos por qué, pone la vida como valor supremo, cuando ésta es, precisamente, el dominio del Māra.

La forma de escapar de la Muerte, del Māra, para uno que alcanzó la visión es precisamente el suicidio.

Si, has leído bien, se escapa de la Muerte a través del suicidio. Pero esto está restringido únicamente a los nobles. La gente corriente suele usar el suicidio como vía rápida al infierno, un dominio ajeno a los nobles.

En este sutta, Godhika, un discípulo del Buddha, una vez alcanzada la visión tiene la intención de suicidarse, asi escapa definitivamente de los dominios del Māra. Éste, tremendamente preocupado acude al Buddha para que pare al bhikkhu y el Buddha lo manda a paseo. El Māra, desesperado, trata de agarrar la conciencia del suicida, pero ya no puede. Triste, se marcha derrotado, dejando caer su lira (una forma poética de señalar un estado de depresión profunda).

La ignorancia es el dominio del Māra. Y la ignorancia sobre el suicidio es quizá el último agarre que tenga el Māra para evitar lo inevitable, que se le escapen los nobles.

Por cierto, el suicidio es cosa de nobles. Si no lo eres, abstente. Más te vale…

Colección de Discursos Agrupados Temáticamente
Discursos conectados con Mara
SN 4.23. Godhika

 

Así he oído. En una ocasión, el Bienaventurado estaba viviendo en Rajagaha, en la Arboleda de Bambú, el Santuario de la Ardilla.

En esa ocasión el Venerable Godhika estaba viviendo en la Roca Negra en la ladera de Isigili. Luego, mientras el Venerable Godhika estaba viviendo diligentemente, ardiente y resuelto, alcanzó la liberación temporal de la mente, pero se apartó de esa liberación temporal de la mente. Una segunda vez, mientras el Venerable Godhika estaba viviendo diligentemente, ardiente y resuelto, alcanzó la liberación temporal de la mente, pero se apartó de esa liberación temporal de la mente. Una tercera vez … Una cuarta vez … Una quinta vez … Una sexta vez, mientras el Venerable Godhika vivía diligente, ardiente y resuelto, alcanzó la liberación temporal de la mente, pero se apartó de esa liberación temporal de la mente. Una séptima vez, mientras el Venerable Godhika vivía diligente, ardiente y decidido, alcanzó la liberación temporal de la mente.

Entonces se le ocurrió al Venerable Godhika: “Seis veces ya he caído de la liberación temporal de la mente. Déjame usar el cuchillo “.

Entonces Mara el Maligno, habiendo conocido con su propia mente el reflejo en la mente del Venerable Godhika, se acercó al Bienaventurado y se dirigió a él con estos versículos:

“¡Oh, gran héroe, grande en sabiduría,
ardiendo con poder y gloria!
Yo adoro tus pies, Uno con Visión,
Quien ha vencido toda enemistad y temor.

“¡Oh, gran héroe que ha vencido a la muerte!
Tu discípulo anhela la muerte.
Él tiene la intención de quitarse la vida:
¡ocúpese de esto, oh, luminoso!

“¿Cómo, oh bendito, tu discípulo,
uno deleitándose en la enseñanza,
un aprendiz que busca el ideal de su mente,
toma su propia vida, oh ampliamente famoso?”

 

Ahora en esa ocasión el Venerable Godhika acababa de usar el cuchillo. Entonces el Bendito, habiendo entendido, “Esta es Mara el Malvado”, se dirigió a él en verso:

 

“Así es como actúa el firme acto:
No están apegados a la vida.
Habiendo atraído el anhelo con su raíz,
Godhika ha alcanzado el Nibbāna final “.

 

Entonces el Bendito se dirigió a los bhikkhus así: “Vengan, bhikkhus, vayamos a la Roca Negra en la ladera de Isigili, donde el miembro del clan Godhika ha usado el cuchillo”.

“Sí, venerable señor”, respondieron los bhikkhus. Entonces el Bendito, junto con una cantidad de bhikkhus, fue a la Roca Negra en la ladera de Isigili. El Bendito vio en la distancia al Venerable Godhika acostado en la cama con su hombro girado.

Ahora en esa ocasión una nube de humo, un remolino de oscuridad, se movía hacia el este, luego hacia el oeste, hacia el norte, hacia el sur, hacia arriba, hacia abajo, y hacia los cuartos intermedios. Entonces, el Bienaventurado se dirigió a los bhikkhus: “¿Ves, bhikkhus, esa nube de humo, ese remolino de oscuridad, moviéndose hacia el este, luego hacia el oeste, hacia el norte, hacia el sur, hacia arriba, hacia abajo y hacia los cuartos intermedios? “

“Sí, venerable señor”.

“Eso, bhikkhus, es Mara el Maligno en busca de la conciencia del miembro del clan Godhika, preguntándose: ‘¿Dónde ahora se ha establecido la conciencia del miembro del clan Godhika?’ Sin embargo, bhikkhus, con la conciencia no establecida, el miembro del clan Godhika ha alcanzado el Nibbāna final “.

Entonces Mara el Maligno, tomando un laúd de madera de vilva amarilla, se acercó al Bendito y se dirigió a él en verso:

“Arriba, abajo y a través,
en los cuatro cuartos y en el medio,
he estado buscando, pero no encuentro
adónde se ha ido Godhika”.

El Bendito

“Ese hombre firme era resuelto,
un meditador siempre regocijándose en meditación,
aplicándose día y noche
sin apego ni siquiera a la vida.

“Habiendo conquistado el ejército de la Muerte, sin
regresar a la existencia renovada,
habiendo extraído el anhelo con su raíz,
Godhika ha alcanzado el Nibbāna final”.

Tanto le dolió
que su laúd cayó de su axila.
Entonces, ese espíritu desilusionado
desapareció en el acto.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s