Vipassanā (VII). El Grotesquismo de SN Goenka

Cualquier tontería puede ser superada por otra tontería mayor. Lo único que se precisa es que llegue a ser grotesco. Un perfecto ejemplo de esto es la vida y obra de Sri Satya Narayan Goenka, arquitecto de una de las mayores bobadas construidas en el siglo XX para atraer y enganchar a idiotas.

Podríamos dedicar a este individuo y a su transnacional un sesudo trabajo de erudición para rebatir su “método”, pero es tan ridículo que lo ridículo será dedicarle más que lo justo.
En resumen, el objetivo que persigue es convertir a cualquiera que haga su “curso” en un Buddha en solo 10 días. Y además no tiene que ser buddhista, puede ser cristiano o musulmán. Da igual. Lo que tiene de buddhismo es solo frases mandas y suttas mal traducidos dentro, por supuesto, de la tradición teosófica, que introduce como charlas para aligerar un poco la tortura.
¿Cómo lo hace?
Su “curso” consta de dos partes, la primera de tres días hace una caricatura de jhanas y el resto se dedica a lo que él llama “vipassanā”, igual que, según el mismo, hizo el Buddha.
La primera parte se dedica a anapanasati, a la meditación de concentración en la respiración, pero deja claro que como lograr jhānas es excesivamente complicado y costoso aparte de que no sabe cómo se hacen, con estar tres días enredando es suficiente. Así simula lo que hizo el Buddha.
La segunda parte es la “importante”. La llama vipassanā por aquello de mantenerse en el movimiento internacional herético tan de moda. Así, simulando la obtención de la Sabiduría (que también confunde con la intuición) el proceso de iluminación está completo.
Pero lo que hace nada tiene que ver con ningún tipo de intuición.
El éxito del método Goenka es el “efecto chile”. Recordamos que si se logra superar una experiencia extrema y penosa el cerebro premia con una importante dosis de serotonina a la víctima. Consiste en estar diez días, diez, ni uno menos, sometido a interminables horas de sentadas como si no hubiera mañana. Como no pagas nada (aunque luego las propinas son bienvenidas) no tienes derecho a quejarte, igual que en la cárcel. Mala comida, cama dura, interminables horas de sentadas.
Aquí es donde entra el núcleo de su invento.
Sosteniendo que si rechazas toda aversión y todo apego a las sensaciones corporales, quemas “karma malo” y obtienes “karma bueno” (la visión cristianoide del karma introducida por la Teosofía). Para eso no duda en usar suttas mal traducidos que, curiosamente, dicen realmente lo contrario de lo que propone.
Después de tres días, estar horas y horas sentado impulsan a la víctima a salir corriendo, pero aquí es donde entra el método y los “instructores” o torturadores. Debes pasarte las horas repasando áreas pequeñas del cuerpo y si ves que existe dolor, ansia, cansancio, hartura, aversión en resumen debes expulsarla, deshacerte de ella. O sea, si te jode, lo visualizas, lo analizas y te aguantas.
Así es como SN Goenka dice que en 10 días te conviertes en un buda porque alcanzas vipassanā y matas el karma malo.
Lo que sí sucede, y en eso este individuo está acertado, es que 10 días es necesario para pasarlo lo suficientemente mal como que al terminar, la sensación de alegría, felicidad y paz sea tan fuerte que te conviertas en un adicto a su método de tortura, y propagues entre tus amigos conocidos las “bondades” de su método. Como no hace falta nada, sirve igual para tu suegra que para el sobrino del maestro de tu hijo.
Además como el efecto es temporal, necesitas volver a pasar por lo mismo cuántas más veces mejor. Como quienes corren una maratón y al acabar exhaustos pero felices solo hablan de cuando corren la siguiente.
Económicamente les va genial. Es gratis pero te hacen ver que estás becado por un participante anterior, así no tienes derecho a quejarte y debes estar agradecido y esforzarte. Al final, después de lograr tanta felicidad al superar el plazo de 10 días ¿Cómo no vas a becar a otra víctima para que sea tan feliz como tú?
Así se expande está peligrosa secta.
¿Por qué peligrosa?
Porque estar 7 días intensivos “soltando” todo una vez que te empiezas a identificar un área condiciona al cerebro a evitar que logres concentrarte mínimamente por lo que a las víctimas les resulta imposible practicar la meditación de verdad, o sea, las jhānas, impidiendo cualquier progreso a sus víctimas.
De esto también habló el Buddha refiriendose a estos métodos como “concentracion incorrecta” que conduce al infierno (esa método sí que proporciona un kamma nefasto), a los practicantes como “malas personas” y a los instructores y al señor SN Goenka como “peores que malas personas”.
Pero a un hinduista, ¿qué le importa irse al infierno?

Colección de discursos agrupados numéricamente
AN 4.205. Óctuple

“Monjes, voy a enseñaros acerca de la mala persona y de la persona inferior a la mala persona; acerca de la buena persona y de la persona superior a la buena persona. Escuchad y prestad atención que voy a hablar”.
“Sí, Venerable Señor”, respondieron aquellos monjes y el Bienaventurado continuó:
“Y, ¿cómo es, monjes, una mala persona? He aquí alguien que es de incorrecto punto de vista, incorrecta intención, incorrecta forma de hablar, incorrecta acción, incorrecta forma de vida, incorrecto esfuerzo, incorrecta atención consciente e incorrecta concentración. Esta se llama una mala persona.
“Y, ¿cómo es, monjes, una persona inferior a una mala persona? He aquí alguien que es de incorrecto punto de vista y alienta a otros en el incorrecto punto de vista, él mismo es de incorrecta intención y alienta a otros en la incorrecta intención, él mismo es de incorrecta forma de hablar y alienta a otros en la incorrecta forma de hablar, él mismo es de incorrecta acción y alienta a otros en la incorrecta acción, él mismo es de incorrecta forma de vida y alienta a otros en la incorrecta forma de vida, él mismo es de incorrecto esfuerzo y alienta a otros en el incorrecto esfuerzo, él mismo es de incorrecta atención consciente y alienta a otros en la incorrecta atención consciente, él mismo es de incorrecta concentración y alienta a otros en la incorrecta concentración. Esta se llama una persona inferior a una mala persona.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s