El Mecanismo del Juicio

Hay una frase tan conocida como chistosa, pero que se usa para ponerse encima del interlocutor arrogándose una autoridad prestada. Ahí va la gracia:

No juzgaréis y no seréis juzgados”.

Esta perla aparece en Lucas 6,37 y en Mateo 7,1, es decir, los dos evangelios escritos por el delirante Lucio Lactancio que de moral llegaba a lo justito; y siendo propio de él es una frase resultona y con gancho.

El ser humano se pasa el día juzgando. Juzga todo, absolutamente todo. El mecanismo de casar modelos es un juicio rápido. Rupa entrega sus datos y pasa a Namā que conceptualiza, es decir, aplica una etiqueta al fenómeno observado y, a partir de ahí, ya la conciencia lo trata como esa etiqueta.

Para poner un símil comprensible. Rupa se comporta como la fiscalía que recaba las pruebas, Namā es el juez que juzga esa conducta como un tipo penal determinado y lo entrega a Citta, la Conciencia que es el verdugo que aplica el castigo correspondiente a ese tipo penal.

Eso lo hacemos a todas horas, todos los días. Juzgamos lo caliente o frío que está el café, lo sucio que está el lavabo, lo que queda de comida en el refrigerador, lo estúpido que es el vecino que no contesta al saludo al salir, lo guapa que está la vendedora de abarrotes. Juzgamos al taxista que se detuvo en el paso de peatones, lo quemado que quedó el pan o lo amargo que está el chocolate. Así andamos todo el día, de hecho, no hacemos otra cosa y dejar de hacerlo requiere un ejercicio bastante exigente que consiste en parar todo pensamiento durante al menos una hora, la meditación base cero.

Conceptualizar requiere del juicio. Eso es prácticamente obligatorio.

Del juicio aparece la reacción emocional, de agradable, desagradable o indiferente que lleva a detenerse, a huir o a ignorar. Este mecanismo es tan viejo como la amígdala y está presente desde los anfibios y reptiles hasta los humanos.

Realmente existen dos juicios, el inmediato que lo dicta la amígdala de forma casi instantánea y luego, como si de una apelación se tratara, pasa al córtex prefrontal donde con más argumentos, se termina revisando la primera reacción.

Hay humanos más anfibios que propiamente humanos. Se distinguen por respuestas rápidas, instantáneas y absurdas. El córtex lo tienen de relleno para proteger su valioso sistema límbico de golpes o contusiones. Esta clase de espécimen juzga sin andar con más consideraciones y lo hace por lo primero que capta o le es más sencillo manejar. Juzga rápido no porque tenga prisa, sino porque los circuitos neuronales los suele mantener bloqueados y usarlos le puede provocar fuertes jaquecas.

El conjunto de procedimientos que usa para ejecutar estos juicios rápidos se basa en las llamadas falacias. En lógica, una falacia es un argumento o un postulado que parece válido, pero no lo es.  Las falacias se cometen intencionalmente si se juzga que el oyente es tonto y otras porque el tonto es que las comente.

Lo importante es lo que se hace, por encima de lo que se dice y lo que se dice por encima de quién lo dice. Está claro que es más “económico” identificar al que lo dice que lo que dice, y más económico los que dice que no lo que hace.

Y ya sabemos que pensar es un mecanismo que el homo sapiens sapiens trata de evitar a toda costa. Así vemos que se juzga a la persona, si no se le conoce por lo que dice y si no queda de otra, por lo que hace.

Hay casos que serían para reír a mandíbula batiente si no resultaran trágicos.

¿Cuántas veces has visto a un político que se comporta como un sultán con su harén de hembras mantenidas en puestos públicos, con un conocido discurso ultrafeminista criticando a otro que dice cosas coherentes con su mismo discurso porque no “es de los nuestros” o es un “enemigo político”?

El político vive de explotar las falacias de los tontos. Y no hace otra cosa que juzgar y enseñar a juzgar. Pone etiquetas de amigo o enemigo y solo señala, y todo lo que dice el amigo es bueno, aunque sea malo y lo que dice el enemigo es malo, aunque sea bueno.

Es lo mismo que los hinchas del fútbol Un jugador es buenísimo porque está en nuestro equipo y pasa a ser el peor cojo del asilo de veteranos de guerra solo porque fichó por el equipo rival.

¿Cuántos programas políticos se basan en las falacias? ¿Cuántos deportivos igual?

Sería increíble ver un programa en el que se analizara una jugada sin poner nombre a nadie, viendo lo que pasó y juzgando sobre los hechos. Increíble porque nadie lo vería, sería pensar mucho para lograr una reacción primitiva cavernaria para luego venderle un paquete de azúcar disuelto en una masa oscura con la etiqueta “felicidad”.

Si te lo compran, ¿para que perder el tiempo en más?

La mentira se enraíza en el mecanismo del juicio. Por eso es tal su importancia.

Lactancio no acaba con sus juicios aquí, es el rey de las falacias. En su evangelio de San Mateo 7,16-20 dice lo siguiente:

“Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?

Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.

No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.

Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.

Así que, por sus frutos los conoceréis.”

Es un canto a la falacia ad hominem, o sea, juzgar por el árbol.

Sin embargo, el Buddha dio el famoso discurso a los Kalamas precisamente para denunciar las falacias, aparte de para más cosas. Este sutta, un verdadero diamante polifacético dice lo siguiente:

 

Colección de Discursos Agrupados Numéricamente

El libro de los Tres

AN 3.65. Kesaputtiya

 

En una ocasión, el Bendito se paseaba de gira entre los Kosalanes junto con un gran Saṅgha de monjes cuando llegó a la ciudad de Kālāmas llamada Kesaputta. Los Kālāmas de Kesaputta escucharon: “Se dice que el asceta Gotama, el hijo de los Sakyas que salieron de una familia Sakyan, ha llegado a Kesaputta. Ahora, un buen informe sobre el Maestro Gotama ha circulado así: ‘Ese Bendito es un arahant, perfectamente iluminado … como en 3:63 … y revela una vida espiritual que es perfectamente completa y pura’. Ahora es bueno ver tales arahants “.

Entonces los Kālāmas de Kesaputta se acercaron al Bienaventurado. Algunos rindieron homenaje al Bendito y se sentaron a un lado … como a las 3:63 … algunos guardaron silencio y se sentaron a un lado. Sentados a un lado, los Kālāmas le dijeron al Bienaventurado:

“Bhante, hay algunos ascetas y brahmanes que vienen a Kesaputta. Explican y elucidan sus propias doctrinas, pero desprecian, denigran, se burlan y denuncian las doctrinas de los demás. Pero luego algunos otros ascetas y brahmanes vienen a Kesaputta, y también explican y elucidan sus propias doctrinas, pero desprestigian, denigran, se burlan y denuncian las doctrinas de los demás. Estamos perplejos y en duda, Bhante, en cuanto a cuál de estos buenos ascetas habla verdad y quién habla falsedad “.

“Es apropiado que estés perplejo, Kālāmas, apropiado para que estés en duda. La duda ha surgido en ti acerca de un asunto desconcertante. Vengan, Kālāmas, no vayan por la tradición oral, por el linaje de la enseñanza, por los rumores, por una colección de escrituras, por el razonamiento lógico, por el razonamiento inferencial, por la reflexión razonada, por la aceptación de una opinión después de meditarla, por el aparente Competencia de un hablante, o porque pensáis: ‘El asceta es nuestro guru’. Pero cuando, Kālāmas, ustedes mismos saben: ‘Estas cosas no son saludables; estas cosas son culpables; estas cosas son censuradas por los sabios; estas cosas, si son aceptadas y emprendidas, llevan al daño y al sufrimiento ‘, entonces debes abandonarlas.

“¿Qué pensáis, Kālāmas? Cuando surge la codicia en una persona, ¿es por su bienestar o por su daño?

“Por su daño, Bhante”.

“Kālāmas, una persona codiciosa, vencida por la codicia, con la mente obsesionada por ella, destruye la vida, toma lo que no se da, transgrede con la esposa de otro y habla falsedad; y él anima a otros a hacer lo mismo. ¿Llevará eso a su daño y sufrimiento durante mucho tiempo?

“Sí, Bhante”.

– “¿Qué pensáis, Kālāmas? Cuando surge el odio en una persona, ¿es por su bienestar o por su daño? ”

-“Por su daño, Bhante”.

– “Kālāmas, una persona que está llena de odio, superada por el odio, con la mente obsesionada por ella, destruye la vida … y alienta a otros a hacer lo mismo. ¿Llevará eso a su daño y sufrimiento durante mucho tiempo?

-“Sí, Bhante”.

– “¿Qué pensáis, Kālāmas? Cuando surge el engaño en una persona, ¿es por su bienestar o por su daño? ”

-“Por su daño, Bhante”.

– “Kālāmas, una persona que está engañada, vencida por la ilusión, con la mente obsesionada por ella, destruye la vida … y anima a otros a hacer lo mismo. ¿Llevará eso a su daño y sufrimiento durante mucho tiempo?

-“Sí, Bhante”.

– “¿Qué pensáis, Kālāmas? ¿Son estas cosas saludables o no sanas? “-” Insalubre, Bhante “. -” ¿Censurables o irreprensibles? “-” Censurables, Bhante “. -” ¿Censurado o alabado por los sabios? “-” Censurado por el sabio, Bhante. ” “Aceptadas y emprendidas, ¿conducen al daño y al sufrimiento o no, o cómo lo toman?” – “Aceptadas y emprendidas, estas cosas llevan al daño y al sufrimiento. Así que lo tomamos “.

“Así, Kālāmas, cuando dijimos: ‘Ven, Kālāmas, no sigas la tradición oral … Pero cuando te des cuenta:” Estas cosas no son saludables; estas cosas son culpables; estas cosas son censuradas por los sabios; estas cosas, si se emprenden y practican, llevan al daño y al sufrimiento “, entonces debes abandonarlas,” es por esto que se dijo esto.

“Ven, Kālāmas, no vayáis por tradición oral, por linaje de enseñanza, por rumores, por una colección de escrituras, por razonamiento lógico, por razonamiento inferencial, por reflexión razonada, por la aceptación de una vista después de meditarla, por la competencia aparente de un orador, o porque pensáis: ‘El asceta es nuestro gurú’. Pero cuando se saben por sí mismos: ‘Estas cosas son saludables; estas cosas son irreprensibles; estas cosas son alabadas por los sabios; estas cosas, si son aceptadas y emprendidas, llevan al bienestar y la felicidad ‘, entonces debes vivir de acuerdo con ellas.

– “¿Qué pensáis, Kālāmas? Cuando surge la no codicia en una persona, ¿es por su bienestar o por su daño?

-“Por su bienestar, Bhante”.

– “Kālāmas, una persona sin codicia, no superada por la codicia, su mente no obsesionada por ella, no destruye la vida, toma lo que no se da, transgrede con la esposa de otro, o habla falsedad; ni anima a otros a hacer lo mismo. ¿llevará a su bienestar y felicidad por un largo tiempo? ”

-“Sí, Bhante”.

– “¿Qué pensáis, Kālāmas? Cuando surge el no odio en una persona, ¿es por su bienestar o por su daño?

-“Por su bienestar, Bhante”.

– “Kālāmas, una persona que no tiene odio, no es superada por el odio, su mente no está obsesionada por él, no destruye la vida … ni anima a otros a hacer lo mismo. ¿Eso llevará a su bienestar y felicidad por un largo tiempo?

-“Sí, Bhante”.

– “¿Qué pensáis, Kālāmas? Cuando surge la no ilusión en una persona, ¿es por su bienestar o por su daño?

-“Por su bienestar, Bhante”.

– “Kālāmas, una persona que no ha sido rechazada, no es superada por el engaño, su mente no está obsesionada por ella, no destruye la vida … ni anima a otros a hacer lo mismo. ¿Eso llevará a su bienestar y felicidad por un largo tiempo?

-“Sí, Bhante”.

– “¿Qué pensáis, Kālāmas? ¿Son estas cosas saludables o no sanas? “-” Saludables, Bhante “. -” ¿Censurables o irreprensibles? “-” Sin culpa, Bhante “.” ¿Censuradas o alabadas por los sabios? “-” Alabado por los sabios, Bhante “. “Aceptado y emprendido, ¿conducen al bienestar y la felicidad o no, o cómo lo toman?” – “Aceptado y emprendido, estas cosas conducen al bienestar y la felicidad. Así que lo tomamos “.

-Por lo tanto, Kālāmas, cuando dijimos: ‘Vengan, Kālāmas, no sigan la tradición oral … Pero cuando sepan por ustedes mismos: “Estas cosas son saludables; estas cosas son irreprensibles; estas cosas son alabadas por los sabios; estas cosas, si es aceptado y llevado a cabo, conducen al bienestar y la felicidad “, entonces usted debe vivo de acuerdo con ellos,’ es por esto que se dijo esto.

“Entonces, Kālāmas, ese noble discípulo, que por lo tanto no tiene anhelo, carece de mala voluntad, no está confundido, comprende claramente, está siempre atento, habita en una cuarta parte con una mente imbuida de bondad amorosa … con una mente imbuida de compasión … con una mente imbuida de alegría altruista … con una mente imbuida de ecuanimidad, así como el segundo trimestre, el tercer trimestre y el cuarto trimestre. Así, arriba, abajo, a través, y en todas partes, y para todos en cuanto a sí mismo, mora en todo el mundo con una mente imbuida de ecuanimidad, vasta, exaltada, sin medida, sin enemistad, sin mala voluntad.

Este noble discípulo, Kālāmas, cuya mente está así sin enemistad, sin mala voluntad, no contaminado y puro, ha ganado cuatro garantías en esta misma vida.

“La primera garantía que ha ganado es esta: ‘Si hay otro mundo, y si hay el fruto y el resultado de buenas y malas acciones, es posible que, con la desintegración del cuerpo, después de la muerte, renaceré. en un buen destino, en un mundo celestial “.

“La segunda garantía que ha ganado es esta: ‘Si no hay otro mundo, y no hay fruto y resultado de buenas y malas acciones, todavía aquí, en esta misma vida, me mantengo en la felicidad, sin enemistad y sin Mala voluntad, libre de problemas.

“La tercera seguridad que ha ganado es la siguiente: ‘Supongamos que el mal llega a alguien que hace el mal. Entonces, cuando no tengo malas intenciones hacia nadie, ¿cómo puede el sufrimiento afligirme, ya que no hago ninguna mala acción?

“La cuarta seguridad que ha ganado es esta: ‘Supongamos que el mal no llega a quien hace el mal. Entonces, aquí mismo, me veo purificado en ambos aspectos.

“Este noble discípulo, Kālāmas, cuya mente está así sin enemistad, sin mala voluntad, no contaminado y puro, ha ganado estas cuatro garantías en esta misma vida”.

“¡Así es, Bendito! Así es, ¡Afortunado! Este discípulo noble que tiene la mente de esta manera sin enemistades, sin mala voluntad, sin mancha, y pura, ha ganado cuatro garantías en esta misma vida.

“La primera garantía que ha ganado … como antes, hasta … La cuarta seguridad que ha ganado es esta: ‘Supongamos que el mal no le sobreviene al malvado. Entonces, aquí mismo, me veo purificado en ambos aspectos.

“Este noble discípulo, Bhante, cuya mente está así sin enemistad, sin mala voluntad, sin mancha y pura, ha ganado estas cuatro garantías en esta misma vida.

“¡Excelente, Bhante! … Nos refugiamos en el Bienaventurado, en el Dhamma y en el Saṅgha de los bhikkhus. Que el Bienaventurado nos considere seguidores laicos que desde hoy se han refugiado para la vida “.

 

Que sencillo sería adoptar este sutta y arrancar la mentira. Primer paso para erradicar la ignorancia, objetivo único de cualquier existencia en el Samsara.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s