La Mentira de la Ciencia

Para tener el conocimiento completo de un fenómeno, es necesario conocer al menos, el qué, el cómo, el cuando, el por qué y el para qué. Estas preguntas se remontan a la Grecia clásica y fueron la base de la retórica y de la ética.
Estamos, por tanto, usando un recurso viejo en el pensamiento occidental desde Aristóteles pasando por Tomás de Aquino y llegando a la concepción del periodismo moderno anglosajón.
Por otro lado, la ciencia es la encargada de conocer y describir los fenómenos.
Sería lógico exigir que la ciencia conteste a esas preguntas en su tarea de describir el mundo. Sin embargo, mientras que se vuelca en unas, ignora otras. Describe el qué y el cómo. Se lía en el dónde y en el cuándo e ignora absolutamente el por qué y el para que. Y digo que se lía con el cuándo porque sabe que el tiempo no existe, pero cómo le viene bien, ignora lo anterior y como un buen tahúr se lo saca de la manga para completar así la jugada. Con el dónde sucede exactamente igual. Y si le preguntas a un científico sobre el por qué y el para que o bien te derivan a los filósofos y otros directamente te mandan a Dios.
La ciencia llega a hastiar con descripciones precisas, calculadas y verificadas en la práctica, pero se inhibe de todo lo demás. Por tanto podemos decir que la ciencia no describe fenómeno alguno y se atribuye funciones que no ejerce. Por eso no es de extrañar que existan personas dedicadas a la ciencia que crean en Dios o en bobadas semejantes.
Si le preguntas a un físico por qué usa las matemáticas te dirá porque le vienen bien, pero no te dirá por qué le viene bien. Esto es muy científico pero es muy poco serio. Y eso que la física es la ciencia por excelencia.
Otras pseudociencias como la medicina o la economía tratan de usar las matemáticas en forma de calculo, álgebra o estadística para tratar de encajar sus respectivos resultados como si se correspondieran a la realidad.
Todos intuyen que las matemáticas son “buenas”, pero no saben por qué.
La matemática básica es la lógica y de ahí derivas todas las demás. Y la lógica es la que describe la condicionalidad, en otras palabras, el kamma, o sea, el Samsara.
Pero si no saben ni siquiera por qué usan, o intentan usar, las matemáticas ¿Cómo piensas que van a ser capaces de describir el fenómeno completo, dentro del campo de las matemáticas? Porque el por qué y el para que son preguntas que las matemáticas responden pero que ellos ni siquiera se las plantean.
La ciencia tiene mucho de ignorancia y vive en la mentira. Y más aún lo que están cerrados en el como o en el qué.
Ni los caballos de los picadores andan más ciegos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s