La Estructura de la Realidad (III)

“Todo se mueve” es una realidad insoslayable. Y todo movimiento requiere de una energía que lo produzca.

En los dos capítulos anteriores hemos visto que todo es mente, o al menos, todo lo que podemos demostrar que exista. También hemos demostrado que los tres componentes de la realidad: Namā, Rūpa y Citta son información, así que ahora toca estudiar la información como motor del Samsara.

Es bien conocido que la información es energía capaz de producir trabajo. El experimento mental del demonio de Maxwell lo deja claro. El demonio de Maxwell es el nombre de una criatura imaginaria ideada en 1867 por el físico escocés James Clerk Maxwell. Lo recordaremos:

Tenemos un cilindro dividido en dos partes separadas por una mampara con una compuerta que se puede abrir y cerrar en el centro. La parte derecha del cilindro contiene gas caliente, o sea, sus moléculas se mueven rápidamente y la izquierda contiene gas frío, por lo que sus moléculas se mueven lentamente. Es obvio que si abrimos la compuerta se produce un trabajo al pasar parte de las moléculas lentas a la izquierda y las lentas a la derecha. Y ese trabajo seguirá produciéndose hasta que la energía se disipe, esto es, el balance entre lentas y rápidas entre las dos partes del cilindro se equilibre. A partir de ahí, ya no hay más energía y no se produce más trabajo.

Ahora imaginemos un enano diminuto al que llamaremos “demonio de Maxwell” capaz de distinguir las moléculas frías de las calientes. Pues bien, dotado de una pequeña linterna espera a que llegue una molécula rápida en la izquierda y le abre la compuerta para que pase a la derecha, y espera a que llegue una molécula lenta en la derecha y le abre la compuerta para que pase a la izquierda. Cuando haya acabado, volveremos a tener de nuevo las calientes a la derecha y las frías a la izquierda, es decir, volveremos a tener energía y, por tanto, podremos volver a obtener un trabajo abriendo de nuevo la compuerta.

La energía necesaria para volver a dejar el sistema cerrado como estaba es la información.

Hasta aquí podemos ver que lo que constituye lo real, la información, es energía. O sea, TODO, es energía, lo cual es coherente con lo que sabemos de física: “la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma”, o aquello de que la “materia” es un tipo de energía relacionadas mediante la conocida fórmula de Einstein:

E=m.c2

Y aquellas partículas carentes de masa, como los fotones, no son más que energía.

Vamos a dar un paso más allá. Vamos a demostrar que TODO en la física es información. Y no solo uno, otro más, donde vamos a darle sentido a la Física.

La Física se compone de dos grupos de objetos: las partículas y las reglas que las regulan, las leyes de la Física. Empezaremos por lo obvio: una ley es una clase de información, que nos va a informar de cómo se va a comportar un sistema de partículas sometido a unas condiciones dadas. Las condiciones, y esto es fundamental, también son información.

Ahora vamos con las partículas. Históricamente el nombre “función de onda” se refiere a que el concepto fue desarrollado en el marco de la primera física cuántica, donde se interpretaba que las partículas podían ser representadas mediante una onda física que se propaga en el espacio. En la formulación moderna, la función de onda se interpreta como un objeto mucho más abstracto, que representa un elemento de un cierto espacio de Hilbert de dimensión infinita que agrupa a los posibles estados del sistema. ¿Qué nos dice esto?

Una partícula es el conjunto de posibilidades que tiene de comportarse. Y esto se llama “objeto” perteneciente a una “clase”.

En el paradigma de programación orientada a objetos, un objeto es una unidad que consta de un estado y de un comportamiento, que a su vez constan respectivamente de datos almacenados y de tareas realizables durante el tiempo de ejecución. Estos objetos interactúan unos con otros. Cada objeto es capaz de recibir mensajes, procesar datos y enviar mensajes a otros objetos de manera similar a un servicio.

Un objeto es el resultado de la instanciación de una clase. ​ Una clase es el anteproyecto que ofrece la funcionalidad en ella definida, pero ésta queda implementada sólo al crear una instancia de la clase, en la forma de un objeto. Por ejemplo: dado un plano para construir electrones (una clase de nombre clase_electron), entonces un electrón concreto, con el que podemos formar átomos o producir electricidad, construido a partir de este plano, sería un objeto de clase_electron. Es posible construir múltiples objetos (electrones) utilizando la definición de la clase (plano) anterior.

El número de clases es siempre limitado, aunque el número de objetos puede ser tan grande como se quiera. Así, todos los electrones del Universo se comportan según su clase, es decir, se comportan igual estén donde estén. (Los electrones no van a la escuela de electrones ni hay un diosito que los mueva como canicas…)

particulas elementales

Y sabemos que el número de clases de partículas, es muy limitado, tanto que solo son dos: bosones y fermiones. Los bosones fuerzas y los fermiones son partículas.

La clase bosón tiene solo una función: tener un espín entero (0,1,2…), lo que implica que, según el teorema espín-estadística:

  1. No cumplen el principio de exclusión de Pauli y siguen la estadística de Bose-Einstein. Esto hace que presenten un fenómeno llamado condensación de Bose-Einstein (el desarrollo de máseres y láseres fue posible puesto que los fotones de la luz son bosones).
  2. La función de onda cuántica que describe sistemas de bosones es simétrica respecto al intercambio de partículas.

Las subclases de bosón son: fotones, gluones, bosones W y Z (los cuatro bosones de gauge, portadores de fuerza del modelo estándar) y el bosón de Higgs,

Por su parte la clase fermión tiene como característica tener espín semi-entero (1/2, 3/2, …). A esta clase pertenecen dos subclases: la clase quark y la clase leptón. A la subclase quark pertenecen seis subsubclases: arriba, abajo, extraño, encanto, verdad y belleza.

Hay tres sabores conocidos de leptones: el electrón, el muon y el leptón tau. Cada sabor está representado por un par de partículas llamadas doblete débil. Uno es una partícula cargada masiva que lleva el mismo nombre que su sabor (como el electrón). La otra es una partícula neutra casi sin masa llamada neutrino (como el neutrino electrónico). Todas, es decir las seis partículas, tienen su correspondiente antipartícula (como el positrón o el antineutrino electrónico).

Según vamos descendiendo de clase a subclase, vamos dotándoles de más funciones o comportamientos. En la base tenemos los objetos concretos que, además de tener que cumplir todas las propiedades que heredan de sus clases, además tienen una posición y una cantidad de movimiento, que es particular de cada objeto y es lo que lo diferencia de los demás.

Si nos damos cuenta, todo es información.

Aquí no hay “bolitas muy duras”.

Por otro lado, la interacción entre ellas se hace a base de mensajes, que también son información y es a representación física de la condicionalidad que son los ladrillos con los que el Samsara está construido. Los mensajes son los datos de entrada y según su comportamiento, dan mensajes de salida.

El conjunto de mensajes es lo que se llama Kamma. Que también son información.

Lo que hay, por lo que se mueve y lo que lo mueve es información. Y lo que es información lo que provoca es la condicionalidad, o sea, el Kamma o, dicho de otra forma, que el Samsara corra.

Por último, falta algo trascendental.

¿Cuál es el motor del Samsara? ¿Qué es lo que permite que exista la información (cetana), y, por ende, la condicionalidad (kamma)?

La respuesta es obvia: la Ignorancia (avijjā).

Sin ignorancia es imposible la información. Sin información es imposible la condicionalidad. Sin condicionalidad es imposible el Samsara.

Es igual que le llamemos en Pāli, en español o en inglés. Es siempre los mismo. Hace 2600 años y ahora. Esto es el Originamiento Dependiente, no es otra cosa. Es así de simple, así de fácil. No hay magia en esto.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s