Tatoo

La única evolución que ha tenido el tatuaje desde que Ötzi, el hombre del hielo, se hiciera los suyos hace 5.000 años ha sido respecto al dibujo. Por increíble que parezca hay un desconocimiento casi total acerca de las tintas que se emplean. Lo que sí se empieza a saber es que los colores que se emplean están diseñados para la industria y su manejo requiere medidas de protección individual estrictas, se meten debajo de la piel para que puedan ser absorbidos por el organismo y que sus componentes acaben insertados en los tejidos a lo largo del cuerpo. Otra cosa que se empieza a saber es que las tintas que pintan, matan y las que no matan, no pintan.

La gente se tatúa a ciegas, sin saber qué se está metiendo en el cuerpo. Eso es lo que denuncia un grupo internacional de expertos en la revista médica The Lancet, llamando la atención de autoridades, tatuadores y ciudadanía, ante el riesgo para la salud que supone no saber qué está provocando estos efectos secundarios en la población y, sobre todo, lo que pueda pasar en el largo plazo, o sea, el riesgo higiénico.

Lo que salta más a la vista son los riesgos derivados de infecciones y de envenenamientos, procesos agudos que se pueden achacar directamente al tatuaje. Un estudio alemán de 2010 reveló que el 67,5% de las personas tatuadas admitían alguna complicación en su caso y en el 6% de los sucesos este problema se había vuelto permanente. Sin embargo, solo los asuntos más severos acaban en la consulta del médico, por lo que se mantiene como un peligro soterrado.

Si hacemos la comparación con el maquillaje o los tintes para el pelo, corresponderían a reacciones al pintarse los labios o que irritara el cuero cabelludo. Eso es inusual en estos campos, pero no lo es en el tatuaje. Si el cuerpo avisa provocando una reacción alérgica, es porque trata de defenderse.

Y como vimos en los capítulos anteriores el riesgo serio y grave está en los efectos a largo plazo. Además, los tatuadores te meten cualquier cosa que pinte, como si fueras un lienzo donde ensayar su arte, con la diferencia de que tú estas vivo y quieres, supongo, seguir estándolo. Por supuesto, no hay pruebas alérgicas fiables para los colores de los tatuajes. Más aún porque estas alergias causan no solo complicaciones graves, sino también la sensibilización ante colorantes textiles.

Además, para complicar las cosas, los tintes y pigmentos utilizados tradicionalmente están siendo reemplazados por colorantes que nunca se han usado antes. Esta evolución coincide con el aumento de informes de reacciones adversas y por lo tanto representa un desafío para la evaluación y regulación del riesgo de las tintas del tatuaje en todo el mundo.

Las tintas usadas hoy en día no tienen nada que ver con las del pasado y que “ninguna” ha sido revisada desde el punto de vista toxicológico ni higiénico para su aplicación bajo la piel humana. Los pigmentos fueron diseñados esencialmente para su uso industrial, no para aplicárselos a las personas.

¿Cuánta gente que se tatúa pregunta qué contienen los líquidos que acaban para siempre enquistados en su cuerpo?

A pesar de que nada menos que el 12% de los europeos está tatuado, Bruselas solo ha dado tímidos pasos para regular este sector. La propuesta que está sobre la mesa, hecha por la Agencia Europea de Productos Químicos (ECHA) quiere vetar nada menos que 4.000 sustancias contenidas en las tintas para tatuajes y micropigmentación, la mayor prohibición jamás planteada por este organismo.

Mientras tanto, cada país regula (o no) como le da la gana el uso de estos productos y el caos impera.

En el caso de España, que es uno de los nueve países de Europa que ha legislado sobre tintas para tatuajes, tiene unas reglas tan estrictas que solo una empresa ha logrado los permisos para comercializar sus productos. El problema es que muchos tatuadores no los usan, porque “no pintan”.  Así que la mayoría del gremio se decanta por tintas no autorizadas por el Ministerio de Sanidad español, pero que sí se encuentran toleradas en el resto de Europa por la ausencia de legislación, enfrentándose así a un delito contra la salud pública, similares al narcotráfico y, por supuesto, penas de cárcel.

 

 

 

 

Históricamente, las regulaciones de salud y seguridad relacionadas con los tatuajes se han centrado en las normas de higiene y prevención de infecciones. Mientras tanto, la creciente popularidad de los tatuajes ha llevado al desarrollo de muchos nuevos colores, permitiendo que los tatuajes sean más espectaculares que nunca. Sin embargo, poco se sabe sobre los riesgos toxicológicos de los ingredientes utilizados. Para la evaluación de riesgos, la aplicación intradérmica segura de estos pigmentos necesita datos de toxicidad y bioquinética y un mayor conocimiento sobre la eliminación de tatuajes. Otras preocupaciones son el potencial de la fototoxicidad, la migración de sustancias y la posible conversión metabólica de los ingredientes de las tintas de tatuaje en sustancias tóxicas. Consideraciones similares se aplican a los productos de escisión que se forman durante la eliminación de tatuajes asistida por láser. En esta Revisión, resumimos los temas de preocupación, poniéndolos en contexto, y proporcionar perspectivas para asociados con el tatuaje.

 

Introducción

El arte figurativo es una expresión inherente de la cultura humana, y el arte corporal de los tatuajes ha estado presente en la humanidad al menos desde el último período neolítico, con muestras encontradas tan pronto como 3300-3200 BCE. En Europa y los EE. UU., Los tatuajes eran anteriormente una moda marginal, pero este signo tribal, una vez rebelde, para marineros, soldados y disidentes se ha convertido en un accesorio popular, similar a los piercings o joyas (apéndice). Hoy en día, muchas personas reciben su primer tatuaje entre los 16 y 20 años de edad y, hasta un 36% de las personas menores de 40 años que tienen al menos un tatuaje, es necesario volver a evaluar el tatuaje desde una perspectiva toxicológica.

Los principales riesgos asociados con los tatuajes fueron previamente un bajo estándar de higiene y los riesgos asociados de infección. La introducción de rigurosos estándares de salud y seguridad ha hecho que esto sea una amenaza mayoritaria en el pasado.3,4 Junto con una creciente exhibición pública de tatuajes por modelos a seguir, la percepción generalizada es que los tatuajes son bastante seguros. Sin embargo, aparte del riesgo de complicaciones dermatológicas graves, las tintas utilizadas hoy en día tienen poco en común con los colorantes clásicos y ninguna ha sido evaluada toxicológicamente para su uso en tatuajes (es decir, aplicación intradérmica). Además, hasta el 50% de las personas tatuadas lamentan su decisión de hacerse un tatuaje en algún momento. A pesar de que la remoción moderna de tatuajes con láser no es tan desagradable como la abrasadora descrita por Mark Twain, 5 todavía presenta el riesgo de cicatrices posteriores al tratamiento. Además, sabemos poco sobre el destino fisiológico o toxicológico de los pigmentos de tatuajes después de la fotólisis inducida por láser.

En un esfuerzo por cerrar algunas de estas brechas de conocimiento, el Instituto Federal Alemán para la Evaluación de Riesgos (BfR) organizó una conferencia sobre la seguridad del tatuaje, que se llevó a cabo en Berlín, Alemania, del 6 al 7 de junio de 2013. Esta Revisión es el resultado de Este taller y aquí abordamos la composición y aplicación de tintas para tatuajes, aspectos toxicológicos, eliminación de tatuajes, destino del pigmento y aspectos regulatorios.

 

Aspectos tecnológicos

Los colorantes son los componentes definitorios y por lo tanto más notables de las tintas para tatuajes. La mayoría de las tintas están compuestas por pigmentos casi insolubles dispersos en agua más aditivos, como los formulantes, dispersantes y conservantes. Algunos productos también contienen fragancias. La mayoría de los tatuajes son negros, y las tintas en cuestión están compuestas de compuestos relacionados con el hollín (por ejemplo, negro de humo) con aditivos de sombreado como el dióxido de titanio o los óxidos de hierro o las sustancias auxiliares mencionadas anteriormente. En promedio, aproximadamente 1 mg de tinta Se inyecta por cm2 de tatuaje. Por lo tanto, grandes cantidades de negro de humo y los compuestos que lo acompañan, como los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) potencialmente genotóxicos, se pueden encontrar en muestras de piel tatuada y en nódulos linfáticos regionales incluso años después del tatuaje. Lo mismo es de esperar para los compuestos azo o policíclicos en muchos tatuajes de colores. Los pigmentos respectivos fueron diseñados para uso principalmente industrial, no para aplicación en personas.

A medida que avanzaba la química, los colorantes orgánicos se utilizaban cada vez más en tintas para tatuajes (apéndice). Los pigmentos se desarrollaron generalmente para su uso en lacas, tintas o plásticos y tienen una pureza variable o contienen otras sustancias.

 

Estrategia de búsqueda y criterios de selección.

Identificamos los datos para esta Revisión en base a las contribuciones de la “Primera Conferencia Internacional sobre la Seguridad de los Tatuajes” en el Instituto Federal Alemán para la Evaluación de Riesgos y mediante la búsqueda de PubMed, y referencias de artículos relevantes. Los términos de búsqueda utilizados fueron “tattoo (ing)” / “tatao” en combinación con “alergia”, “cáncer”, “complicación”, “tintes”, “metales pesados”, “infección”, “tinta”, “eliminación (láser)”, “fototoxicidad”, “pigmentos”, “conservantes”, “regulación”, “seguridad” y “toxicología”. Los datos de los resúmenes de la reunión se verificaron con referencias bibliográficas, según corresponda. Aunque las búsquedas no se limitaron a un período de tiempo específico, la atención se centró en los documentos en inglés publicados en los últimos 10 años (por ejemplo, auxiliares de cristalización, agentes dispersantes). De 2008 a 2013, las autoridades sanitarias suizas analizaron 416 muestras de 73 marcas diferentes de tintas para tatuajes. Identificaron 39 colorantes orgánicos, ninguno de los cuales se probó su uso en contacto con el cuerpo humano, y encontraron que su uso había aumentado de 39 % a 56% entre 2009 y 2011.

Si bien las tintas modernas para tatuajes contienen pigmentos orgánicos, los metales pesados ​​siguen ocupando un lugar destacado, ya sea como cromóforos (apéndice), aditivos de sombra o como contaminantes. El análisis de las tintas comerciales muestra que el titanio, el bario, el aluminio y el cobre se usan predominantemente como colorantes, mientras que el antimonio, el arsénico, el cadmio, el cromo, el cobalto, el plomo y el níquel tienden a ser contaminantes. Los tamaños respectivos de partículas se encuentran dentro del rango del submicrometro o pueden ser verdaderas nanopartículas (partículas menores de 100 nm). Algunos óxidos metálicos (p. Ej., Óxido de aluminio, óxido de titanio) se agregan intencionalmente como nanopartículas para crear efectos especiales, su destino y efectos en el cuerpo humano siguen siendo inciertos. Sin embargo, la mayoría de las partículas forman agregados visibles a simple vista en las muestras de biopsia. Los análisis han mostrado una tendencia en la reducción y reemplazo de los culpables notorios del pasado (por ejemplo, sales de mercurio y cadmio u óxidos de cromo y cobalto), aunque estas sustancias aún son detectables en concentraciones que van desde pg / kg hasta mg / kg de tinta.

​​Mientras tanto, metales como el titanio, el cobre y el aluminio se encuentran en la tinta en concentraciones tan altas como 180-9 g / kg, 31-3 g / kg y 5-9 g / kg, respectivamente (Boccha B, sin publicar) y una encuesta realizada en Dinamarca informó altas concentraciones de metales tóxicos como el cromo (31 mg / kg), níquel (18 mg / kg) y plomo (10 mg / kg).

Debido a sus altas concentraciones en tintas para tatuajes, los colorantes dominan el enfoque analítico, y los conservantes e impurezas parecen ser considerados como un problema menor. Sin embargo, en Suiza se encontraron conservantes prohibidos para el uso en cosméticos en hasta el 14% de las 416 muestras analizadas (Hauri U, sin publicar). Entre estas sustancias prohibidas estaban 1,2-benzisotiazol-3 [2H] -ona (benzisotiazolinona; 56 muestras, 0-4-245 mg / kg), 2-octil-4-isotiazolin-3-ona (octhilinona; 15 muestras, 40-450 mg / kg), fenol (12 muestras, 40-4300 mg / kg), formaldehído (55 muestras, 0-004-0-23%) y los conocidos sensibilizadores fuertes metilisotiazolinona / metilcloroisotiazolinona (21 muestras, 0- 5-82 mg / kg). Otras sustancias incluyen N-nitrosaminas como N-nitrosodietanolamina (56 muestras, hasta 24 mg / kg), N-nitrosomorfolina (nueve muestras, hasta 625 pg / kg), N-nitrosodibutilamina (dos muestras, hasta 93 pg / kg) y N-nitrosodimetilamina (una muestra, 17 pg / kg). Las muestras también contenían otros ingredientes no divulgados, por ejemplo, etoxilato de p-naftol (15 muestras), etoxilato de nonilfenol (siete muestras) o etoxilato de octilfenol (ocho muestras). Del mismo modo, la evidencia anecdótica de los EE.UU. sugiere que los problemas de conservación e impurezas causan algunas de las reacciones adversas del tatuaje que se informan.

 

Complicaciones asociadas al tatuaje.

Desde una perspectiva médica, el tatuaje implica superar la barrera cutánea y, por lo tanto, conlleva cierto riesgo de infección porque la superficie de la piel no es estéril. Alrededor del 1-5% de las personas tatuadas tienen infecciones bacterianas relacionadas con el tatuaje después de recibir un tatuaje. Estas infecciones pueden ser infecciones superficiales locales de la piel o casos sistémicos más graves, con patógenos que abarcan cepas bacterianas específicas, así como comunidades multibacterianas, hongos o virus transmitidos por la sangre, como la hepatitis C o B o el VIH. Aunque difíciles de tratar, las infecciones por hongos y virus son raras. Las infecciones bacterianas son mucho más prominentes y los culpables consisten, entre otros, en el grupo A Staphylococci spp (p. ej., Staphyloccus aureus), Streptococci spp (p. ej., Streptococcus pyogenes), micobacterias (no tuberculosas y tuberculosas) y pseudomonads.

El riesgo de infección depende principalmente de las condiciones en las que se realiza el tatuaje, y las prácticas antihigiénicas, como la humectación de la aguja con saliva, han sido tradicionalmente una fuente importante de patógenos. Debido a una mayor conciencia de la higiene, las infecciones ahora son causadas principalmente por patógenos oportunistas y microorganismos de la piel comensales. En casos excepcionales, los resultados pueden ser tan graves como la infección piógena con formación de abscesos, erisipela, celulitis, fascitis y gangrena y pueden incluir Infección sistémica y potencialmente mortal, especialmente sepsis y endocarditis.

Además, las tintas se han subestimado como fuente de contaminación bacteriana. Los investigadores informaron que hasta el 20% de las tintas muestreadas están contaminadas, con recuentos bacterianos de hasta 108 unidades formadoras de colonias por ml, incluidas las tintas etiquetadas como estériles. Las contaminaciones pueden provenir de prácticas de fabricación deficientes o son el resultado del uso de agua del grifo como un diluyente no estéril. Preocupa especialmente el Mycobacterium chelonae, un patógeno ambiental, que se ha identificado como la causa un agente atípico para muchas infecciones relacionadas con el tatuaje.

En una encuesta alemana realizada en 2010, 2 aproximadamente el 68% de las personas tatuadas informaron complicaciones como resultado del procedimiento, y los tatuajes de color se reportaron como los más preocupantes. De los problemas informados, El 7% era sistémico y el 6% persistente. Sin embargo, generalmente solo las personas con casos graves buscarán atención médica. Las experiencias en Dinamarca muestran que los eventos adversos crónicos están dominados por reacciones de naturaleza alérgica, y el rojo sigue siendo el color más problemático (Serup J, no publicado).

Las reacciones pueden aparecer meses o años después de la realización del tatuaje. Este es un período muy prolongado de inducción de sensibilización y, aunque las razones exactas aún no se han aclarado, esta complicación tardía es un ejemplo del problema mucho más amplio: el depósito intradérmico de pigmentos para tatuajes produce una exposición de por vida. La mayoría de las reacciones son inflamatorias y pueden desde la ulceración en alergia severa hasta hiperplasia epidérmica excesiva o incluso uveitis conjuntiva. Las características histológicas inflamatorias subyacentes son la dermatitis interfásica y la infiltración de linfocitos T. Esta serie de eventos también se ha mostrado para una Reacción alérgica contra un tatuaje de tinta roja.

Mientras tanto, las pruebas de parches parecen inadecuadas para identificar los tintes para tatuajes correspondientes como alérgenos. La clínica de tatuajes del Hospital Universitario de Bispebjerg (Copenhague, Dinamarca) probó un conjunto de 43 alérgenos estándar, 32 tintes textiles y una batería de ocho tintas para tatuajes en un estudio de 90 pacientes a los que previamente se les había realizado una prueba de reacciones alérgicas a los tatuajes. Los resultados más positivos se relacionaron con el níquel como el alérgeno primario (n = 16), y solo dos pacientes reaccionaron a los tintes textiles y cuatro a las tintas para tatuajes. Concomitantemente, las pruebas de parches individuales contra tintes culpables específicos fueron en su mayoría negativos. El estudio concluyó que las reacciones alérgicas contra los tatuajes se desarrollan lentamente y es poco probable que sean causadas por un alérgeno presente directamente en la tinta del tatuaje. De acuerdo con la impresión clínica general, predominaron las reacciones en los tatuajes rojos. Aparte del níquel como contaminante, el rojo es uno de los pocos colores que con frecuencia dieron positivo, aunque las tintas modernas intentan evitar el uso de sulfuro de mercurio (cinabrio), que en los informes de casos históricos se identificó como un alérgeno importante.

El rojo sigue siendo el color utilizado con mayor frecuencia en los tatuajes, por lo que el potencial alergénico registrado es muy relevante, pero se desconoce la razón por la que sigue siendo un problema. Para algunos pigmentos más antiguos, el potencial fotosensibilizante del cadmio se ha sugerido como uno razón. Otra posibilidad sería una reacción contra aminas aromáticas primarias específicas (PAA), que son productos de escisión de pigmentos azo orgánicos. Sin embargo, los intentos de confirmar esta posibilidad mediante espectroscopia Raman en muestras de biopsia de reacciones de tatuajes rojos han fracasado, al igual que estudios de alergia a los textiles y tintes azo textiles (Serup J, sin publicar). En conjunto, estos hallazgos apoyan la hipótesis de que el alérgeno se forma dentro de la piel, probablemente a través del metabolismo, la haptenización o ambos. Es poco probable que el epítopo sea un PAA definido o de origen azoico, como lo indica el resultado negativo de la prueba de parche de PAA en pacientes con alergias a los tintes textiles.

La ausencia de una prueba de alergia confiable para los colores del tatuaje sigue siendo un problema acuciante. Más aún porque estas alergias causan no solo complicaciones graves, sino también sensibilización contra los tintes textiles. La solución podría ser el uso de ensayos competentes en la haptenización. Después de la modificación del ensayo del ganglio linfático local, muchas tintas indujeron una respuesta de proliferación medible en los nódulos linfáticos regionales, lo que confirma nuevamente la inmunogenicidad de muchas tintas para tatuajes (Howard PC, sin publicar).

 

Toxicología

Un problema importante para la evaluación toxicológica de las tintas para tatuajes es la ausencia de datos apropiados para la composición de la tinta y la toxicología. Los cromóforos en tintas para tatuajes consisten en colorantes orgánicos y una amplia gama de sales metálicas. Las sales metálicas se utilizaron preferentemente en formulaciones y mezclas anteriores. Como tendencia general, el aluminio, el bario, el cobre, el hierro y el estroncio son a menudo los componentes metálicos principales. Sin embargo, metales tóxicos como el manganeso, el plomo y el vanadio también se han reportado en concentraciones tan altas como varios pg / g de tinta.

El individuo tatuado promedio tiene 100-300 cm2 de superficie de piel tatuada, y los ensayos con piel de cerdo muestran que las concentraciones de pigmento pueden variar de 0-6 mg / cm2a 9-42 mg / cm2. Esta concentración es bastante alta, considerando que las tintas para tatuajes son mezclas toxicológicamente indefinidas con pigmentos de pureza inferior al 80%. Debido a la escasez de datos de los productos y al alto número de formulaciones disponibles, cualquier evaluación de seguridad química debe permanecer incompleta. Una evaluación canadiense del pigmento amarillo 83 y dos componentes frecuentes de las tintas amarillas para tatuajes, estimó una exposición sistémica diaria límite superior de 0-12-1-1 mg / kg de peso corporal por día, pero no pudo llegar a ninguna conclusión adicional porque No disponía de datos suficientes para la toxicidad intradérmica y el metabolismo.

En Europa, la legislación REACH (registro, evaluación, autorización y restricción de productos químicos) requiere pruebas para todos los productos químicos comercializados en la Unión Europea. El alcance de la prueba depende del volumen registrado y cubrirá la toxicidad aguda, la genotoxicidad, la toxicidad reproductiva, la carcinogenicidad y los estudios de dosis repetidas. Los datos de toxicidad dérmica cubrirán la irritación local, la corrosividad y el potencial de sensibilización, pero no la aplicación de Depósito intradérmico de la piel (figura). Por lo tanto, los fabricantes de las respectivas materias primas no pueden apoyar el uso de sus pigmentos para tatuajes. Además, las evaluaciones bajo REACH se refieren a los pigmentos solos. No son aplicables a las formulaciones listas para usar, ni incluyen datos sobre impurezas.

Adicionalmente, los pigmentos pueden ser susceptibles para escindir, como es el caso de la disociación catalizada por ácido del pigmento rojo 57. Además, muchos colorantes contienen sustancias intrínsecamente problemáticas como los AAP, las nitrosaminas, los pigmentos metálicos o varios HAP (incluido el benzojajpireno) y las formulaciones utilizadas para tatuar podría además contener fenoles, formaldehído o ftalatos. Algunas tintas, como el biolip han demostrado tener un fuerte potencial citotóxico. Los cromóforos aromáticos en los tatuajes están sujetos a fotodecomposición. Aparte del efecto puramente cosmético de color que se desvanece, algunos de los productos de descomposición son sospechosos o carcinógenos conocidos en el hombre. Los ejemplos incluyen la escisión del pigmento amarillo 74 a varias aminas primarias o la fotodecomposición del pigmento naranja 13 a sustancias tales como 3,3′-dicloro-4- aminobifenilo o 3,3′-diclorobencidina (Howard PC, sin publicar). De manera similar, los estudios han demostrado que el pigmento rojo 22 es fotoescalable. En general, los colorantes azo o bisazo tienen una tendencia a descomponerse en el grupo azo, formando aminas aromáticas potencialmente tóxicas.

Aunque este proceso se ha establecido en soluciones in vitro sin células, debe abordarse la relevancia in vivo. Más agudamente, la fotodermatosis puede ser inducida por pigmentos que contienen sulfuro de cadmio y, además, se han descrito casos raros de trastornos similares al lupus eritematoso discoide a partir de reacciones inducidas por la luz asociadas con pigmentos contenidos en tinta roja Los HAP y otros componentes de la tinta pueden absorber la radiación ultravioleta (UV), lo que resulta en la generación de especies reactivas de oxígeno. UVA tiene una profundidad de penetración de 1 a 5 mm en la piel, que es lo suficientemente profunda para alcanzar las partículas de tinta negra depositadas en la dermis. Mientras tanto, la formación de oxígeno singlete inducida por la luz, con la citotoxicidad resultante, puede comenzar con dosis radiantes de 4 J por cm2 de piel, una dosis muy inferior a la de la luz solar natural.

 

Metabolismo y carcinogenicidad.

Después de su deposición intradérmica, los pigmentos del tatuaje pueden reaccionar con el tejido circundante y estar sujetos a la captación intracelular. Sin embargo, el tema del metabolismo se discute. Algunos han argumentado que la baja solubilidad hace que los pigmentos respectivos no estén disponibles biológicamente; haciéndolos básicamente inertes. De hecho, la persistencia de la coloración del tatuaje indica que cualquier proceso metabólico es lento. Sin embargo, la baja solubilidad no es una característica de todos los colorantes y componentes de la tinta y, con un depósito de por vida, incluso un metabolismo lento es relevante. Además, algunos pigmentos contienen nanopartículas, que tienen diferentes biocinéticas (es decir, distribución, metabolismo y excreción).

El pigmento amarillo 74 se oxida mediante monooxigenasas dependientes del citocromo P450 (CYPs), lo que lleva a una hidroxilación en la posición 4 ‘, seguido de O-desmetilación. Los CYP implicados (p. Ej., CYP1A1, 1A2, 1B1 y 3A4) son moléculas clave en el metabolismo eucariótico de fase uno.7 Del mismo modo, el grupo nitro del pigmento amarillo 74 se reduce por las nitrorreductasas, lo que da como resultado la formación de derivados de aril nitroso e hidroxilamina. que son reactivos al ADN y otros nucleófilos.

Además, los tatuajes son parte del aclaramiento natural de la piel. En el ratón tatuado con SKH-1, hasta el 32% del pigmento rojo inyectado 22 se elimina después de su aplicación, y un estudio inicial en personas estimó que el aclaramiento del pigmento era tan alto como 87-99%. Debido a la baja solubilidad y en ausencia de eliminación de la fase dos, los pigmentos respectivos permanecen potencialmente disponibles sistémicamente. En conjunto, la evidencia indica que los colorantes del tatuaje están sujetos al metabolismo de la fase uno. Se desconoce hasta qué punto y qué órganos, además de la piel, podrían verse afectados.

Del mismo modo, los posibles efectos carcinogénicos locales y sistémicos de los tatuajes y las tintas para tatuajes no están claros (figura). El hallazgo de que las tintas comerciales pueden contener HAP potencialmente carcinogénicos en concentraciones de 0-14-201 pg / g ya ha dado lugar a repetidas llamadas de precaución. Aunque los HAP respectivos se mantendrán en parte en el sitio de inyección, concentraciones de hasta 11 Se han informado 8 pg / g de tejido en los ganglios linfáticos locales. Además, las tintas respectivas pueden contener carcinógenos potenciales como los colorantes azoicos, algunas aminas aromáticas, fenol, hexacloro-1,3-butadieno, metilenamina, dibenzofurano, La benzofenona y la 9-fluorenona.

Sin embargo, sin estudios fiables in vivo, el tema sigue siendo ferozmente debatido. El problema se complica aún más por la fotólisis y el metabolismo específico de la especie. Otros factores a considerar son el trauma inicial del tatuaje en la piel, así como la reacción inflamatoria posterior que puede ocurrir durante toda la vida. Los datos epidemiológicos disponibles son escasos y tienen muchos factores sociales y ambientales confusos. Otra limitación es el hecho de que la larga latencia del cáncer requeriría una cohorte lo suficientemente grande para detectar el desarrollo. Una revisión extensa de la literatura científica informó un número aparentemente bajo de aproximadamente 50 casos de cáncer de piel que posiblemente estaban relacionados con los tatuajes. Por lo tanto, hasta el momento, cualquier asociación debe considerarse como una coincidencia.

 

Eliminación de tatuajes y perspectivas técnicas.

Las encuestas de los practicantes indican que hasta el 50% de los receptores de tatuajes han tenido dudas en algún momento acerca de su decisión. Sin embargo, solo unos pocos persiguen la eliminación debido al alto costo y al riesgo de cicatrización.

Las técnicas históricas enumeradas en el trabajo publicado incluyen abrasión de la piel con sales, cauterización química o el uso de cepillos de alambre para eliminar la piel. Otras técnicas intentan inducir una respuesta inflamatoria cutánea (por ejemplo, con ácido tricloroacético o ácido láctico). Sin embargo, casi no hay estudios controlados de la efectividad de la eliminación. Además, tales procedimientos corren el riesgo de cicatrización y despigmentación. En el caso de reacciones alérgicas, la escisión quirúrgica o el afeitado con dermatoma parece una opción preferible, ya que no queda ningún residuo de pigmento o productos de degradación en la piel.

La remoción de láser es menos extrema y se prefiere rutinariamente en ausencia de reacciones alérgicas. La correspondiente termofotólisis inducida por la longitud de onda permite la selección selectiva de colorantes sin destruir la piel. Los tres tipos preferidos de láser son las versiones Q-switch del láser rubí (X = 694 nm; efectivo contra negro, azul y verde), el láser Nd: YAG (X = 1064 nm y 532 nm; efectivo contra negro y oscuro naranja azul o rojo y algunos amarillos), y el láser de alejandrita (X = 755 nm; efectivo contra negro, azul y verde). De cuatro a más de Se necesitan diez sesiones de tratamiento para librar a un individuo de su tatuaje no deseado. En algunos casos, nunca se logra una eliminación completa (por ejemplo, particularmente para los tatuajes multicolores), que con frecuencia es causada por pigmentos inorgánicos como el hierro, el zinc y los óxidos de titanio. Además, los productos de degradación de los tintes cortados con láser pueden provocar reacciones inmunes imprevistas.

Un informe de caso reciente describe linfadenopatía regional en dos individuos después del tratamiento con láser de tatuajes negro y azul verdoso. Otro riesgo es una reacción alérgica local al tatuaje original después del tratamiento con láser. El tratamiento con láser de rejuvenecimiento fraccional ablativo se ha discutido como un método para extirpación completa de tejido en individuos que han tenido una reacción alérgica, aunque se ha informado un caso de reacción sistémica después de un tratamiento de este tipo. Los impulsos de láseres en el rango de picosegundos podrían mejorar la efectividad de la remoción y parecen ser beneficiosos cuando se trata de atacar partículas de pigmento muy pequeñas. Otros avances incluyen el uso de compuestos de comparación de índices y la aplicación de varias pasadas de láseres de conmutación Q. La aplicación tópica de perfluorodecalina reduce el efecto del blanqueamiento inducido por láser, lo que permite secuencias más rápidas de pases de láser por sesión. Aunque esta diversidad de nuevos métodos de láser es una buena noticia para los pacientes que consideran la eliminación de tatuajes, el tóxico La seguridad lógica de estos métodos aún no se ha establecido.

La microcapsulación se discute como una opción para proporcionar tintes y pigmentos con propiedades toxicológicas definidas y una bioquinética predecible. En el caso de los tatuajes, los tintes solubles encapsulados conducirían a la estabilidad del tinte, así como a un despeje no problemático. Después del tratamiento con láser. El grupo de Bruce Klitzman en la Universidad de Duke (NC, EE. UU.) Desarrolló tintas de tatuaje encapsuladas con una cápsula que podría interrumpirse mediante la aplicación de un pulso de energía exógena específico. La motivación se originó por la necesidad ocasional de corregir la posición de los tatuajes médicos en el pezón durante el curso de la reconstrucción mamaria. Como prueba del principio, el grupo demostró que el 80% del colorante respectivo podría eliminarse después de un tratamiento con láser de ratas sin pelo tatuadas y en cerdos de guinea, en comparación con el 20% del colorante en tinta convencional en el grupo de control. Aspectos reglamentarios El número de personas con uno o varios tatuajes aumenta constantemente, y los tintes y pigmentos utilizados tradicionalmente están siendo reemplazados por colorantes que nunca se han usado antes. Este desarrollo coincide con un aumento en los informes de reacciones adversas y, por lo tanto, plantea un desafío para la regulación y la evaluación del riesgo de las tintas para tatuajes en todo el mundo. En los EE. UU., Las tintas para tatuajes están reguladas como cosméticos conforme a las secciones 601 y 602 de la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos, y los pigmentos utilizados en las tintas están regulados como aditivos de color, que se incluyen en una sección diferente de la ley, sección 721 la práctica del tatuaje puede o no estar regulada por las jurisdicciones estatales o locales; cada jurisdicción tiene requisitos diferentes en la legislación, las autoridades jurisdiccionales y las certificaciones profesionales.

Debido a que son tratados como cosméticos, la ley no requiere una revisión o aprobación previa a la comercialización de las tintas para tatuajes. Sin embargo, para ser comercializados, no deben ser adulterados, ni mal etiquetados, y deben cumplir con la Ley de Embalaje para la Prevención de Envenenamientos de 1970. Por el contrario, los aditivos de color, con la excepción de los tintes para el cabello de alquitrán de hulla, requieren la presentación de una petición para establecer la seguridad. Cuando un aditivo de color está destinado para inyección, como es el caso de las tintas para tatuajes y el maquillaje permanente, un aditivo de color debe proporcionar específicamente dicho uso (Código de Regulaciones Federales 21: 70-5 (b); seguro definido como “ese existe evidencia convincente que establece con razonable certeza que no se producirán daños por el uso previsto del aditivo de color”).

Sin embargo, aún no se han enumerado aditivos de color para su uso en inyección; En consecuencia, las tintas para tatuajes (incluido el maquillaje permanente) son aditivos de color no aprobados. Hasta ahora, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) no ha ejercido su autoridad reguladora para los aditivos de color sobre las tintas para tatuajes o los pigmentos para tatuajes debido a su uso histórico y el bajo número de eventos adversos informados. Debido al reciente aumento en los informes de eventos adversos, la implicación de las tintas selladas fabricadas como fuente de contaminación, y otra información recibida sobre las reacciones relacionadas con las tintas para tatuajes, la FDA está reconsiderando su enfoque. Mientras tanto, la FDA está investigando informes de eventos adversos, tomando las medidas apropiadas cuando se identifican los problemas y educando a los consumidores, a la industria y a los profesionales de la salud sobre las fuentes y los problemas asociados con las tintas para tatuajes y el maquillaje permanente. De manera similar, la regulación europea de tatuajes es Todavía trabajo en progreso. En lugar de un reglamento común hay varias regulaciones nacionales, que se basan principalmente en la resolución ResAP (2008).

En general, estas regulaciones proporcionan instrucciones generales sobre la composición y el etiquetado, así como listas negativas de sustancias químicas peligrosas que no deberían estar presentes en las tintas para tatuajes. Incluso con las regulaciones de tatuajes vigentes, la vigilancia del mercado es un gran desafío. Suiza ha tenido restricciones legales para las tintas utilizadas para tatuajes y maquillaje permanente desde 2006. Sin embargo, una encuesta nacional realizada en 2011 mostró que del 37% de 167 tintas y el 9% de 23 productos de maquillaje permanente no cumplían con las regulaciones actuales.

Los intentos de una regulación equilibrada se complican aún más en los países donde los tatuajes tienen una sólida formación tradicional, como en Nueva Zelanda. Los tatuajes tradicionales (moko, pe’a) son una taonga (tesoro), protegidos por el Tratado de Waitangi. Significan conexiones con la familia, la cultura y los logros de la vida. Sin embargo, los problemas con las tintas para tatuajes en Nueva Zelanda son notablemente similares a los de otros países, y se ha expresado preocupación por las tintas con ingredientes y esterilidad inciertos, muchos de los cuales se importan a través de Internet sin restricciones. Las infecciones siguen siendo uno de los mayores problemas con las técnicas tradicionales de tatuaje. Debido a que es una situación especial, las autoridades de Nueva Zelanda están a favor de un enfoque de regulación suave, y no existe una regulación específica de los tatuajes en la legislación primaria. En cambio, el Ministerio de Salud, la Autoridad de Protección Ambiental y las autoridades del gobierno local han implementado lineamientos nacionales, normas y estatutos para administrar los riesgos asociados con los tatuajes. Estas medidas incluyen consejos prácticos sobre esterilidad y manejo de lesiones y hemorragias, manejo de desechos biológicos e información y documentación. Además, la Autoridad de Protección Ambiental de Nueva Zelanda ha introducido estándares para la seguridad química de las tintas para tatuajes (Estándar del Grupo de Sustancias de maquillaje permanente y tatuajes 2011), que son en parte similares a la resolución del Consejo de Europa ResAP (2008).

 

Conclusiones

Se necesitan urgentemente medidas internacionales para la protección del consumidor. En Europa, 100 millones de personas tienen uno o más tatuajes. Aunque la industria necesita cumplir con las regulaciones existentes y adoptar una postura más proactiva sobre la seguridad de los tatuajes, los reguladores y los científicos tienen la responsabilidad de abordar los riesgos potenciales de los tatuajes. Los escenarios armonizados para la evaluación del riesgo de las tintas de tatuaje son una necesidad apremiante. Lo ideal es que estas evaluaciones den como resultado la aprobación de sustancias que son seguras para la aplicación intradérmica hasta una dosis definida. Sin embargo, debido a las incertidumbres sobre temas como la bioquinética de los pigmentos y el metabolismo, las listas positivas probablemente no serán posibles a corto plazo. El enfoque regulatorio aparentemente más factible de las listas negativas también estará sujeto a limitaciones, como lo demuestra el caso de las alergias contra las tintas de tatuajes rojas. Si no se conoce el mecanismo y la naturaleza de los agentes causales, prohibir ciertos ingredientes tendrá poco efecto. Por lo tanto, lo que se necesita con urgencia es el establecimiento de un marco legal que considere el tatuaje como un escenario de aplicación único.

Durante el período hasta que se logre una evaluación de riesgo adecuada, la exclusión o limitación paso a paso de sustancias para las cuales existe evidencia de efectos adversos para la salud podría mejorar considerablemente el nivel de seguridad del consumidor. La información sobre el arte corporal existente debe incluirse como rutina en los cuestionarios sobre el estado de salud para ayudar a identificar las consecuencias del tatuaje. Los estudios prospectivos epidemiológicos sobre el efecto potencial de las tintas de tatuaje en la salud también ayudarían a este objetivo. Además de la regulación, la estandarización es un elemento importante para la implementación de requisitos de alta calidad para tintas de tatuaje y tatuajes. Por lo tanto, la normalización de los enfoques de estandarización a nivel nacional e internacional podría ayudar a implementar la calidad y la seguridad pública más rápido que la regulación por sí sola. Por último, se debe aumentar la conciencia de los artistas del tatuaje y de las personas que se tatúan que un tatuaje, además de ser un aspecto del arte, implica una exposición interna de por vida a una mezcla de ingredientes que no se han caracterizado con respecto a los posibles efectos adversos para la salud.

Tatuarse es estar bonito de mentira, es mostrarles a todos que te importa más estar pintarrajeado que sano.

Algún día, cuando la sociedad se conciencie de la barbaridad del tatuaje, tratarán como apestados a todos los que los porten. Marcados como prisioneros en un campo de concentración o como ganado listo para procesar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s