Cómo Mata la Salud

Hace treinta años Henry Gadsden, director entonces de la compañía farmacéutica Merck, hizo unos comentarios sorprendentes y en cierto modo candorosos a la revista Fortune. Dijo que su sueño era producir medicamentos para las personas sanas y así vender a todo el mundo.

Aquel sueño se ha convertido en el motor de una imparable maquinaria comercial manejada por las industrias más rentables del planeta: las compañías farmacéuticas. Mediante su enorme influencia sobre la ciencia médica, utilizan publicitariamente el miedo para redefinir y ampliar el concepto de enfermedad y de este modo expandir la venta de los medicamentos que fabrican con la ayuda de médicos y asociaciones de pacientes patrocinados por ellas.

Aquí veremos cómo se transforman en enfermedades estados de la vida cotidiana no necesariamente patológicos: los cambios de humor, el colesterol, la menopausia, la timidez, la presión alta, la osteoporosis, etc. El resultado es una gigantesca expansión de un mercado que genera enormes beneficios a partir del viejo sueño de convertir a personas sanas en pacientes que consumen fármacos sin necesidad.

Aquí vamos a ver como ese sueño se hizo realidad.

 

 

 

 

Se puede hacer mucho dinero diciendo a las personas sanas que están enfermas. Algunas formas de medicalizar la vida cotidiana ahora pueden describirse mejor como promotoras de enfermedades: ampliar los límites de las enfermedades tratables para expandir los mercados para aquellos que venden y entregan tratamientos. Las compañías farmacéuticas participan activamente en el patrocinio de la definición de enfermedades y en promoverlas para Prescriptores y consumidores. La construcción social de la enfermedad está siendo reemplazada por la construcción corporativa de la enfermedad.

Si bien algunos aspectos de la medicalización son objeto de un debate en curso, los mecanismos de promoción de enfermedades respaldados por empresas y su impacto en la conciencia pública, la práctica médica, la salud humana y los presupuestos nacionales han atraído un escrutinio crítico limitado.

Dentro de muchas categorías de enfermedades han surgido alianzas informales, que comprenden el personal de las compañías farmacéuticas, los médicos y los grupos de consumidores. Aparentemente comprometidos en aumentar la conciencia pública sobre problemas poco diagnosticados y mal tratados, estas alianzas tienden a promover una visión de su condición particular como generalizada, grave y tratable.

Debido a que estas campañas de “conciencia de la enfermedad” están comúnmente vinculadas a las estrategias de marketing de las empresas, operan para expandir los mercados de nuevos productos farmacéuticos. Los enfoques alternativos, que enfatizan la historia natural autolimitada o relativamente benigna de un problema, o la importancia de las estrategias personales de afrontamiento, se rechazan o se ignoran. Como observó el fallecido escritor médico Lynn Payer, los manifestantes de enfermedades “roen su confianza en sí mismos”.

Si bien algunos profesionales o consumidores patrocinados pueden actuar de manera independiente y todos los interesados ​​pueden tener motivos honorables, en muchos casos la fórmula es la misma: los grupos y / o campañas están organizados, financiados y facilitados por intereses corporativos, a menudo a través de sus relaciones públicas e infraestructura de marketing.

 

 

 

 

Una estrategia clave de las alianzas es apuntar a los medios de comunicación con historias diseñadas para crear temores sobre la condición o enfermedad y llamar la atención sobre el tratamiento más reciente. Los consejos asesores patrocinados por la compañía suministran a los “expertos independientes” para estas historias, los grupos de consumidores proporcionan a las “víctimas” y Las compañías de relaciones públicas brindan a los medios de comunicación un giro positivo acerca de los últimos medicamentos “innovadores“.

La medicación inadecuada conlleva los peligros de etiquetado innecesario, decisiones de tratamiento deficientes, enfermedades iatrogénicas y desperdicio económico, así como los costos de oportunidad que se producen cuando los recursos se desvían del tratamiento o la prevención de enfermedades de verdad. A un nivel más profundo, puede ayudar a alimentar obsesiones malsanas con la salud, a oscurecer o mistificar las explicaciones sociológicas o políticas de los problemas de salud, y a centrar la atención indebida en soluciones farmacológicas, individualizadas o privatizadas. Más tangible e inmediatamente, los costos de nuevos medicamentos dirigidos a personas esencialmente sanas están amenazando la viabilidad de los sistemas universales de seguro de salud financiados con fondos públicos.

Los escritores contemporáneos argumentan que la población lega se ha vuelto más activa, mejor informada sobre los riesgos y beneficios, menos confiada en la autoridad médica y menos aceptada de manera pasiva de la expansión de la jurisdicción médica en sus cuerpos y vidas. Si bien estos puntos de vista pueden anunciar un debate más maduro sobre la medicación, la erosión de la confianza en la opinión médica refuerza la necesidad de un amplio escrutinio público del papel de la industria en estos procesos.

No vamos a buscar una clasificación exhaustiva ni una descripción definitiva del fomento de la enfermedad, sino que llamaremos la atención sobre un fenómeno importante pero poco reconocido. Identificamos ejemplos familiares a nivel internacional, que representan de manera general cinco ejemplos de traficantes de enfermedades: los procesos ordinarios o dolencias de la vida clasificados como problemas médicos; síntomas leves retratados como portentos de una enfermedad grave; problemas personales o sociales vistos como médicos; riesgos conceptualizados como enfermedades; y las estimaciones de prevalencia de la enfermedad se enmarcan para maximizar el tamaño de un problema médico. Estos grupos no se excluyen mutuamente y algunos ejemplos se superponen.

 

 

La Calvicie, un proceso natural tomado como enfermedad

 

La medicalización de la calvicie muestra claramente la transformación de los procesos ordinarios de la vida en fenómenos médicos. En la época en que se aprobó por primera vez en Australia la droga de crecimiento del cabello de Merck, Finasteride (Propecia), los principales periódicos presentaron nueva información sobre el trauma emocional asociado con la pérdida del cabello. La firma global de relaciones públicas Edelman orquestó parte de la cobertura, pero en gran parte dejó sus huellas dactilares en las historias resultantes. Un artículo en la página 4 del periódico australiano presentó un nuevo “estudio” que sugiere que un tercio de todos los hombres experimentaron algún grado de pérdida de cabello, junto con comentarios de expertos interesados ​​y noticias de que se había establecido un Instituto Internacional de Estudios del Cabello.

Sugirió que la pérdida de cabello podría provocar pánico y otras dificultades emocionales, e incluso tener un impacto en las perspectivas laborales y el bienestar mental. El artículo no reveló que tanto el estudio como el instituto fueron financiados por Merck y que los expertos citados fueron suministrados por Edelman, a pesar de que esta información estaba disponible en los materiales publicitarios de Edelman en mayo de 1998.

Si bien Merck no puede publicar publicidad con fines de lucro directamente a los consumidores en Australia, ha continuado promoviendo la pérdida de cabello como un problema médico, con una gran cantidad de anuncios que exigen a los hombres calvos que “vean a su médico“. La compañía argumenta que no es así. describir la calvicie como una enfermedad y que los hombres tienen el derecho legítimo de conocer las opciones científicamente probadas para detener la caída del cabello (declaración del portavoz de Merck, 7 de marzo de 2002).

 

 

Síndrome del intestino irritable: síntomas leves como portentos de enfermedad grave.

 

El síndrome del intestino irritable se ha considerado durante mucho tiempo como un trastorno funcional común, y un “diagnóstico de exclusión” cubre una variedad de síntomas de gravedad, pero actualmente está experimentando algo así como un “cambio de imagen global“. Sin lugar a dudas, muchas personas con la enfermedad están severamente incapacitadas por sus síntomas, pero la llegada de nuevos medicamentos ha hecho que los fabricantes intenten cambiar la forma en que el mundo piensa sobre el síndrome del intestino irritable.

Lo que para muchas personas es un trastorno funcional leve, que requiere poco más que la seguridad de su curso natural benigno, actualmente se está reformulando como una enfermedad grave que atrae una etiqueta y un medicamento, con todos los daños y costos asociados.

 

Plan confidencial para “dar forma” a la opinión médica.

Un borrador de documento confidencial filtrado de una compañía de comunicaciones médicas, In Vivo Communications, describe un “programa de educación médica” de tres años para crear una nueva percepción del síndrome del intestino irritable como una “enfermedad creíble, común y concreta”. El programa forma parte de la estrategia de marketing del medicamento Lotronex (clorhidrato de alosetrón) de GlaxoSmithKline.

In Vivo es una de las pocas empresas que se especializan en “educación médica” respaldada por empresas, y el plan filtrado proporciona una visión rara en el mundo altamente secreto de la promoción de medicamentos, con su nuevo énfasis en “moldear” la opinión pública y médica sobre las últimas enfermedades.

Según los documentos, el objetivo principal del programa de educación es el siguiente: “El SII (síndrome del intestino irritable) debe establecerse en la mente de los médicos como un estado de enfermedad significativo y discreto“. Los pacientes también “necesitan estar convencidos de que el SII es un trastorno médico común y recetado”. Los otros mensajes principales se refieren a la promoción de la nueva “terapia clínicamente probada”: Lotronex.

El primer paso es crear una “Junta Asesora, que comprenda a un KOL [líder de opinión clave] de cada estado de Australia”. Su función principal sería brindar asesoramiento a los patrocinadores corporativos sobre la opinión actual en gastroenterología y sobre “oportunidades”. para darle forma”. El trabajo adicional incluiría el desarrollo de “guías de mejores prácticas” para diagnosticar y controlar el síndrome del intestino irritable y asistir a reuniones en el extranjero. Otra estrategia fue producir un boletín informativo en el período previo al lanzamiento para “establecer el mercado” y convencer al “mercado especializado” de que la condición es una “enfermedad grave y creíble”.

Para los médicos generales, In Vivo recomienda una serie de anuncios publicitarios en las principales revistas médicas, que incluyen entrevistas con los miembros del consejo asesor de la compañía, porque “El imprimátur de los miembros [del consejo] tiene un valor incalculable para tranquilizar a los [profesionales en general]… que el material que reciben es clínicamente válido “.

Otros grupos a los que se dirigirá el material promocional incluyen farmacéuticos, enfermeras, pacientes y una fundación médica que se describe como que ya tiene una “relación cercana” con In Vivo. También se planea un “programa de apoyo al paciente” para 2002-3, de modo que GlaxoSmithKline “cosechará el dividendo de lealtad cuando el medicamento competidor entre en acción”.

 

¿Educación médica o marketing?

Si bien se considera un plan de educación médica, el documento es claramente parte de la estrategia de marketing de Lotronex. Una cláusula estipula explícitamente que todas las publicaciones y manuscritos deben ser aprobados por los departamentos de marketing, médicos y legales de la compañía farmacéutica. El documento también deja en claro el papel de los medios de comunicación en el cambio de las percepciones públicas sobre el síndrome del intestino irritable, y señala que “las relaciones públicas y las actividades de los medios son cruciales para una campaña bien desarrollada, particularmente en el área de concienciación de los consumidores“.

Independientemente de la integridad o competencia de los profesionales o defensores de los consumidores involucrados, y sin buscar minimizar la importancia del trastorno para algunas personas, este plan muestra que el personal y las organizaciones patrocinadas por una compañía farmacéutica están ayudando a moldear la opinión médica y pública sobre la condición que la compañía está apuntando con su nuevo producto. Aunque GlaxoSmithKline ha argumentado que su patrocinio de la educación puede mejorar los hábitos de prescripción de los médicos (comunicación personal, 7 de marzo de 2002), el conflicto de intereses es obvio y potencialmente peligroso. Evidentemente, el interés principal de la compañía farmacéutica será dar forma a la opinión sobre el síndrome del intestino irritable de manera que maximice las ventas de su medicamento.

En este caso, la campaña propuesta se detuvo debido a la retirada de Lotronex del mercado, después de los informes a la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU. de reacciones adversas graves y, a veces, fatales. En una carta reciente a los pacientes, la administración sugirió que el uso indiscriminado del fármaco podría dar lugar a eventos adversos más fatales y que muchos pacientes en los que la condición no era grave podrían sufrir más daños que beneficios.

Las conversaciones con expertos de la industria y otro material publicado de la industria de comercialización de medicamentos confirman que las estrategias propuestas para promover el síndrome del intestino irritable por In Vivo no fueron de ninguna manera excepcionales. Una “guía práctica” publicada por la revista británica Pharmaceutical Marketing el año pasado enfatizó explícitamente que los objetivos clave del período de prelanzamiento eran “establecer una necesidad” de un nuevo medicamento y “crear el deseo” entre los prescriptores. La guía instruyó a los comercializadores de medicamentos que pueden necesitar “iniciar una revisión de toda la forma en que se maneja una enfermedad particular”.

 

 

La timidez transformada en “fobia social”: Problemas personales o sociales como problemas médicos.

 

Cuando Roche promocionó su antidepresivo Aurorix (moclobemida) como un tratamiento valioso para la fobia social en 1997, su compañía de relaciones públicas emitió un comunicado de prensa, recogido por algunos medios de comunicación, y anunció que más de un millón de australianos tenían un trastorno psiquiátrico poco diagnosticado. fobia social. El lanzamiento describía una “condición que destruye el alma” y citaba a un psicólogo clínico que respaldaba firmemente el papel de los antidepresivos en su tratamiento. En ese momento, las cifras del gobierno sugirieron que el número de personas con el trastorno podría estar cerca de 370 000.

En 1998, un artículo del periódico “Demasiado tímido para las palabras”, esta vez no orquestado por Roche, sugirió que la condición afectó a dos millones de australianos. Todas las historias de los medios de comunicación parecían ser parte de un impulso más amplio para cambiar la percepción común de timidez, desde una dificultad personal hasta un trastorno psiquiátrico.

Un aspecto importante de la mercadotecnia de Roche para la moclobemida involucró trabajar con un grupo de pacientes llamado Obsessive Compulsive and Anxiety Disorders Foundation de Victoria y financiar una gran conferencia sobre fobia social. Según el jefe de la fundación en ese momento, “Roche está invirtiendo mucho dinero en promover la fobia social. Roche financió la conferencia para ayudar a que la fobia social sea conocida entre [los médicos generales] y otros profesionales de la salud.

También fue un vehículo para concienciar a los medios de comunicación. La promoción de Roche de su medicamento antidepresivo también incluyó el trabajo con especialistas médicos aparentemente independientes, uno de los cuales fue descrito más tarde por un agente de relaciones públicas como “Hombre de Moclobemida” (Comunicación personal, 1998).

La guía práctica de Comercialización de productos farmacéuticos destacó la promoción de la fobia social como un ejemplo positivo de los vendedores de medicamentos que dan forma a la opinión pública y médica sobre una enfermedad.

“Es posible que incluso tenga que reforzar la existencia real de una enfermedad y / o el valor de tratarlo. “Un ejemplo clásico de esto fue la necesidad de crear un reconocimiento en Europa de la fobia social como una entidad clínica distinta y el potencial de los agentes antidepresivos como la moclobemida para tratarla”, dijo la guía industrial. Continuó: “La fobia social fue reconocida en los EE. UU. Y los líderes de opinión transatlánticos se movilizaron para participar en actividades de asesoramiento, reuniones, publicaciones, etc. para ayudar a influir en la creencia general en Europa”. La medicalización de la angustia humana parece no tener límites.

Un funcionario de Roche recientemente admitió que la promoción de la compañía exageró la prevalencia de la fobia social en Australia. “Muchas estimaciones de enfermedades son exageradas. El personal de marketing siempre gana con estas cosas “, dijo el director gerente local, el señor Fred Nadjarian.

 

 

Osteoporosis: Riesgos conceptualizados como enfermedades.

 

Al igual que la presión arterial alta o los niveles elevados de colesterol, la medicalización de la reducción de la masa ósea, que se produce a medida que las personas envejecen, es un ejemplo de un factor de riesgo conceptualizado como una enfermedad.

A diferencia de la calvicie medicalizante, concebir la artrosis como una enfermedad es éticamente compleja. La pérdida de la pérdida ósea puede reducir el riesgo de fracturas futuras, al igual que la presión arterial baja puede reducir las probabilidades de que una persona sufra un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco en el futuro, pero para las personas más sanas, los riesgos de fracturas graves son bajos y / o distantes, y en términos absolutos, el tratamiento farmacológico preventivo a largo plazo ofrece pequeñas reducciones en el riesgo. Por ejemplo, en un ensayo controlado con placebo en el que el alendronato fue tomado durante cuatro años por mujeres que estaban libres de fractura, pero tenían mediciones de densidad mineral ósea de 1.6 desviaciones estándar por debajo de la media de mujeres blancas adultas jóvenes normales, la incidencia de fracturas vertebrales radiográficas fue de 3.8 % en el grupo placebo y 2.1% en el grupo de tratamiento. Esto equivalía a una reducción relativa del riesgo del 44%, pero una reducción absoluta del riesgo de solo el 1.7%.

Estamos hablando de “curar riesgos”, lo que es éticamente insostenible. Los riesgos se previenen, no se curan. Y, en el caso de la osteoporosis su directa relación con la intoxicación por plomo en mujeres debido a los maquillajes y tintes de cabello sería realmente efectiva, pero iría en contra de los intereses de la industria química que, en lugar de ganar clientes, los perdería. Es por esto que se prefiere matar mujeres recetando medicamentos “reductores de riesgo” cuya relación coste/beneficio es más que dudosa y cubriendo con el velo del silencio los riesgos derivados de sus productos de belleza.

En lugar de retirar productos, es más rentable envenenar y tratar de reducir riesgos con más venenos. Así las clientas gastan el doble.

A pesar de las complejidades éticas, la osteoporosis sigue siendo un ejemplo sólido de la promoción de enfermedades porque el papel corporativo en el cambio de la forma en que las poblaciones piensan acerca de la pérdida ósea ha sido tan extenso. Las compañías farmacéuticas han patrocinado reuniones donde se estaba definiendo la enfermedad, estudios financiados de terapias, y desarrollaron amplios vínculos financieros con investigadores líderes. Han financiado grupos de pacientes, fundamentos de enfermedades y campañas publicitarias (tanto de medicamentos como de enfermedades) dirigidas a médicos y han patrocinado premios mediáticos para la osteoporosis que ofrecen premios lucrativos a periodistas.

 

Una definición controvertida

Contrariamente a gran parte de la promoción corporativa, la definición de osteoporosis sigue siendo controvertida. Los criterios de diagnóstico establecidos por la Organización Mundial de la Salud, que establecen la densidad ósea de las mujeres blancas jóvenes como “normales” y juzgan los huesos de las mujeres mayores en relación con esta norma, son polémicos. Una reunión clave del grupo de estudio de la OMS involucrada en la definición El diagnóstico de osteoporosis fue financiado en parte por tres compañías farmacéuticas.

El vínculo entre la densidad ósea y el riesgo de fractura también es un tema de controversia científica, y los revisores señalan que, si bien la densidad mineral ósea está asociada con la fractura, no es un predictor suficientemente preciso del riesgo de fractura de un individuo para ser utilizado como un Guía de terapia. Una evaluación reciente realizada por la Universidad de Columbia Británica concluyó que “la evidencia de investigación no es compatible con una población completa o selectiva … pruebas de densidad mineral ósea de mujeres sanas en o cerca de la menopausia como un medio para predecir futuras fracturas “.

Estudios de buena calidad han demostrado que varios fármacos, incluidos los estrógenos, los agentes moduladores selectivos del receptor de estrógeno y los bifosfonatos, reducen el riesgo de fracturas. Sin embargo, aunque la promoción pública de esos fármacos a menudo se basa en presentaciones de reducciones relativas en el riesgo de fractura, las reducciones absolutas para las mujeres sanas son pequeñas cuando se las compara con daños y costos potenciales.

 

El marketing del miedo: la menopausia como enfermedad

“Osteoporosis de Australia”, una fundación médica que ha recibido fondos de compañías farmacéuticas, emitió un comunicado de prensa recientemente instando a las personas a que tomen una prueba de un minuto para determinar su riesgo de osteoporosis. Según la fundación, “llamamos a esta enfermedad un ladrón silencioso: si no está atento, puede acercarse sigilosamente y arrebatarle su calidad de vida y su salud a largo plazo”. Una lista de control de 10 puntos que lo acompaña sugiere que simplemente ser una mujer menopáusica era suficiente para justificar un viaje al médico para ser probado para esta enfermedad La construcción de los criterios diagnósticos de la OMS ampliamente utilizados es tal que un gran número de mujeres sanas en la menopausia serán diagnosticadas automáticamente con esta “enfermedad” porque sus huesos se están comparando con los de mujeres mucho más jóvenes.

En un contexto de controversia sobre la definición de la enfermedad, el pobre valor predictivo de la medición de la densidad ósea y las terapias caras altamente publicitadas que ofrecen beneficios marginales a las mujeres menopáusicas, las actividades promocionales respaldadas por una empresa intentan persuadir a millones de mujeres sanas en todo el mundo de que están enfermas.

 

 

Disfunción eréctil: Estimaciones de la prevalencia de la enfermedad manipuladas para maximizar el tamaño de un problema médico.

 

Los anuncios de doble página informaron recientemente a los australianos que el 39% de los hombres que visitan a médicos generales tienen problemas de erección. El anuncio mostraba a una pareja infeliz, que parecía tener entre 30 y 40 años, en lados opuestos de una cama doble, con el texto que lo acompaña: “Problemas de erección: difíciles de hablar, fáciles de tratar”. Como ocurre con muchos promotores de enfermedades, la estrategia clave aquí fue hacer que la afección pareciera lo más generalizada posible.

El 39% de la reclamación en el anuncio se refería a un resumen de un hallazgo de la encuesta. La versión completa de la encuesta publicada reveló que la cifra del 39% se obtuvo al contar todas las categorías de dificultades, incluidos los hombres que informaron tener problemas solo “ocasionalmente”, y la edad promedio de los que informaron disfunción eréctil completa fue de 71 años. Otro estudio australiano reciente, no citado en la publicidad, estimó que los problemas de erección afectaron solo al 3% de los hombres de 40 años y al 64% de los hombres en sus 70.23

La letra pequeña del anuncio citó a una organización anfitriona, “Impotence Australia”, y otros dos grupos, pero no mencionó que el anuncio fue financiado por el fabricante de sildenafil (Viagra), Pfizer. La importancia de Australia en ese momento se había creado recientemente con una donación de $A 200 000 (£ 74 000; $ 105 200; € 119 400) de Pfizer. Su oficial ejecutivo le dijo a la prensa: “Podría entender que las personas pueden tener la sensación de que este es un frente para Pfizer”.

Defendiendo la promoción pública de los problemas de erección, un portavoz de Pfizer dijo: “El mejor consumidor es un consumidor aleccionado. . . ¿Quién es mejor que el fabricante para ayudar en este proceso?” (Comunicación personal, 5 de marzo de 2002).

 

 

La medicalización de los factores de riesgo.

 

Un hombre de mediana edad con neumonía puede preguntarse por qué el médico que atiende está insertando un dedo en su recto. Esta es una prueba de detección que no tiene nada que ver con la enfermedad del paciente. El médico puede encontrar un cáncer de próstata localizado, y el paciente puede someterse posteriormente a una prostatectomía radical, aunque no hay pruebas de ensayos aleatorizados que muestren que esta operación sea efectiva.

El paciente con neumonía no puede estar seguro de que la prostatectomía aumentará su probabilidad de vivir más tiempo, pero su vida probablemente le parecerá mucho más larga, porque la operación hace que la mayoría de los hombres impotente.

Esta consecuencia desastrosa ha recibido muy poca atención, pero cuando está debidamente informada, muchos hombres decidirán no someterse a una prueba de detección.

El factor de riesgo del hombre para el cáncer de próstata era su edad. El aumento de la edad conduce a otras intervenciones imprevistas. En algunos países, se invita a las mujeres a hacerse una mamografía en una carta en la que la fecha y la hora de la cita ya se han fijado. Esto presiona a estas mujeres, que deben rechazar activamente la invitación si no quieren ser examinadas. Algunas veces, se les pide a las mujeres que den razones para no asistir.

Ingresando citas, como si de un deber cívico se tratara. En los folletos, las mujeres reciben mensajes simples: que el cáncer que se detecta temprano se puede curar, y los cánceres tempranos a menudo se pueden tratar con una cirugía para preservar la mama. Los datos cuentan otra historia: no hay evidencia confiable que muestre que la detección de senos salva vidas; la detección de senos conduce a más cirugía, incluyendo más mastectomías; y las estimaciones muestran que más de una décima parte de las mujeres sanas que asisten a un programa de detección de senos experimentan una angustia psicológica considerable durante muchos meses.

Los científicos expertos argumentan que este debate no debería tener lugar en público. Este paternalismo equivocado nos hace preguntarnos por qué los profesionales de la salud están tan ansiosos por intervenir en las vidas de las personas sanas y sobre las perspectivas de los riesgos de esas personas. En Dinamarca, la causa más común de muerte por cáncer entre las mujeres ya no es el cáncer de mama, sino que ahora es el cáncer de pulmón, que es principalmente autoinfligido.

Parece que cada persona pretende equilibrar las recompensas de asumir riesgos contra los riesgos percibidos. Esto probablemente puede explicar por qué las leyes sobre el uso de cinturones de seguridad no han reducido las muertes por accidentes de tránsito. Tales muertes ahora les suceden a quienes están afuera en lugar de dentro del vehículo, probablemente porque los conductores que usan cinturones de seguridad se sienten más seguros y conducen más rápido o más descuidadamente que aquellos que no lo hacen.

Otra consideración importante es la confiabilidad de los estudios de riesgo. El aumento de los riesgos a menudo se informa en estudios de casos y controles, que no identifican de manera confiable aumentos moderados en el riesgo.

Un metaanálisis de estudios de casos y controles, muy citado y realizado con cuidado, demostró mostrar un aumento del 30% en el riesgo de cáncer de mama después de un aborto inducido, pero esto fue refutado por un gran estudio de cohorte. La mayoría de los epidemiólogos entrevistados por Science dijeron no tomarían en serio un solo estudio que informara una nueva causa potencial de cáncer a menos que aumentara el riesgo en al menos un factor de tres; algunos incluso señalaron que el límite inferior del intervalo de confianza debería exceder 3.9. Sin embargo, los legos están influenciados por aumentos en el riesgo del 50-100%, y esto lleva a mucha ansiedad pública y muchos cambios negativos en el estilo de vida.

Algunas personas, por ejemplo, seguirán dietas poco atractivas o abandonarán los deportes cuando se les diga que su densidad mineral ósea es baja, aunque estas dietas no afecten la densidad mineral ósea y la inactividad aumenta el riesgo de fracturas.

La intervención masiva sobre una base frágil puede llevar a daños masivos. El principal resultado de los ensayos de detección de cáncer (mortalidad específica por enfermedad) no es confiable y está sesgado a favor de la detección. Por lo tanto, parece prudente mostrar el efecto de un programa de detección en la mortalidad total en buenos ensayos aleatorios e informar al público por completo sobre efectos adversos antes de la implementación del programa. El mayor riesgo para la población en este momento puede ser la adopción no crítica de las pruebas de detección del cáncer; por ejemplo, para el cáncer de cuello uterino, de mama, próstata, colon y pulmón, a pesar de la falta de evidencia de un efecto en la mortalidad total. Los precursores del cáncer se pueden ver en la mayoría de las personas sanas mayores de la mediana edad, y el potencial de detección para causar daño y conducir a un diagnóstico de “pseudoenfermedad” es aterrador.

El hecho de que los factores de riesgo se conviertan en enfermedades también requiere una reflexión cuidadosa para otras pruebas de detección, por ejemplo, la detección de hipertensión leve o hipercolesterolemia leve.

 

 

Colesterol: cuando el fraude se impone.

La historia del colesterol como factor de riesgo es cómica si no llegara a ser trágica. Durante los años 50 en los EE. UU. Hubo un aumento significativo del número de infartos de miocardio. Esta situación llegó a la alarma nacional cuando el mismo presidente Eisenhower fue internado por un infarto de severidad media.

Se formularon todo tipo de hipótesis acerca del motivo del infarto, pero fue el fisiólogo Ancel Keys, al saber que el médico del presidente le puso una dieta baja en grasas, que salió a la palestra para formular su “hipótesis de la dieta del corazón”, según la cual las grasas trans aumentan el nivel de colesterol total y este se adhiere a las arterias provocando los infartos. Enseguida, un hipotético factor de riesgo se transforma en “enfermedad” alentado por la atmósfera paranoica de la sociedad norteamericana de la época. Keys basó su hipótesis en la afección llamada santoma, que son acúmulos de grasa subcutánea que son visibles bajo la piel de los párpados. Los santomas contienen colesterol en su interior, asi que, si son capaces de hacer santomas, Keys se lanzó a decir que también obstruían las venas.

Hay que decir que el médico del presidente prefirió echar la culpa a las grasas que al exagerado consumo de tabaco por parte presidente, posiblemente para conservar su empleo.

Keys se lanzó a hacer un estudio amplísimo en varios países para demostrar su hipótesis, estudio que presentó y en el que se veía que a mayor consumo de grasas trans, mayor colesterol y mayor número de prevalencia de infartos. Pero hizo trampas, como lo que le interesaba era demostrar su hipótesis, ocultó todos aquellos datos que le contradecían y presentó aquellas relaciones que favorecían a su hipótesis. Esto fue denunciado, lo que Keys se tomó muy a mal y presentó otro estudio aun mayor, pero igualmente sesgado. Por ejemplo, Francia es un país de un alto consumos de grasas trans y donde el infarto tiene una prevalencia mínima, por tanto, se obvió. Los investigadores quedaron decepcionados porque no había relación alguna entre colesterol y las enfermedades cardiovasculares.

Es más, se hizo un estudio de cohorte durante 30 años, al final de los cuales aquellas personas que descendió el colesterol sufrieron más infartos que aquellas que lo mantuvieron o incluso lo subieron.

Aun así, a pesar estos decepcionantes datos, los investigadores no se dieron por vencidos y tuvieron la suerte de que en ese momento se pudo separar los componentes del colesterol según sus densidades, el famoso colesterol “bueno” o HDL y el “malo” o LDL y vieron que el aumento de HDL se podría asociar a la disminución del riesgo cardiovascular y el aumento del LDL al aumento del riesgo, no es que fuera significativo, pero les servía. Ahora era el LDL, una lipoproteína no solo colesterol, es que se pegaba a todas partes, y se siguió con el mantra inicial. El HDL haría es esfuerzo de limpiador del LDL y se plantea contra una batalla entre el bien y el mal en nuestras arterias.

El colesterol es una molécula vital para el cuerpo que fabrica el hígado en un 80% y el resto, los alimentos. La LDL es una lipoproteína que contiene en su interior triglicéridos, colesterol y vitaminas A, D, E y K. Sale del hígado y va a las células. Estas emiten una señal demandando alguno de esos componentes. Si la célula tiene exceso de colesterol dará señal para que se la recoja. Se hace el intercambio y tendremos otro tipo de componente, el HDL que es el va de retorno con los restos del intercambio, con la basura. La función del HDL es de basurero, mientras que el LDL es el que ensucia.

Esta visión es totalmente absurda, es como si al llevar la compra a casa tu coche “ensuciara” porque lleva nutrientes a tu nevera y al deshacerse de los restos y desperdicios, el camión de la basura “limpiara”.

En este momento se produce una convergencia de intereses entre la industria agroalimentaria y los enemigos del colesterol. Una empresa de aceite de maíz patrocinó un librito llamado “Tu corazón tiene nueve vidas” y se le hizo llegar a todos los médicos del país. Se empiezan a asociar las empresas de aceites vegetales con la Sociedad Americana del Corazón y empezaron a lloverles millones de dólares al tiempo que se bombardeaba en la radio con las maldades del colesterol. Esto hizo rica y muy poderosa a la asociación que empezó a decir que habría que sustituir las grasas trans por aceite vegetales.

Surgen varias hipótesis en contra de la teoría del colesterol, entre ellas la del Dr. Kilmer McCully de Harvard que demuestra que excesivos niveles de homocisteína son los que producen las placas en las arterias. Formuló la teoría y la probó con animales. Cuando en 1969 publicó su primer artículo donde muy prudente al indicar que el colesterol era “secundario” en este proceso.

Primero, le trasladaron al sótano de un edificio de 1811 con arañas y cucarachas. Se quedó solo con un técnico y le dijeron que no le podían pagar el salario. El director de relaciones públicas del hospital de Massachussets le conminó a que cerrara el pico y que en el futuro no quería oír su nombre asociado al hospital o a Harvard.

Se dio cuenta inmediatamente que la teoría no podía ser mala, porque la reacción de los grupos de interés fue muy violenta La teoría de la homocisteína de la arteriosclerosis finalmente ha sido ampliamente aceptada en las comunidades científica y médica. Las implicaciones de esta teoría son de gran importancia para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, cáncer y otros problemas de salud graves. El Dr. Kilmer McCully es el brillante detective médico que dilucidó esta teoría y dirigió su desarrollo a lo largo de los años.

Simultáneamente el Dr. George Mann viajó a África y estudió a los massai, cuya dieta es se basa en la carne, la sangre y la leche de sus vacas, es decir, su nivel de colesterol era muy alto, pero no padecían enfermedades del corazón. A su regreso, le amenazaron con perder la beca si seguía por ahí, y fue lo que sucedió poco después.

Otros investigadores apuntaron al azúcar debido al aumento de las enfermedades cardiovasculares en poblaciones nativas al introducirlo en su dieta. Se descubrió que este extremo llegaba años descubierto por la industria azucarera que usó los resultados para patrocinar a los colesterófobos para que desviaran la atención sobre el azúcar. Encargaron a los investigadores de Harvard que hicieran una “revisión” de la literatura, de forma que se dedicaran a criticar todos y cada uno de los artículos que asociaban el azúcar con el riesgo cardiovascular. Es lo que llamaron “Operación 226”. Y lograron que los políticos no dieran importancia a los riesgos del azúcar para el corazón.

En 1977 para demostrar la incidencia del colesterol en las enfermedades cardiovasculares el NIH puso en marcha el RSC un ensayo clínico en el participaron 3800 hombre con una tasa de colesterol muy elevada. A un grupo se le administró colestiramina que reducía la tasa de colesterol en sangre aparte de darles una dieta baja en colesterol. Se partía de una franja de hombres de mediana edad y lo que se publicó más adelante fue una conclusión mucho más amplia, no solo para el grupo en estudio en cuestión, sino en cualquier persona mayor de dos años.

Así que, mientras se aumentan los equipos de detección de colesterol se sensibiliza a la población de los riesgos de éste y de la necesidad de conocer sus niveles. Así se transmite el miedo y la paranoia.

En 1.999 los franceses descubren que los habitantes de la costa mediterránea tienen una menor incidencia de enfermedad cardiovascular. El estudio no parte del colesterol como el “malo”, sino que se piensa en la gente que no sufre enfermedad cardiovascular. Los habitantes de la costa mediterránea sufren 8 veces menos infartos que los finlandeses, y 4 veces menos que los escoceses. Y no era tan sencillo como lo del colesterol sino una dieta completa. Curiosamente basado en aceite de oliva, quesos y charcutería, alimentos prohibidos en las dietas contra el colesterol. Tomó dos grupos, donde uno siguió la dieta normal y el otro una dieta “mediterránea”. El resultado fue espectacular, logrando una reducción del 50% de accidentes cardiovasculares y eso que eran personas que habían sufrido ya un infarto. Sin embargo, los niveles de colesterol en ambos grupos eran similar, así que los norteamericanos se negaron a aceptar el estudio.

En este estado de cosas, de repente aparece la píldora mágica, las estatinas, una píldora que se receta, baja el nivel de colesterol y hace disminuir en un 30% los infartos y las recaídas. Así que se administraron las estatinas desde el primer momento. Era la primera vez que se registraba un resultado claro y significativo en la lucha contra el colesterol. Así que los colesterolescépticos se quedaron desarmados con los resultados.

Jaque mate.

Estos ensayos clínicos eran de fiar porque fueron publicados en grandes revistas médicas muy prestigiosas y se supone que revisados por pares. Así que tuvieron que creerlo. Casi nadie se atrevió a oponerse o a plantear dudas.

El 85% de los ensayos clínicos y hasta el 97% de ensayos más importantes están patrocinados por laboratorios privados. Se ha calculado que hay un 500% más posibilidades de encontrar efectos positivos de un medicamento en un ensayo patrocinado por la industria farmacéutica que en otro hecho por los institutos nacionales. Esto demuestra que se paga por resultados no por estudios. Los ensayos clínicos no son herramientas científicas sino herramientas de marketing de producto.

El mercado de las estatinas suponía miles de millones de dólares y se recetaban a todo el mundo, a chicas y a viejos. Las sociedades médicas, los laboratorios, los médicos y los pacientes estaban encantados con las estatinas.

En 2004 estalla el escándalo del BIOX, con 35.000 muertos, el laboratorio conocía los efectos secundarios y lo ocultaron. Fue una empresa terrible. Una cosa es maquillar resultados y otra asesinar en masa.

Las autoridades sanitarias impusieron nuevos estándares en los ensayos clínicos y la nueva normativa incluye a las estatinas, Y se dieron cuenta de que había problemas, y todos los resultados con las estatinas no mostraban resultados positivos.

A pesar de todo, el dogma se impone. Cuanto menos colesterol, mejor. Y dan una nueva vuelta de tuerca, y se bajan los niveles de referencia, así que muchas más personas eran susceptibles de serles recetadas las estatinas. En 2001 se supo que 9 de los 14 expertos tenían vínculos financieros con la industria farmacéutica, y lograron que el número de norteamericanos consumidores de estatinas casi se triplicara, pasando de 13 a 36 millones y esos 23 millones nuevos no padecían ninguna enfermedad, eran personas totalmente sanas.

Hoy día contamos con técnicas de imagen muy sofisticadas que nos permiten medir la cantidad de calcio presente en las arterias. El score cálcico predice muy eficazmente los accidentes cardiovasculares. Y los factores asociados a un score de calcio elevado son:

  1. Diabetes
  2. Insuficiencia renal
  3. Colesterol bajo
  4. Tomar estatinas

Esto es un hecho terrible para los defensores de las estatinas. ¿Cómo se puede decir que las estatinas reducen el riesgo cardiovascular mientras que las estatinas aumentan el score cálcico? Ambas cosas son incompatibles.

Tras años de prescripción masivas de estatinas los efectos secundarios se han multiplicado. En EE. UU. hay bufetes de abogados dedicados a defender a sus clientes. Los efectos secundarios aparecen tarde. El cuerpo trata de compensar la pérdida de colesterol, pero pasados seis meses los efectos secundarios aparecen.

Las estatinas son capaces de atravesar la barrera hematoencefálica, es decir, entran en el cerebro y alteran la síntesis de colesterol en el cerebro. Es un efecto secundario adverso terrible que hasta hace poco tiempo había sido ignorado. Las estatinas provocan pérdida de memoria y trastornos del sueño, es decir, un claro efecto neurotóxico y aun hoy sigue estando subestimado.

Se hizo un estudio entre mas de un centenar de pacientes acerca del deterioro cognitivo provocado por la simvastatina. Se dio el caso de un profesor universitario que tenia un CI de 180 que tenía que ir con un cartel para que le dijeran quien era. No era capaz de leer de corrido porque se olvidaba del principio de la frase. Su esposa suspendió el tratamiento con simvastatina y lo apuntó a una lista para un tratamiento novedoso de Alzheimer. Durante las pruebas los facultativos le dijeron que su esposo no solo no tenia Alzheimer, sino que ni siquiera demencia senil. Tardó dos años en recuperarse. Ahora ya lee el periódico.

Los grandes expertos que durante años afirmaban que las estatinas no tenían efectos secundarios, ahora admiten que aumenta la tasa de diabetes. Recordemos que la diabetes es el factor principal del score cálcico.

Y ahora empiezan a aparecer todo un rosario de efectos secundarios que antes no se tenían en cuenta y ya llevan suficientes años para que los efectos estén ahí.

Ya está bien la broma del colesterol. Hasta aquí. La gente que tiene el poder y el dinero y las influencias seguirán insistiendo con la estupidez del colesterol prometiendo nuevos fármacos que lo reducirán aún más, asesinando a sus víctimas. No importa, lo que importa es el negocio y el colesterol ha sido uno muy bueno hasta hoy.

 

Quizás es hora de repensar de qué se trata la vida y recordarnos que la mayoría de las personas están dispuestas a correr riesgos sustanciales en su vida cotidiana para preservar su alegría y autonomía. En Fuera de África, Karen Blixen escribió que la europea quiere asegurarse contra el destino, mientras que la africana lo toma como viene. También escribió: “Frei lebt wer sterben kann” [Los que pueden morir viven en libertad].

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s