Estar Bella es Desear Estar Muerta

 

Es posible que estemos ante el genocidio más brutal de la historia cometido contra un grupo social: las mujeres. La industria química las está envenenado de forma sistemática, acumulativa e irreversible. Es una masacre silenciosa porque el arma que usan, los metales pesados, son asesinos tan silenciosos como eficaces y el rastro que dejan, si no se busca específicamente que es caro y complicado, es invisible en una autopsia normal. Como afectan prácticamente a todos los órganos, una muerte por fallo renal o por colapso del sistema nervioso o por depresión respiratoria o por infarto aparecen como causas de muerte “natural”, aunque aquí lo único natural es que es natural que se mueran con las dosis brutales de metales pesados que consumen y se acumulan a lo largo de su vida.

La ciencia que persigue evitar estos efectos terribles es la higiene industrial, pero es una ciencia muy cara, muy especializada y que únicamente se emplea en entornos laborales y el maquillaje femenino no está en su ámbito de vigilancia. Pero mientras que una exposición laboral se circunscribe a ocho horas diarias o cuarenta a la semana, la exposición a los tóxicos en el maquillaje llega a más de doce horas y siete días por semana, lo que significa que los niveles estudiados de seguridad laboral deben reducirse a menos de la mitad porque están más del doble de tiempo expuestas a ellos.

Estar bella es estar muerta.

La mentira, a veces, mata. Como aquí.

Canadá hizo un estudio muy interesante acerca de los metales pesados en el maquillaje facial. Debemos entender que Canadá es una nación que protege a sus habitantes más que sus vecinos del sur.

Las conclusiones que aquí saquemos deberemos amplificarlas en el caso de los Estados Unidos y más aún de México. Del río Hondo para abajo ya ni hablamos.

Los metales pesados ​​están en el maquillaje facial, y las consumidoras no tienen forma de saberlo. En este estudio se solicitó a seis mujeres de diferentes edades que identifiquen cinco piezas de maquillaje facial que usen regularmente para las pruebas. Los últimos 49 artículos de maquillaje facial que se probaron incluyeron cinco bases, cuatro correctores, cuatro polvos, cinco rubores o bronceadores, siete máscaras, dos delineadores, 14 sombras de ojos y ocho lápices de labios o brillos. Estos artículos se compraron en varios lugares de Toronto y luego se enviaron a SGS Canadá Inc., un laboratorio acreditado en Lakefield, Ontario, donde se analizaron la presencia de metales pesados.

Como conjunto, los metales pesados ​​pueden acumularse en el cuerpo con el tiempo y se sabe que causan problemas de salud variados, que pueden incluir: cáncer, trastornos reproductivos y del desarrollo, problemas neurológicos, pérdida de memoria, cambios de humor, trastornos nerviosos, articulares y musculares. También problemas cardiovasculares, esqueléticos, sanguíneos, del sistema inmunológico, renales y renales; dolores de cabeza vómitos, náuseas y diarrea; daño pulmonar dermatitis de contacto; y el cabello quebradizo y la caída del cabello. Muchos son sospechosos de interruptores hormonales y toxinas respiratorias, y para algunos como el plomo, no se conoce un nivel seguro en la sangre.

En términos de cosméticos, los que se ponen en los labios pueden ingerirse y algunos pueden absorberse a través de la piel, especialmente la piel dañada.

Los cuatro metales de mayor preocupación para esta prueba fueron el arsénico, cadmio, plomo y mercurio. Esto se debe a que están prohibidos como ingredientes intencionales en los cosméticos, tienen límites de dosis como posibles impurezas en los cosméticos y están designados como “tóxicos” debido a problemas de salud. Los ocho metales de los que nos ocupamos incluyen los cuatro anteriores, así como el berilio, níquel, selenio y talio. En todos los casos, excepto el níquel, estos metales están prohibidos como ingredientes intencionales en los cosméticos.

¿Qué se encontró?

  • Siete de los ocho metales del estudio se encontraron en 49 artículos diferentes de maquillaje facial. En promedio, los productos contenían dos de los cuatro metales muy peligrosos y cuatro de los ocho metales peligrosos.
  • Solo un producto, no contiene un solo metal de muy peligroso. Todos los productos contenían al menos dos metales objeto de estudio.
  • Uno de ellos, un tinte rojo, contenía la mayor parte de los metales a estudio con siete de los ocho metales detectados.
  • Un brillo labial también contenía el nivel más alto de plomo a 110 ppm, 11 veces más que el límite de 10 ppm establecido en la Guía preliminar de salud sobre impurezas de metales pesados ​​en cosméticos.
  • Cinco productos (una base, dos máscaras y dos lápices labiales / tintes / brillos) contenían los segundos metales más preocupantes, ya que se encontraron seis de los ocho metales.
  • Ninguno de los metales pesados ​​se incluyó en la etiqueta del producto.

Avanzando los resultados nos encontramos con esto, el porcentaje de artículos que contenían cada uno de los siguientes metales pesados:

Arsénico 20%
Cadmio 51%
Plomo 96%
Mercurio   0%
Níquel 100%
Berilio 90%
Talio 61%
Selenio 14%

 

Fuente: pruebas de AMBIENTAL DEFENCE de 49 artículos diferentes de maquillaje facial de un total de 35 productos diferentes de maquillaje facial

Los metales se encontraron en niveles que van desde el límite de detección de prueba hasta 110 partes por millón (ppm). Ser inferior al límite de detección no significa que la sustancia no esté presente: de hecho, podría no haber nada o podría haber algo demasiado pequeño para ser medido.

Hay debates científicos sobre lo que constituye niveles “seguros” de exposición a metales pesados. En general, los efectos en la salud de los metales pesados ​​de los cosméticos absorbidos a través de la piel requieren más investigación. Sin embargo, notablemente, los niveles más altos de arsénico (70 ppm), cadmio (3 ppm) y plomo (110 ppm) se encontraron en brillos de labios que podrían ingerirse. Algunos metales, como el arsénico, el cadmio y el plomo, pueden acumularse en el cuerpo de una persona con el tiempo. Existe una comprensión limitada de los efectos de la exposición acumulativa a estos metales.

Todos, excepto el níquel, están prohibidos como ingredientes cosméticos intencionales en Canadá. Sin embargo, como impurezas del producto, no se requiere que su presencia en los cosméticos esté en la etiqueta. El Servicio de Salud de Canadá tiene un borrador de lineamientos para algunas impurezas metálicas que considera “técnicamente evitables” por parte de las compañías de cosméticos (Borradores de Pautas sobre impurezas de metales pesados ​​en los cosméticos), pero el progreso en las pautas se ha estancado, ya que se han mantenido en forma de borrador por más de dos años. Solo un producto probado en este informe no cumplió con el borrador de las directrices, sin embargo, estas guías deben modificarse para reflejar mejor lo que es “técnicamente evitable”. Un estudio de 20 barras de labios realizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos mostró niveles de impureza de plomo un promedio de 1.07 ppm, donde el borrador actual de la guía de Canadá para las impurezas de plomo es de 10 ppm, que es considerablemente alto en comparación. Por lo tanto, la concentración de plomo más alta que encontramos en nuestras pruebas (110 ppm) es once veces el límite establecido en los lineamientos preliminares de Health Canadá de 10 ppm, e incluso este último límite es casi diez veces más alto de lo que ha demostrado la FDA de los EE. UU. para ser técnicamente evitable, a 1.07 ppm (US FDA, 2009).

Algunos pueden preguntarse por qué los metales pesados ​​en nuestro maquillaje, medidos en partes por millón, son realmente un motivo de preocupación; para algunos de estos metales, la ciencia no ha establecido un nivel de exposición “seguro”. La exposición acumulativa a lo largo del tiempo es especialmente difícil de estudiar, ya que diferentes combinaciones de exposiciones pueden tener diferentes efectos, y las posibles combinaciones son infinitas, dada la cantidad de productos cosméticos que existen. Además, los cosméticos no son la única fuente de exposición a muchos de estos metales. El arsénico, por ejemplo, se puede encontrar en un poco de agua potable, el plomo en la pintura vieja, etc., y las exposiciones a dosis bajas se pueden sumar.

La eliminación de elementos como el plomo, el cadmio y el cromo del cuerpo lleva más de 40 años, con una acumulación que conduce a problemas como la alteración del sistema nervioso y el daño renal (Gondal, Seddigi, Nasr, y Gondal, 2009).

 

Preámbulo

Todos los días, nuestros cuerpos están expuestos a sustancias químicas. A través del aire que respiramos, el agua que bebemos y los alimentos que comemos, estamos expuestos a sustancias nocivas. También estamos expuestos a estos a través de los productos de cuidado personal que utilizamos. Los canadienses gastan aproximadamente 5.300 millones de dólares por año en cosméticos (Health Canada, 2006b).

El Grupo de Trabajo Ambiental encontró que la mujer promedio usa 12 productos, que contienen un total de 168 ingredientes únicos, todos los días. Su estudio, Exposures Add Up, también mostró que, a través del uso diario de estos productos, una de cada 13 mujeres está expuesta a ingredientes que son conocidos o probables carcinógenos humanos, y una de cada 24 mujeres está expuesta a ingredientes que son conocidos o probables teratogénicos y tóxicos para la reproducción humana y del desarrollo, relacionadas con la disminución de la fertilidad o daños en el desarrollo de un bebé en el útero (Environmental Working Group, 2004).

Muchos otros estudios han planteado preocupaciones similares. Un estudio en Dermatitis de Contacto encontró que 88 colores de sombra de ojos de 49 productos diferentes revelaron que el 75 por ciento de los colores contenía más de cinco partes por millón de al menos uno de plomo, cobalto, níquel, cromo y arsénico, y ese 100 por ciento de los productos contenían más de una parte por millón de al menos una de esas sustancias (Sainio, Jolanki, Hakala y Kanerva, 2001). Las pruebas realizadas en los Estados Unidos por la Campaña para Cosméticos Seguros revelaron que el 61% de las 33 marcas de lápices labiales contenían plomo, con niveles de hasta 0,65 partes por millón. Las marcas de mayor precio no eran inmunes (The Campaign for Safe Cosmetics, 2007). Algunas de las marcas con plomo en ellas fueron identificadas en las tiendas canadienses. La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) también encontró plomo en todas las muestras de lápiz labial que probó, con niveles que van desde 0.09 a 3.06 partes por millón (Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, 2009). Health Canada encontró que el 81 por ciento de las muestras de lápiz labial que analizó para detectar plomo tenía niveles que oscilaban entre 0,079 y 0,84 partes por millón, y que un lápiz labial contenía 6,3 partes por millón (Canwest News Service, 2008).

Esto ocurre a pesar de que muchos metales están prohibidos como ingredientes intencionales en los cosméticos en Canadá (Health Canada, 2010a). No están prohibidos como impurezas del producto ya que su presencia como tal se considera inevitable (Health Canada, 2009a). Una impureza es una sustancia que no se agrega intencionalmente a un producto, sino que es un subproducto del proceso de fabricación, formado por la descomposición de los ingredientes, o un contaminante ambiental de los ingredientes crudos (Environmental Working Group, 2006). Este último es el caso de los metales pesados, ya que su persistencia en el medio ambiente y su presencia natural en las rocas, el suelo y el agua hacen que estén presentes en la fabricación de pigmentos y otras materias primas utilizadas en diversas industrias, incluida la cosmética (Health Canada, 2009a).

Un análisis de Environmental Working Group encontró que al menos 146 ingredientes cosméticos pueden contener impurezas dañinas relacionadas con el cáncer y otros impactos graves para la salud y que el 80% de los 9,747 productos de cuidado personal estudiados contienen estos ingredientes potencialmente contaminados, incluido más del 80% de todos bálsamos labiales (Environmental Working Group, 2006). Según este trabajo, se estimaba que el plomo, el arsénico, los metales pesados ​​y el mercurio eran impurezas potenciales en 3.6, 3.5, 2.6 y 1.9 por ciento de los productos, respectivamente. Un ejemplo de ingredientes que pueden tener plomo y otras impurezas de metales pesados ​​son D&C Red 6 y octenilsuccinato de almidón de aluminio. Un panel de seguridad de la industria también tiene inquietudes sobre posibles impurezas para aproximadamente uno de cada 10 ingredientes evaluados.

Una agencia gubernamental europea encontró impurezas cancerígenas en el 43 por ciento de los 128 productos probados en 1998 (Environmental Working Group, 2006).

 

SUMARIO

Este proyecto investigó e informó sobre la presencia de metales pesados ​​en varios tipos de maquillaje facial, incluyendo bases, correctores, polvos, rubores o bronceadores, rímel, delineadores de ojos, sombras de ojos y lápices de labios o brillos. Para este proyecto, seis mujeres de todo Canadá identificaron cinco productos de maquillaje facial que usan con regularidad y DEFENSA AMBIENTAL identificó otros cinco productos, por lo que se compraron un total de 35 productos de maquillaje facial para la prueba. Dado que algunos productos tenían varias partes (por ejemplo, un producto de sombra de ojos puede incluir tres colores diferentes y separados), un total de 49 artículos diferentes del producto se probaron para un total de ocho metales pesados ​​diferentes. Veinte de los productos se fabricaron en los Estados Unidos, diez se fabricaron en Europa, cuatro se fabricaron en Canadá y uno se fabricó en Corea. Ninguno de estos metales estaba listado en la etiqueta del producto.

En total, se encontraron siete de los ocho metales de interés probados en los 49 artículos de maquillaje facial probados, pero los resultados variaron para cada producto. Si bien los ocho metales en cuestión están asociados con varios efectos en la salud, el arsénico, el cadmio y el plomo son los que más preocupan porque se consideran “tóxicos” en Canadá debido a sus efectos en la salud (Environment Canada, 2010b), están prohibidos como Ingredientes intencionales en cosméticos (Health Canada, 2010a), y tienen límites de borrador como impurezas en cosméticos (Health Canada, 2009a). Si bien el mercurio también se considera “tóxico” en Canadá debido a problemas de salud, no se encontró en ninguno de los productos. El antimonio, que tiene un límite de borrador pero que no se considera “tóxico” en Canadá, no formó parte del conjunto de pruebas.

De los productos químicos de mayor preocupación, el arsénico se detectó en el 20% de los productos, el cadmio se detectó en el 51%, el plomo se detectó en el 96% y el mercurio no se encontró en ninguno de los productos analizados. Otros productos químicos de interés (níquel, berilio, talio y selenio) se encontraron en el 100%, 90%, 61% y 14% de todos los artículos, respectivamente.

 

TIPO DE PRODUCTO   PRODUCTO / MARCA COMERCIAL Mercurio Arsenico Berilio Cadmio Niquel Plomo Selenio Talio
Base

(5 items total)

MAS Clinique Stay True Makeup (Stay Ivory)              
 

MENOS

Marcelle Satin Mousse Makeup (Natural Beige)        
Concealer

(4 items total)

MAS Laura Mercier Secret Camouflage (Light)                
MENOS Laura Mercier Secret Camouflage (Dark)      
Polvos faciales

(4 items total)

MAS Sephora Sculpting Powder Trio (Brown and Pink)        
 

MENOS

Mary Kay Mineral Powder Foundation (Bronze 2), Sephora Sculpting Powder

Trio (Beige)

         
Colorete /Bronceador

(5 items total)

MAS MAC Sheerton Shimmer Blush (Springsheen), Physician’s Formula Summer Eclipse Bronzing & Shimmery Face Powder (Bronze and Gold)        
MENOS Quo Faux Glow Bronzing Powder (Sun Drenched), Sephora Sun Disk (07 Copper)          
Mascara

(7 items total)

MAS

MENOS

L’Oreal Bare Naturale (Black/Brown)

Avon Astonishing Lengths (Black A01)

Maybelline Colossal Volum’ Expres Drenched)

         
Delineador de Ojos

(2 items total)

 

TODOS

Fashion Flare Eye Liner Pencil (Midnight Black); Cover Girl Perfect Point Plus (Black Onyx)        
Sombra de Ojos

(14 items total)

MAS Too Faced Eye Shadow Duo (I know what boys want – Grey), Almay Intense i-color Trio (02-Trio for Blues – Dark Grey), Almay Intense i-color Trio (02-Trio for Blues – Brown),

The Body Shop Shimmer Cubes (Palette 16 – Midnight Black)

     
MENOS Annabelle Mineral Pigment Dust (Solar)            
Tinturas / brillos / barras de labios

(8 items total)

MAS Benefit Benetint Pocket Pal (Red Tint)                
MENOS Urban Decay XXX Shine Cooling Lipgloss (Guys Love Betsey)          

 

Encontrar múltiples metales en los productos era común. En cuanto a los metales de mayor preocupación, los productos contenían un promedio de dos de los cuatro. De los 49 productos, solo el polvo de pigmento mineral Annabelle (solar) no contiene un solo metal de gran preocupación. Se encontró que ocho productos (2 fundaciones, 2 correctores, 2 máscaras y 2 lápices labiales o brillos) contenían la mayoría de los metales de mayor preocupación ya que tres de los cuatro metales se encontraron en cada uno.

Mientras tanto, los productos contenían un promedio de cuatro de los ocho metales en cuestión. Todos los productos contenían al menos dos. Benetint Pocket Pal (Tinte rojo) fue el producto que más preocupó a los metales, ya que se encontraron siete de los ocho metales. Otros cinco productos, una base, dos máscaras y dos lápices labiales o brillos, contenían los segundos metales más preocupantes, ya que se encontraron seis de los ocho metales.

 

REACCIONES DE LAS AFECTADAS

“El producto en el que gasté más dinero, porque creí que era mejor para mí, ¡terminó siendo el peor de todo lo probado! Me gustaría tener alguna indicación de estos ingredientes en la etiqueta, para poder tomar decisiones informadas. O, mejor aún, me gustaría que hubiera reglas que me protejan de estos productos químicos para que no tenga que preocuparme tanto “.

 

“Me enferma darme cuenta de que estos químicos y metales se encuentran en los productos que aplico a mi cuerpo. Siento que soy una consumidora cuidadosa, y prefiero investigar sobre productos de cuidado personal antes de comprarlos. Normalmente también leo las etiquetas de los productos. A pesar de esto, el maquillaje que elegí usar (además de la sombra de ojos) contiene ingredientes que evitaría. Me entristece y me enoja pensar que mi hijo también estuvo expuesto a estos químicos y metales a través de la leche materna, y mi segundo hijo por nacer también ha estado expuesto a ellos. Este ciclo solo continuará a menos que se haga algo para regular mejor los productos de cuidado personal “.

“Da miedo darse cuenta de que el contenido de estos productos de belleza es realmente dañino y peligroso. Es aún más aterrador darse cuenta de que es legal “.

 

“La cantidad de plomo y cadmio en los cosméticos me sorprende. Como estudiante universitaria en toxicología ambiental, estudio la mayoría de estos metales muy de cerca y me sorprende que estén presentes en mis cosméticos”.

 

“Me sorprendió, en particular, que el 100% de mis cosméticos probados incluían plomo, que habría incluido la base y la máscara de pestañas. Y una tasa de arsénico del 40% (evidentemente en dos de los productos) tampoco fue alentadora. Casualmente, he estado pensando en poner otro pedido de maquillaje a través de un catálogo, pero en su lugar, echaré otro vistazo a la tienda de alimentos saludables de mi vecindario para obtener recomendaciones sobre cosméticos “.

 

Y ESTO ¿QUÉ SIGNIFICA?

 

¿Y qué? Hay metales en nuestro maquillaje medidos en partes por millón, ¿es eso realmente un motivo de preocupación? Bueno, para algunos de estos metales, la ciencia no ha establecido un nivel de exposición “seguro“. La exposición acumulativa a lo largo del tiempo es especialmente difícil de estudiar, ya que diferentes combinaciones de exposiciones pueden tener diferentes efectos, y las posibles combinaciones son aparentemente infinitas, dada la cantidad de productos cosméticos que existen. En otras palabras, incluso las cantidades de rastreo pueden ser motivo de preocupación, porque todo se suma.

Como grupo, los metales pesados ​​pueden acumularse en el cuerpo con el tiempo y se sabe que causan problemas de salud variados, que pueden incluir: cáncer, trastornos reproductivos y del desarrollo, problemas neurológicos; pérdida de memoria; cambios de humor; trastornos nerviosos, articulares y musculares; Problemas cardiovasculares, esqueléticos, sanguíneos, del sistema inmunológico, renales y renales; dolores de cabeza vómitos, náuseas y diarrea; daño pulmonar dermatitis de contacto; y el cabello quebradizo y la caída del cabello. Muchos son sospechosos de interruptores hormonales y toxinas respiratorias, y para algunos como el plomo, no se conoce un nivel seguro en la sangre. (Ver Apéndice A: Más sobre Metales)

Además, los cosméticos no son la única fuente de exposición a muchos de estos metales. El arsénico, por ejemplo, se puede encontrar en un poco de agua potable, el plomo en la pintura vieja, etc., y las exposiciones a dosis bajas también suman. La eliminación de elementos como el plomo, el cadmio y el cromo del cuerpo lleva más de 40 años, con una acumulación que conduce a problemas como la alteración del sistema nervioso y el daño renal (Gondal, Seddigi, Nasr, y Gondal, 2009). La eliminación en el desagüe de productos para el cuidado personal que contienen metales pesados ​​también puede conducir a la contaminación del agua subterránea (Ayenimo, Yusuf y Adekunle, 2010).

Pruebas recientes de la Encuesta de medidas de Salud de Canadá (CHMS), Ciclo 1 (2007-2009) revelaron que la mayoría de los canadienses transportan una gran cantidad de metales pesados ​​y otros químicos en sus cuerpos. La siguiente tabla resume algunos de los hallazgos de CHMS y se enfoca en los niveles de metales pesados ​​en la sangre para más de 5,300 personas, incluso si se detectó un elemento en la orina, y los niveles encontrados en la orina en aquellos casos en que no se midieron los niveles en la sangre (Salud Canadá, 2010b).

El arsénico, el cadmio, el plomo, el mercurio, el berilio, el selenio (excepto el sulfuro de selenio) y el talio están prohibidos de ser agregados intencionalmente a los cosméticos en Canadá. Pero no hay estándares aceptados para las impurezas en los cosméticos.

Sin embargo, existe una diferencia entre lo que es seguro y lo que es técnicamente evitable. Tomar la iniciativa, por ejemplo. La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) realizó sus propios análisis de las impurezas de plomo en el lápiz labial que muestran que las impurezas de plomo son mucho más bajas que 10 ppm.

De los 20 lápices labiales analizados, la mayor cantidad de contenido de plomo fue de 3.06 ppm y la más baja fue de solo 0.09 ppm, mientras que el promedio fue de 1.07 ppm (FDA de EE. UU., 2009). Por lo tanto, los niveles por encima de estos deberían considerarse técnicamente evitables, y los proyectos de directrices de Canadá podrían y deberían reducirse para reflejar esto.

De acuerdo con las dosis de las directrices canadienses, los fabricantes solo se consideran capaces de evitar técnicamente los niveles de plomo superiores a 10 ppm en cosméticos. Health Canada considera que este y los otros límites brindan un alto nivel de protección a subpoblaciones susceptibles (por ejemplo, niños) (Health Canada, 2009a).

Pero los niveles de plomo de 10 ppm o menos no son necesariamente seguros. Según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos (2010), no se conoce un nivel seguro de plomo en la sangre; incluso los niveles “bajos” actuales de exposición en niños están asociados con déficits de desarrollo neurológico (Bellinger, 2008). El CDC han llegado incluso a recomendar que los padres eviten usar cosméticos en sus hijos que podrían estar contaminados con plomo (Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, 2009).

También hay motivos para preocuparse por el arsénico y el cadmio. El arsénico y sus compuestos inorgánicos, y el cadmio y sus compuestos se consideran carcinógenos en humanos (Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, 2010). Los compuestos de arsénico inorgánicos y los compuestos de cadmio inorgánicos también se consideran carcinógenos y sustancias “para las cuales se cree que existe alguna posibilidad de efectos adversos para la salud en cualquier nivel de exposición” en Canadá (Environment Canada & Health Canada, 1993; Environment Canada & Health Canada, 1994a).

La información sugiere que los metales pesados, incluido el arsénico, el cadmio y el plomo, pueden absorberse a través de la piel (Health Canada, 2009a), pero la inhalación y la ingestión tienden a ser los principales contribuyentes a los metales pesados ​​en los seres humanos. Vea el Apéndice A para más detalles sobre cada metal.

También es importante tener en cuenta que las diferentes rutas de exposición a un solo metal pueden tener diferentes efectos en la salud. En el caso del níquel, los altos niveles de exposición pueden provocar efectos en la salud según la ruta y el tipo de níquel expuesto (Health Canada, 2010b).

En el caso del arsénico, la exposición prolongada por inhalación incluye algunos efectos en la piel, trastornos circulatorios y nerviosos periféricos, un mayor riesgo de cáncer de pulmón (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2007a), y un posible aumento en el riesgo de Cánceres del tracto gastrointestinal y del sistema urinario (Gibb & Chen, 1989), pero no es probable que el contacto prolongado con la piel provoque efectos internos graves (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2007a). En general, los efectos en la salud de los metales pesados ​​de los cosméticos absorbidos a través de la piel, especialmente con el tiempo, requieren más investigación.

Los efectos en la salud de la exposición por ingestión son más conocidos. En particular, los niveles más altos de arsénico (70 ppm), cadmio (3 ppm) y plomo (110 ppm) se encontraron en los brillos de labios, que podrían ingerirse. Estos niveles están todos por encima de sus respectivas concentraciones máximas aceptables para el agua potable en Canadá (por lo que 1 ppm = 1 mg / L). El arsénico está por encima del límite aceptable de ingestión de impurezas de 0.1 ppm para alimentos (Health Canada, 2009a). La concentración más alta de plomo es más de diez veces el límite establecido en las directrices preliminares de Health Canada a 10 ppm, e incluso este último límite es casi diez veces más alto de lo que la FDA de los EE. UU. Ha demostrado que es técnicamente evitable, de 1,07 ppm (FDA de los EE. UU., 2009).

Desafortunadamente, se desconoce si se puede o no hacer más durante la fabricación para reducir las impurezas. Solo existe la posibilidad de que este sea el caso. Para ampliar, los límites de impurezas de plomo, arsénico, cadmio y antimonio de 2009 para Canadá son más estrictos que los límites de Alemania, que se hicieron en 1985 (Health Canada, 2009a). Esto sugiere que, con el tiempo, la capacidad de los fabricantes para reducir técnicamente las impurezas puede y ha cambiado. Curiosamente, el umbral límite alemán técnicamente evitable para el mercurio es de 1 ppm, mientras que el límite de la dosis canadiense es de 3 ppm. Si bien no se encontró mercurio en ninguno de los productos analizados, esta comparación de límites entre Canadá y Alemania sugiere que es posible reducir los niveles de impureza de mercurio a aquellos de menos de 3 ppm. Dado que las impurezas pueden ser inevitables, tanto Europa como Canadá han reconocido la importancia de las prácticas de fabricación para garantizar que los niveles de impureza en los cosméticos sean seguros (Health Canada, 2009a; Instituto de Investigación Conjunta de la Comisión Europea para la Salud y la Protección del Consumidor).

Algunas empresas también se están moviendo hacia los colorantes de origen vegetal y se alejan de los colorantes a base de petróleo o alquitrán de hulla para evitar algunos contaminantes de materias primas. Otros piden a sus proveedores que analicen los contaminantes y obtengan los ingredientes menos contaminados posibles.

En los Estados Unidos, los fabricantes pueden comprar ingredientes certificados por una organización independiente llamada Farmacopea de los Estados Unidos que puede contener niveles más bajos de impurezas perjudiciales (Environmental Working Group, 2006) y existe evidencia de que las acciones de la industria han reducido los niveles de algunas impurezas durante el año. últimos 25 años (Matyska, Pesek, y Yang, 2000). En cualquier caso, está claro que todavía existen impurezas.

 

¿QUÉ DEBE HACERSE?

Los metales pesados ​​están en nuestro maquillaje facial. Si bien no se agregaron intencionalmente, permanecen sin etiquetar en los productos y, por lo tanto, sin saberlo, los colocamos en nuestros ojos, cara y labios. La única buena noticia es que ninguno de los productos analizados contenía mercurio y algunos productos contenían niveles más bajos de metales pesados ​​que otros. Pero, los consumidores no tienen forma de saber si no envían maquillaje facial a un laboratorio para probar si sus productos contienen impurezas metálicas y en qué niveles. Las cantidades aplicadas a la piel o los labios cada día pueden ser pequeñas, pero las exposiciones a través de cosméticos y en otros lugares pueden acumularse con el tiempo, algo que las agencias reguladoras y de normalización a menudo no consideran.

En Canadá, los cosméticos están bajo el control de la Ley de Alimentos y Drogas. La sección 16 de esta Ley establece que la venta de cualquier cosmético que “tenga o contenga alguna sustancia que pueda causar daños a la salud del usuario cuando se use el cosmético” debe prohibirse (Departamento de Justicia, 2008). El gobierno federal tiene una lista (llamada Lista Caliente) de ingredientes intencionados restringidos y prohibidos en cosméticos canadienses para ayudar a los fabricantes a asegurarse de que no están vendiendo tales productos (Health Canada, 2010a). Sin embargo, la Lista Caliente no se aplica a las impurezas (o subproductos).

Los cosméticos también están regulados por el Reglamento de la Ley de Cosméticos. Actualmente, bajo estos productos, se permiten productos cosméticos y de cuidado personal en el mercado antes de que los fabricantes le informen al gobierno federal qué contienen. De hecho, los fabricantes e importadores solo deben enviar una lista de ingredientes y sus concentraciones a Health Canada hasta 10 días después de que el producto esté en el mercado (Departamento de Justicia de Canadá, 2007). Cuando finalmente se lleva a cabo la divulgación, las empresas no están obligadas a informar sobre las impurezas. Esto significa que la pureza del producto depende de la industria, y los fabricantes deben decidir si utilizar ingredientes con más o menos impurezas (Environmental Working Group, 2006). Según las regulaciones, también se requiere que las compañías enumeren todos los ingredientes intencionales, con algunas excepciones (por ejemplo, aquellos ingredientes que forman “fragancia”) en cosméticos y productos para el cuidado personal. Esto incluye los utilizados en los salones.

De hecho, los fabricantes e importadores solo deben enviar una lista de ingredientes y sus concentraciones a Health Canada hasta diez días después de que el producto esté en el mercado (Departamento de Justicia de Canadá, 2007).

Canadá también tiene un borrador de guía sobre impurezas de metales pesados. Aunque aún se encuentra en forma de borrador, representa la guía más actual de Health Canada para la industria sobre este tema, y ​​sirve como punto de referencia para fines de cumplimiento y cumplimiento. Un documento marco y recomendaciones para plomo y mercurio como contaminantes traza también están siendo elaborados internacionalmente por la Cooperación Internacional sobre Regulación Cosmética, “un grupo internacional de autoridades reguladoras de cosméticos de Canadá, la Unión Europea, Japón y los Estados Unidos” (EE. UU. Administración de Alimentos y Medicamentos, 2010).

Si bien está claro que Health Canada está tomando medidas para enfrentar este problema, se necesitan normas federales de cosméticos para darles tranquilidad a los consumidores con respecto a sus cosméticos.

 

SÉ “SIMPLEMENTE HERMOSA”

 

¿Qué pueden hacer los consumidores mientras tanto?

 

1) ELIGE PRODUCTOS MÁS SEGUROS.

Desafortunadamente, es imposible saber si el maquillaje facial que está usando contiene metales pesados ​​leyendo la etiqueta a menos que sepa exactamente qué ingredientes pueden contener una impureza de metal pesado (por ejemplo, D&C Red 6 y octenilsuccinato de almidón de aluminio). Sin embargo, puede visitar el sitio web, http://www.environmentaldefence.ca y usar la guía de compras de bolsillo o usar la base de datos Skin Deep de EWG, http://www.safecosmetics.org para ayudarte a identificar productos seguros.

 

2) MENOS ES MEJOR.

Si está muy apegado a su producto, considere eliminar otros productos de su rutina o use maquillaje con menos frecuencia.

 

3) AYUDAR A APROBAR LEYES INTELIGENTES DE PROTECCIÓN DE LA SALUD

Comprar productos más seguros es un gran comienzo, pero no podemos simplemente salir de este problema. Para que los productos más seguros estén ampliamente disponibles y sean asequibles para todos, debemos aprobar leyes que cambien a toda la industria a ingredientes no tóxicos y una producción más segura. Solicite a Health Canada que le otorgue la autoridad y los recursos necesarios para garantizar la seguridad de los cosméticos visitando http://www.justbeautiful.ca.

 

4) DEMANDAR QUE LAS EMPRESAS DE COSMÉTICOS REVELAN COMPLETAMENTE LOS INGREDIENTES Y APOYEN A LOS QUE HACEN.

Diles a las compañías de cosméticos que desea que revelen completamente los ingredientes de los productos que fabrican, incluidas las impurezas. Puedes encontrar las líneas directas gratuitas para clientes de las empresas en paquetes de productos y en línea, y llamarlas solo toma un momento. Hemos proporcionado algunos puntos de conversación útiles en nuestra hoja de datos de informes de heavy metal, que puede encontrar en línea en http://www.justbeautiful.ca. Las empresas necesitan saber de tí, el cliente potencial: ¡tiene el poder de votar con sus dólares! Mientras tanto, apoya a las empresas que divulgan por completo las impurezas del producto.

 

 

fabrica2 fabrica de cosmeticos
Fábricas de Cosméticos. Véase las medidas de protección individual empleadas para proteger a los trabajadores de la exposición a los cosméticos.

 

 

APÉNDICE A. MÁS SOBRE METALES.

 

ARSÉNICO

El arsénico es un semimetal que se produce naturalmente en la corteza terrestre y puede ingresar a las fuentes de agua de forma natural (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2007a). Sin embargo, se usa en diversos productos, incluidos textiles, conservantes y pigmentos (Health Canada, 2010b) y se libera al medio ambiente a través de la producción de metales, el uso de pesticidas, la quema de combustibles fósiles, en particular el carbón, y la eliminación de desechos (Environment Canada & Health Canada, 1993). La mayoría de los seres humanos están expuestos a través de los alimentos, pero otras fuentes incluyen agua potable, suelo, aire ambiente (Environment Canada y Health Canada, 1993), polvo doméstico (Rasmussen, Subramanian y Jessiman, 2001) y fumar cigarrillos (Schneider y Krivna, 1993).). Se encontró a un máximo de 2,3 ppm (partes por millón) en un estudio sobre su presencia en 88 colores diferentes de sombra de ojos (Sainio et al., 2001).

Los compuestos de arsénico ingeridos se absorben fácilmente en el tracto gastrointestinal y se distribuyen por todo el cuerpo, incluidos los fetos en desarrollo (Environment Canada & Health Canada, 1993), y se pueden encontrar principalmente en el hígado, los riñones, los pulmones, el bazo y la piel en un plazo de 24 horas. (Salud Canadá, 2010b). Se sugiere que los humanos eliminen el 50% del arsénico del cuerpo entre dos y 40 días más tarde, aunque con el tiempo tenderá a acumularse en la piel y el cabello (Environment Canada & Health Canada, 1993). El arsénico también puede ser inhalado (Environment Canada & Health Canada, 1993) o absorbido a través de la piel, aunque un estudio de la FDA de los EE. UU. Predijo que la exposición dérmica al arsénico puede contribuir con menos del 1 por ciento de la exposición por ingestión (Health Canada, 2009a).

El Arsénico y sus compuestos inorgánicos se consideran “carcinógenos para los seres humanos” por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) (Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, 2010) y se consideran “tóxicos” en Canadá debido a su carcinogenicidad (Environment Canada & Health Canada, 1993). En humanos, la dosis letal se estima entre 50 y 300 mg (o 0,8 a 5 mg / kg-bw) de trióxido de arsénico (Environment Canada & Salud Canadá, 1993).

Se ha sugerido que la ingesta de agua potable con niveles de arsénico muy altos aumenta el riesgo de cáncer en órganos internos como la vejiga, el hígado y los pulmones (Health Canada, 2006a) (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2007a).

La exposición prolongada por ingestión también se ha asociado con cáncer de piel, engrosamiento o decoloración de la piel (Environment Canada & Health Canada 1993), disminución de la producción de células sanguíneas, daño en los vasos sanguíneos, entumecimiento de las manos y pies, náuseas y diarrea (Health Canada, 2006a). Según un estudio único con un pequeño número de participantes, también puede dañar el sistema inmunológico (Environment Canada & Health Canada, 1993).

La exposición a largo plazo por inhalación incluye algunos de los efectos de la piel, trastornos circulatorios y nerviosos periféricos, un mayor riesgo de cáncer de pulmón (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2007a), y un posible aumento en el riesgo de tracto gastrointestinal y urinario cánceres del sistema (Gibb & Chen, 1989). No es probable que el contacto prolongado con la piel provoque efectos internos graves (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2007a).

Canadá y otros países han impuesto ciertos límites a los niveles de arsénico para agua potable y alimentos. En Canadá, la concentración máxima aceptable (MAC) es de 0.010 mg / L para el agua potable, mientras que el límite aceptable de ingestión oral de impurezas de arsénico es de 0.1 ppm para los alimentos (Health Canada, 2009a). También está limitado a 1000 mg / kg en pinturas u otros recubrimientos utilizados en juguetes y otros productos para niños (Health Canada, 2009c). La Farmacopea de los Estados Unidos (USP) la ha limitado como impureza a 3 ppm en suplementos nutricionales y la FDA de los Estados Unidos ha limitado a ❤ ppm en ciertos colorantes (Health Canada, 2009a).

 

CADMIO

 

El cadmio también se produce naturalmente en el medio ambiente. Parte de su presencia en el medio ambiente es el resultado de procesos naturales como incendios forestales, emisiones volcánicas y la meteorización del suelo y la roca, pero es principalmente el resultado de actividades humanas, en particular la producción de metales, la quema de combustible, el transporte y la eliminación de desechos sólidos. y la aplicación de lodos de depuradora (Environment Canada & Health Canada, 1994a). La mayoría de los canadienses están expuestos a través de alimentos, pero también de agua potable, aire, lanzamientos de productos de consumo, exposiciones ocupacionales y tabaquismo (Environment Canada & Health Canada, 1994a; Health Canada, 2010b). El cadmio del cuerpo y las cremas para el cabello también se pueden absorber en el cuerpo humano a través del contacto dérmico (Ayenimo et al., 2010). Se utiliza principalmente para fabricar baterías de níquel-cadmio, pero también se usa en pigmentos, incluidos los de esmaltes cerámicos, plásticos de cloruro de polivinilo (PVC) y recubrimientos industriales (Environment Canada & Health Canada, 1994a).

El cadmio se absorbe en el cuerpo y se acumula en el riñón y el hígado, aunque se puede encontrar en casi todos los tejidos adultos (Elinder, 1985). La cantidad total absorbida por los seres humanos se estimó entre 0.2 y 0.5 ig / día (Health Canada, 2010b), con una absorción a través de la piel estimada en 0.5% (Health Canada, 2009a). El cadmio poco absorbido se elimina (Health Canada, 2010b) y los humanos se deshacen del 50% del cadmio del cuerpo 10-12 años después de la exposición (Lauwerys, Bernard, Roels y Buchet, 1994; Amzal et al., 2009).

Los compuestos de cadmio y cadmio son considerados “carcinogénicos para los seres humanos” por la IARC (Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, 2010) y se consideran “tóxicos” en Canadá debido a su carcinogenicidad y efectos ambientales (Environment Canada & Health Canada, 1994a). El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2008) también lo clasifica como carcinógeno humano conocido.

La exposición oral a altos niveles de cadmio ha provocado una severa irritación estomacal, lo que provocó vómitos y diarrea (Agencia de Sustancias Tóxicas y Enfermedades Tóxicas, 2008), mientras que la exposición a niveles más bajos a lo largo del tiempo puede causar daño renal, deformidad ósea y la capacidad de los huesos para romperse fácilmente (Environment Canada & Health Canada, 1994a; Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2008).

Podría ser conveniente revisar los casos de rotura de cadera en mujeres mayores para estudiar los niveles acumulados de cadmio en su cuerpo. Curiosamente este tipo de accidentes se dan en mujeres mayores y las causas de la osteoporosis son compatibles con la intoxicación por cadmio ya que se achacan al envejecimiento y al estilo de vida.

Si te pintas los labios, se te parte la cadera.

Mientras tanto, la respiración de cadmio se ha asociado con el cáncer de pulmón en humanos expuestos ocupacionalmente y en ratas (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2008a). Existe evidencia de un aumento de la mortalidad por cáncer de pulmón y próstata después de la inhalación de cadmio durante un largo período de tiempo en diversos entornos ocupacionales (Environment Canada & Health Canada, 1994a). También se ha demostrado que los niveles más bajos a lo largo del tiempo en el lugar de trabajo o en el entorno general producen disfunción renal (Environment Canada & Health Canada, 1994a). La ingestión aguda y la inhalación pueden provocar irritación de la piel y los ojos (Environment Canada & Health Canada, 1994a). También se ha demostrado que el cadmio “ejerce efectos significativos sobre la morfología ovárica y del tracto reproductivo” incluso con dosis extremadamente bajas. La exposición durante el embarazo se está asociando con una disminución del peso al nacer y el nacimiento prematuro (Henson y Chedrese, 2004).

El MAC establecido para el cadmio en el agua potable es 0.005 mg / L (Comité Federal-Provincial-Territorial sobre el Agua Potable, 2008). También se limita a 1000 mg / kg en pinturas u otros recubrimientos utilizados en juguetes y otros productos para niños (Health Canada, 2009c). La USP ha determinado que un límite oral aceptable para los suplementos nutricionales es de 0.09 xg / kg bw / día a 3 ppm (Health Canada, 2009a).

Otro asunto a estudiar es la falta de información en las aguas embotelladas de uso general acerca de su composición química, y especialmente acerca de la presencia de metales pesados.

 

PLOMO

 

El plomo, como otros metales, se produce naturalmente en la corteza terrestre (Health Canada, 2009b). Si bien un poco puede ingresar al medio ambiente a partir de procesos naturales (por ejemplo, erosión), las actividades industriales humanas, como las fundiciones de metales o las refinerías, son responsables de la mayor parte de su presencia en el medio ambiente (Health Canada, 2010b). El plomo se ha usado y se sigue utilizando ampliamente, en particular en la fabricación de baterías de plomo-ácido (Environment Canada, 2010a), sin embargo, también se usa para fabricar pesas de plomo y pesas, plomo en láminas, soldaduras, algunos productos de bronce y bronce. tuberías, pinturas profesionales (que no sean pinturas para uso infantil), esmaltes cerámicos, tintes para pinturas y pigmentos, equipos médicos (por ejemplo, escudos de radiación), equipos científicos y equipos militares (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2007b).

La barra de labios puede contaminarse con plomo mediante el uso de materias primas contaminadas o mediante el uso de pigmentos que contienen plomo (Campaign for Safe Cosmetics, 2007). El nivel de plomo fue inferior a 20 ppm en todos los productos en un estudio sobre su presencia en 88 colores de sombra de ojos diferentes (Sainio et al., 2001), y también se encontró en el 61% de las 33 marcas de lápices labiales probados por el CSC (The Campaign for Safe Cosmetics, 2007), el 100 por ciento de los lápices labiales probados por la FDA de los EE. UU. (Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU., 2009) y el 81 por ciento de las muestras de lápiz labial probadas por Health Canada (Canwest News Service, 2008).

Si bien la exposición al plomo en Canadá ha disminuido desde la década de 1970, todos están expuestos a pequeñas cantidades a través del aire, suelo, polvo doméstico, alimentos, agua potable y diversos productos de consumo (Environment Canada, 2010a). Si se ingiere plomo, los adultos absorberán aproximadamente el 10 por ciento de la sangre, mientras que los niños absorberán entre el 40 y el 50 por ciento (Ziegler, Edwards, Jensen, Mahaffey & Fomon, 1978; Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2007b; Health Canada, 2009b) y del 30 al 50 por ciento del material particulado disponible que se inhala, los adultos absorberán el 80 por ciento (Health Canada, 2009b).

El contacto de la piel con el plomo ocurre todos los días, y el manejo rutinario de joyas baratas que contienen altos niveles puede transferir el plomo a la piel (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2007b). Se ha encontrado que parte del plomo se absorbe a través de la piel (Health Canada, 2009a) y se ha demostrado que el plomo absorbido por la dermis se distribuye por todo el cuerpo (Rastogi y Clausen, 1976; Lilley et al., 1998). La Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades (ASTDR) sugiere que no se puede absorber mucho a través de la piel (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2007b).

El uso de polvos oculares con plomo (por ejemplo, surma, kohl, alkol) se ha asociado con niveles elevados de plomo en sangre en niños y mujeres (Ali, Smales y Aslam, 1978; Healy, Harrison, Aslam, Davis, y Wilson, 1982; Espolvorear, 1995; Bruyneel, De Caluwe, des Grottes, & Collart, 2002; Al-Ashbanab, Aslama, & Shahb, 2004), pero esto es más probable a través del frotamiento de los ojos y luego lamer los dedos o a través del conducto lagrimal (Sprinkle, 1995). Se ha reconocido la intoxicación cosmética con plomo (Sprinkle, 1995).

En el cuerpo, el plomo se acumulará en los tejidos, especialmente en los huesos, pero también en el hígado, los riñones, el páncreas y los pulmones (Health Canada, 2010b).

Las mujeres embarazadas y los niños pequeños son particularmente vulnerables porque el plomo puede atravesar la placenta con facilidad y entrar en el cerebro fetal (Campaign for Safe Cosmetics, 2007). El plomo también puede transferirse a los bebés a través de la lactancia materna (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2007b) y el plomo almacenado en el hueso sirve como fuente de exposición al plomo fetal (Rothenberg et al., 2000).

Después de la exposición inmediata, los humanos pueden deshacerse del 50 por ciento del plomo en un plazo de dos a seis semanas (Health Canada, 1992), pero se necesitan de 25 a 30 años para deshacerse del 50 por ciento del plomo que se ha acumulado en el cuerpo a través del tiempo (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2007b; Health Canada, 2007).

No se conoce un nivel seguro de plomo en la sangre (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, 2010), y hasta los niveles más bajos han demostrado afectar al feto y al sistema nervioso central en los niños (Sprinkle, 1995).

Las pequeñas cantidades se consideran peligrosas para la salud humana (Environment Canada, 2010a). Los bebés, niños pequeños, niños, fetos y mujeres embarazadas son más susceptibles a sus efectos crónicos de baja dosis (Health Canada, 2009a; Health Canada, 2010b). La exposición crónica de bajo nivel puede afectar los riñones, el sistema cardiovascular, la sangre, el sistema inmunológico y, especialmente, los sistemas nerviosos central y periférico (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2007b).

Los déficits de CI se han asociado con niveles altos de plomo en sangre (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2007b), incluidos los de niveles bajos (Sprinkle, 1995).

El plomo embrutece incluso a niveles bajos.

La exposición al plomo también se ha relacionado con abortos espontáneos, cambios hormonales, reducción de la fertilidad en hombres y mujeres, irregularidades menstruales, retrasos en el inicio de la pubertad en las niñas (Campaign for Safe Cosmetics, 2007), pérdida de memoria, cambios de humor, nervios, trastornos de las articulaciones y músculos, Problemas cardiovasculares, esqueléticos, renales y renales (Environmental Working Group, 2010a).

El plomo y los compuestos inorgánicos de plomo se han clasificado como posiblemente y probablemente carcinogénicos para los seres humanos, respectivamente (Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, 2010). También fue una de las primeras sustancias consideradas “tóxicas” en Canadá (Environment Canada, 2010a). Las exposiciones agudas de alto nivel pueden causar vómitos, diarrea, convulsiones, coma y muerte (Health Canada, 2007).

En Canadá, el plomo se restringe en la gasolina y se controla desde el lanzamiento de fundiciones de plomo secundarias y fábricas de acero (Health Canada, 2010b). También está restringido en recubrimientos de superficie (por ejemplo, pinturas), incluidos los usados ​​en juguetes (a 600 mg / kg de plomo total), joyería para niños (a no más de 600 mg / kg de plomo total y 90 mg / kg de plomo migrable), calderas y cerámica vidriada y cristalería (Health Canada, 2010c).

El 29 de noviembre de 2010, el Ministro de Salud anunció que las nuevas regulaciones y enmiendas restringirán aún más la cantidad de plomo en una variedad de productos de consumo (Health Canada, 2010d). Según los informes, se limitará a 90 mg / kg de plomo total en juguetes para niños menores de tres años y en productos que podrían entrar en contacto con la boca de los usuarios, con la excepción de alimentos y utensilios de alimentos (Health Canada, 2010c; Schmidt, 2010). Como se considera una sustancia “tóxica” en Canadá, los juguetes, equipos y otros productos para niños también están sujetos a una prohibición general (Health Canada, 2010c).

El MAC para agua potable canadiense es de 0.010 mg / L (10 / xg / L) (Health Canada, 2010b).

 

NÍQUEL

 

El níquel se produce naturalmente y puede ser un elemento esencial en los seres humanos (Environment Canada y Health Canada, 1994b). Se usa en todo, desde monedas de metal y joyas hasta intercambiadores de calor, baterías y colorantes cerámicos, además de muchas otras aplicaciones (Environment Canada y Health Canada, 1994b). Como era de esperar, debido a su abundancia, todos están expuestos a pequeñas cantidades, principalmente a través de los alimentos, aunque también a través del aire, el agua potable, la tierra, el polvo del hogar y el contacto de la piel con productos que lo contienen, incluidos los cosméticos (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2005; Salud Canadá, 2010b).

Las exposiciones fetales también pueden ocurrir y también pueden transmitirse a bebés alimentados con leche materna (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2005).

Los altos niveles de exposición pueden provocar efectos en la salud según la ruta y el tipo de níquel expuesto (Health Canada, 2010b). Si bien ciertos tipos de níquel (níquel “oxídico”, “sulfídico” y “soluble”) se consideraron “tóxicos” debido a la preocupación por la salud debido a la carcinogenicidad y, en algunos casos, al efecto sobre el medio ambiente en Canadá, el níquel metálico no se consideró una preocupación para la salud humana (Environment Canada & Health Canada, 1994b) (Environment Canada & Health Canada, 1994b). Sin embargo, el níquel metálico y las aleaciones se han clasificado como posiblemente cancerígenos para los seres humanos (Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, 2010). Además, la alergia al níquel es común y puede causar dermatitis de contacto severa (Health Canada, 2010b), siendo una de las causas más comunes de este tipo (Sainio et al., 2001).

Hace diez años, se informó sobre el primer caso de sensibilización al níquel causado por la sombra de ojos y se informó que incluso 1 ppm podría desencadenar una alergia preexistente (Sainio et al., 2001).

 

BERILIO

 

El berilio se produce naturalmente como un componente esencial de unos 40 minerales (Christie y Brathwaite, 1999), con la minería comercial de bertrandita y berilo. (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2002).

Se usa para hacer aleaciones (mezclas de metales) que se usan posteriormente en electrónica, ciertos materiales de construcción, automóviles, equipos deportivos (por ejemplo, palos de golf) y cerámicas especializadas (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2002). Las personas están expuestas a través de alimentos, aire y agua, pero la exposición directa a través de productos de consumo generalmente es poco probable (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2002).

El berilio es más dañino cuando se inhala, ya que se absorbe poco a través de la ingestión y no tiende a ingresar al cuerpo a través de la piel a menos que se raspe o corte la piel (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2002). Cuando se respira, puede causar daño pulmonar después de una exposición aguda y prolongada que resulta en la enfermedad aguda de berilio y la enfermedad crónica de berilio (CDB), respectivamente. IARC también lo ha clasificado como carcinógeno para los humanos (Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, 2010). Cuando se aplica en la piel rota, puede causar úlceras o erupciones (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 2002).

 

TALIO

 

El talio existe naturalmente en la corteza terrestre en cantidades mínimas (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 1992). Sin embargo, aunque es raro, su presencia es generalizada y los humanos están expuestos principalmente a través de los alimentos, pero también del aire, el agua y la piel (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 1992). Está ganando importancia en los campos de la tecnología, y actualmente se utiliza principalmente en la fabricación de productos electrónicos (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 1992). Sin embargo, también se puede usar para hacer anteojos especiales, ciertos procedimientos médicos, fuegos artificiales, tintes y pigmentos (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 1992).

Si bien hay pocos datos sobre los efectos de la exposición a largo plazo a pequeñas cantidades, algunos datos de la industria minera sugieren que la exposición crónica ha provocado dolores de cabeza, anorexia, dolor en los brazos, muslos y abdomen (Peter y Viraraghavan, 2005).

La inhalación aguda de grandes cantidades puede provocar efectos neurológicos, como entumecimiento de los dedos de las manos y los pies, y se ha demostrado que la distrofia y la ingestión de uñas causan vómitos, diarrea y pérdida temporal del cabello (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 1992). La intoxicación por talio también puede ocurrir a través de la piel (Peter y Viraraghavan, 2005).

Una dosis tan baja como 1 gramo puede ser fatal (Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, 1992).

 

APENDICE B. METODOLOGÍA DE INVESTIGACIÓN

 

Se identificó a seis mujeres de todo Canadá y pidió a cada una de ellas que identificara cinco productos de maquillaje facial que usen regularmente y compartan el nombre de los productos, el color indicado, el lugar de fabricación, el tamaño y la frecuencia de uso. También se identificaron cinco productos que estaban interesadas en haber probado. Después de esto, el maquillaje facial identificado, o su equivalente más cercano si un producto identificado ya no estaba disponible, se compró nuevo en varios lugares o individuos en Toronto, Ontario, en el verano de 2010. Estos lugares incluyen Shoppers Drug mart, Sephora, MAC, The Bay, PharmaPlus y The Body Shop.

Luego, el maquillaje facial comprado se etiquetó con un número de identificación, y los productos que contenían varias partes (por ejemplo, una sombra de ojos con tres colores diferentes e independientes) recibieron identificadores secundarios como a), b), c), etc. Cada producto (o la parte múltiple donde fue el caso) se probó para un total de 8 metales pesados ​​diferentes. Así, mientras que se compraron 35 productos de maquillaje facial, se probaron un total de 49 artículos.

Finalmente, se solicitó a SGS Canada Inc., un laboratorio acreditado en Lakefield, Ontario, que realice el análisis de metales pesados. SGS Group es una compañía global que se estableció en Canadá en 1948 y actualmente cuenta con más de 20 ubicaciones en todo el país. Las pruebas de productos de consumo se realizan de acuerdo con los estándares ANSI, canadienses (CGSB) y CSA (SGS Canada Inc. 2010).

 

METODOLOGIA PARA EL ANALISIS DE LABORATORIO.

 

Las muestras se prensaron previamente en un horno de mufla a 550 ° C para eliminar los materiales orgánicos.

Se tomó una muestra secundaria de una parte del residuo y se digirió en un sistema de microondas a alta presión utilizando ácido fluorhídrico (HF), ácido nítrico (HNO3) y ácido clorhídrico (HCl). Las muestras digeridas con ácido se llevaron luego a un volumen final de 50 ml con agua desionizada y se analizaron mediante ICP-OES e ICP-MS para metales. Todos los resultados se calcularon nuevamente y se informaron según lo recibido en fxg / g.

 

METODOLOGIA PARA EL ANALISIS DE DATOS

 

Los datos sin procesar se recibieron de SGS Canada Inc. y se analizaron posteriormente. Los valores finales para los 49 elementos analizados en este informe se obtuvieron al hacer que todos los valores sin procesar inferiores al límite de detección fueran iguales a 0. Luego de esto, los valores en blanco del laboratorio se restaron de todos los valores. Cualquier valor menor que 0 se hizo igual a 0 para calcular el promedio, etc.

 

APÉNDICE C – PORCENTAJE DE PRODUCTOS QUE CONTENGAN METALES PESADOS DE PRUEBA

 

METAL PESADO MÁXIMO (H-g / g) MEDIA (Hg / g) % DE ARTÍCULOS
Arsénico 70 1.8 20%
Cadmio 3 0.3 51%
Plomo 110 4.6 96%
Mercurio 0 0 0%
Níquel 230 25.1 100%
Berilio 8.0 0.8 90%
Talio 2.2 0.2 61%
Selenio 40 1.48 14%

 

 

REFERENCIAS

Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades. (1992). Perfil toxicológico del talio. Consultado el 3 de noviembre de 2010, de http://www.atsdr.cdc.gov/ToxProfiles/TP.asp?id=309&tid=49
Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades. (2002). Perfil toxicológico del berilio. Consultado el 3 de noviembre de 2010, de http://www.atsdr.cdc.gov/ToxProfiles/TP.asp?id=185&tid=33
Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades. (2005). Perfil toxicológico del níquel. Consultado el 1 de noviembre de 2010, de http://www.atsdr.cdc.gov/toxprofiles/tp.asp?id=245&tid=44
Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades. (2007a). Perfil toxicológico del arsénico. Consultado el 5 de noviembre de 2010, de http://www.atsdr.cdc.gov/toxprofiles/tp.asp?id=22&tid=3
Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades. (2007b). Perfil toxicológico para el plomo. Consultado el 5 de noviembre de 2010, de http://www.atsdr.cdc.gov/toxprofiles/tp.asp?id=96&tid=22
Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades. (2008). Perfil toxicológico del cadmio. Consultado el 5 de noviembre de 2010, de http://www.atsdr.cdc.gov/toxprofiles/tp.asp?id=48&tid=15
Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades. (2010). Perfil toxicológico del selenio. Consultado el 3 de noviembre de 2010, de http://www.atsdr.cdc.gov/ToxProfiles/TP.asp?id=153&tid=28
Al-Ashbanab, R. M., Aslama, M., y Shahb, A. H. (2004). Kohl (surma): un estudio cosmético ocular tradicional tóxico en Arabia Saudita. Salud Pública, 778 (4), 292-298.
Ali, A. R., Smales, O. R., y Aslam, M. (1978). Surma y envenenamiento por plomo. British Medical Journal, 2 (6142), 915-916.
Amzal, B., Julin, B., Vahter, M., Wolk, A., Johanson, G., y Akesson, A. (2009). Modelado toxicocinético poblacional de cadmio para la evaluación de riesgos para la salud. Perspectivas de salud ambiental, 117 (8), 1293-1301.
Ayenimo, J. G., Yusuf, A. M., y Adekunle, A. S. (2010). Exposición a metales pesados ​​de productos de cuidado personal. Boletín de Contaminación Ambiental y Toxicología, 84 (1), 8-14.
Bellinger, D. C. (2008). Muy baja exposición al plomo y desarrollo neurológico infantil. Opinión actual en pediatría, 20 (2), 172-177.
Bruyneel, M., De Caluwe, J. P., des Grottes, J. M., y Collart, F. (2002). Uso de kohl y grave intoxicación por plomo en Bruselas. Revue medicale de Bruxelles, 23 (6), 519-522.
Campaña por la cosmética segura. (2007). Un beso venenoso: el problema del plomo en el lápiz labial.
Campaña por la cosmética segura. (2009). No más bañeras tóxicas: cómo eliminar los contaminantes de los productos de baño y cuidado personal de los niños.Consultado el 11 de noviembre de 2010, de http://www.safecosmetics.org/article.php?id=414
Servicio de Noticias Canwest. (2008). Los tories no listarán barras de labios con plomo. Canada.com. Obtenido de http://www.canada.com/topics/news/national/story. html? id = 4b8f58b0-c225-4925- 8e6e-3b41a3687626
Centros de Control y Prevención de Enfermedades. (2009). Plomo: Consejos de prevención. Consultado el 5 de noviembre de 2010, de http://www.cdc.gov/nceh/lead/tips.htm
Centros de Control y Prevención de Enfermedades. (2010). Informe nacional sobre la exposición humana a sustancias químicas ambientales: Hoja de datos (plomo). Consultado el 3 de noviembre de 2010, de http://www.cdc.gov/exposurereport/Lead_FactSheet.html
Christie, T., y Brathwaite, B. (1999). Mineral Commodity Report 19 – Berilio, galio, litio, magnesio, uranio y circonio.
Consultado el 3 de noviembre de 2010, de http://www.crownminerals.govt.nz/cms/pdflibrary/minerals/minerals- overview- pdfs-1 / report19_beryllium.pdf
Departamento de Justicia. Regulaciones que respetan los cosméticos (C.R.C., c. 869) (2007). Consultado el 8 de noviembre de 2010, de http://laws-lois.justice.gc.ca/eng/regulations/C.R.C.,_c._869/index.html
Departamento de Justicia. Ley de alimentos y drogas. (R.S.C., 1985, c. F-27) (2008).
Consultado el 24 de febrero de 2011, de http://laws-lois.justice.gc.ca/eng/acts/F%2D27/
Elinder, C.-G. (1985). Valores normales para el cadmio en tejidos humanos, sangre y orina en diferentes países. En L. Friberg, C.-G. Elinder, T. Kjellstrom & G. F. Nordberg (Eds.), Cadmio y salud: una evaluación toxicológica y epidemiológica (Vol. 1, pp. 81-102). Boca Raton: Prensa CRC.
Ambiente Canadá. (2010a). Consultado el 8 de noviembre de 2010, de http://www.ec.gc.ca/toxiques-toxics/Default.asp?lang=En&n= 98E80CC6-1 & xml = D048E4B9-B103-4652-8DCF-AC148D29FB7D
Ambiente Canadá. (2010b). Lista de sustancias tóxicas.Consultado el 29 de octubre de 2010, de http://www.ec.gc.ca/lcpe-cepa/default.asp?lang=En&n=0DA2924D-1&wsdoc= 4ABEFFC8-5BEC-B57A-F4BF-11069545E434
Ambiente Canadá y Salud Canadá. (1993). Informe de evaluación de la lista de sustancias prioritarias: arsénico y sus compuestos. Consultado el 5 de noviembre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/ewh-semt/pubs/contaminants/psl1-lsp1/arsenicJcomp/index- eng.php
Ambiente Canadá y Salud Canadá. (1994a). Informe de evaluación de la lista de sustancias prioritarias: cadmio y sus compuestos. Consultado el 5 de noviembre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/ewh-semt/pubs/contaminants/psl1-lsp1/cadmiumJcomp/ index-eng.php
Ambiente Canadá y Salud Canadá. (1994b). Informe de evaluación de la lista de sustancias prioritarias: níquel y sus compuestos. Consultado el 5 de noviembre de 2010 en http://www.hc-sc.gc.ca/ewh-semt / pubs / contaminants / psl1-lsp1 / compound_nickel_ composes / index-eng.php
Nación tóxica: un informe sobre la contaminación en los canadienses. Toronto
Grupo de Trabajo Ambiental. (2004). Las exposiciones suman – Resultados de la encuesta. Consultado el 28 de octubre de 2010, de http://www.cosmeticsdatabase.com/research/exposures.php
Grupo de Trabajo Ambiental. (2006). Impurezas de preocupación en productos de cuidado personal. Consultado el 30 de octubre de 2010, de http://www.ewg.org/skindeep/2007/02/04/impurities-of-concern-in-personal- care-products
Grupo de Trabajo Ambiental. (2010a). Compuestos de plomo. Consultado el 5 de noviembre de 2010, de http://www.ewg.org/chemindex/term/455
Grupo de Trabajo Ambiental. (2010b). Mercurio. Consultado el 28 de octubre de 2010, de http://www.cosmeticsdatabase.com/ingredient/703866/MERCURY/
Comisión Europea. Directiva 76/768 / CEE del Consejo sobre la aproximación de las leyes de los Estados miembros sobre productos cosméticos (1976).Consultado el 31 de enero de 2011, de http://ec.europa.eu/consumers/sectors/cosmetics/documents/directive/index_en.htm
Comisión Europea. (2009). Cosing: Inventario de ingredientes cosméticos de la Comisión Europea. Consultado el 3 de noviembre de 2010, de http://ec.europa.eu/consumers/cosmetics/cosing/
Comisión Europea Centro de Investigación Conjunto Instituto de Salud y Protección del Consumidor. Seguridad cosmética. Consultado el 6 de febrero de 2011, de http://ihcp.jrc.ec.europa.eu/ourjactivities/cons-prod-nutrition/cosmetics_safety
Comité Federal-Provincial-Territorial de Agua Potable. (2008). Pautas para la tabla resumen de la calidad del agua potable canadiense. Obtenido de http://www.hc-sc.gc.ca/ewh-semt/altjformats/hecs-sesc/pdf/pubs/water-eau/Sumjguide-reSjrecom/ summary-sommaire-eng.pdf.
Gibb, H., y Chen, C. (1989). ¿El arsénico inhalado es carcinogénico para otros sitios además del pulmón? En U. Mohr, D.V. Bates, D.L. Dungworth, P.N. Lee, R.O. McClellan y F. J. C. Roe (Eds.), Evaluación de los peligros de inhalación: integración y extrapolación utilizando datos diversos. Berlín: Springer-Verlag.
Gondal, M. A., Seddigi, Z. S., Nasr, M. M., y Gondal, B. (2009). Detección espectroscópica de contaminantes peligrosos para la salud en la barra de labios mediante espectroscopia de ruptura inducida por láser. Diario de materiales peligrosos, 175 (1-3), 726-732.
Salud Canadá. (1992). Plomo. Consultado el 5 de noviembre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/ewh-semt/alt_formats/hecs-sesc/pdf/pubs/water- eau / lead / lead-plomb-eng.pdf
Salud Canadá. (2006). Es tu salud: arsénico en el agua potable. Obtenido de http://www.hc-sc.gc.ca/hl-vs/alt_formats/pacrb-dgapcr/pdf/iyh-vsv/environ/arsenic-eng.pdf.
Salud Canadá. (2007). El plomo y la salud. Consultado el 6 de noviembre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/ewh-semt/pubs/contaminants/lead-plomb-eng.php
Salud Canadá. (2009a). Proyecto de Orientación sobre Impurezas de Metales Pesados ​​en Cosmética. Consultado el 5 de noviembre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/cps-spc/legislation/consultation/_cosmet/metal-metaux- consult-eng.php
Salud Canadá. (2009b). Paquete de información sobre el plomo: algunas preguntas frecuentes sobre el plomo y la salud humana. Consultado el 10 de noviembre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/ewh-semt/contaminants/lead-plomb/asked_questions- questions_posees-eng.php
Salud Canadá. (2009c). Aviso sobre los requisitos legales de seguridad de Canadá relacionados con el contenido de metales pesados ​​en materiales de revestimiento de superficie aplicados a juguetes infantiles. Consultado en noviembre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/cps-spc/advisories-avis/info-ind/heavy_met-lourds-eng.php
Salud Canadá. (2010a). Lista Caliente de Ingredientes Cosméticos – Junio ​​2010. Consultado el 28 de octubre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/cps-spc/alt_formats/hecs-sesc/pdf/person/cosmet/ info-ind-prof / _hot-list-criticique / hotlist -liste_2010-eng.pdf
Salud Canadá. (2010b). Informe sobre el biomonitoreo humano de sustancias químicas ambientales en Canadá: resultados del ciclo 1 de la encuesta de medidas de salud de Canadá (2007-2009). Ottawa.
Salud Canadá. (2010c). Resumen de la estrategia de reducción de riesgo de plomo para productos de consumo.Consultado el 5 de noviembre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/cps-spc/legislation/consultation/summary-eng.php
Salud Canadá. (2010d). El gobierno de Harper toma medidas para proteger a los niños de la exposición al plomo. Consultado el 30 de noviembre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/ahc-asc/media/nr-cp/_2010/2010_203-eng.php
Healy, M. A., Harrison, P. G., Aslam, M., Davis, S. S., y Wilson, C. G. (1982). Sulfuro de plomo y preparación tradicional: Rutas para la ingestión y solubilidad y reacciones en el fluido gástrico. Revista de Farmacia Clínica y Terapéutica, 7 (7), 169-173.
Henson, M. C., y Chedrese, P. J. (2004). Interrupción endocrina por cadmio, un tóxico ambiental común con efectos paradójicos en la reproducción. Biología y medicina experimental, 226 (5), 383-392.
Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer. (2010). Agentes clasificados por las Monografías IARC, Volúmenes 1-100. Consultado el 3 de noviembre de 2010, de http://monographs.iarc.fr/ENG/Classification/index.php
Kezic, S., y Nielsen, J. B. (2009). Absorción de productos químicos a través de la piel comprometida. Archivos internacionales de salud ocupacional y ambiental, 82 (6), 677-688.
Lauwerys, R. R., Bernard, A. M. Nación tóxica: un informe sobre la contaminación en los canadienses. Toronto
Grupo de Trabajo Ambiental. (2004). Las exposiciones suman – Resultados de la encuesta. Consultado el 28 de octubre de 2010, de http://www.cosmeticsdatabase.com/research/exposures.php
Grupo de Trabajo Ambiental. (2006). Impurezas de preocupación en productos de cuidado personal. Consultado el 30 de octubre de 2010, de http://www.ewg.org/skindeep/2007/02/04/impurities-of-concern-in-personal- care-products
Grupo de Trabajo Ambiental. (2010a). Compuestos de plomo. Consultado el 5 de noviembre de 2010, de http://www.ewg.org/chemindex/term/455
Grupo de Trabajo Ambiental. (2010b). Mercurio. Consultado el 28 de octubre de 2010, de http://www.cosmeticsdatabase.com/ingredient/703866/MERCURY/
Comisión Europea. Directiva 76/768 / CEE del Consejo sobre la aproximación de las leyes de los Estados miembros sobre productos cosméticos (1976). Consultado el 31 de enero de 2011, de http://ec.europa.eu/consumers/sectors/cosmetics/documents/directive/index_en.htm
Comisión Europea. (2009). Cosing: Inventario de ingredientes cosméticos de la Comisión Europea. Consultado el 3 de noviembre de 2010, de http://ec.europa.eu/consumers/cosmetics/cosing/
Comisión Europea Centro de Investigación Conjunto Instituto de Salud y Protección del Consumidor. Seguridad cosmética.Consultado el 6 de febrero de 2011, de http://ihcp.jrc.ec.europa.eu/ourjactivities/cons-prod-nutrition/cosmetics_safety
Comité Federal-Provincial-Territorial de Agua Potable. (2008). Pautas para la tabla resumen de la calidad del agua potable canadiense. Obtenido de http://www.hc-sc.gc.ca/ewh-semt/altjformats/hecs-sesc/pdf/pubs/water-eau/Sumjguide-reSjrecom/ summary-sommaire-eng.pdf.
Gibb, H., y Chen, C. (1989). ¿El arsénico inhalado es carcinogénico para otros sitios además del pulmón? En U. Mohr, D.V. Bates, D.L. Dungworth, P.N. Lee, R.O. McClellan y F. J. C. Roe (Eds.), Evaluación de las peligrosas de inhalación: integración y extrapolación de datos diversos. Berlín: Springer-Verlag.
Gondal, M. A., Seddigi, Z. S., Nasr, M. M., y Gondal, B. (2009). Detección espectroscópica de contaminantes peligrosos para la salud en la barra de labios mediante espectroscopia de ruptura inducida por láser. Diario de materiales peligrosos, 175 (1-3), 726-732.
Salud Canadá. (1992). Dirigir.Consultado el 5 de noviembre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/ewh-semt/alt_formats/hecs-sesc/pdf/pubs/water- eau / lead / lead-plomb-eng.pdf
Salud Canadá. (2006). Es tu salud: arsénico en el agua potable.Obtenido de http://www.hc-sc.gc.ca/hl-vs/alt_formats/pacrb-dgapcr/pdf/iyh-vsv/environ/arsenic-eng.pdf.
Salud Canadá. (2007). El plomo y la salud. Consultado el 6 de noviembre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/ewh-semt/pubs/contaminants/lead-plomb-eng.php
Salud Canadá. (2009a). Proyecto de Orientación sobre Impurezas de Metales Pesados ​​en Cosmética. Consultado el 5 de noviembre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/cps-spc/legislation/consultation/_cosmet/metal-metaux- consult-eng.php
Salud Canadá. (2009b). Paquete de información sobre el plomo: algunas preguntas frecuentes sobre el plomo y la salud humana. Consultado el 10 de noviembre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/ewh-semt/contaminants/lead-plomb/asked_questions- questions_posees-eng.php
Salud Canadá. (2009c). Aviso sobre los requisitos legales de seguridad de Canadá relacionados con el contenido de metales pesados ​​en materiales de revestimiento de superficie aplicados a juguetes infantiles.Consultado en noviembre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/cps-spc/advisories-avis/info-ind/heavy_met-lourds-eng.php
Salud Canadá. (2010a). Lista Caliente de Ingredientes Cosméticos – Junio ​​2010. Consultado el 28 de octubre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/cps-spc/alt_formats/hecs-sesc/pdf/person/cosmet/ info-ind-prof / _hot-list-criticique / hotlist -liste_2010-eng.pdf
Salud Canadá. (2010b). Informe sobre el biomonitoreo humano de sustancias químicas ambientales en Canadá: resultados del ciclo 1 de la encuesta de medidas de salud de Canadá (2007-2009). Ottawa.
Salud Canadá. (2010c). Resumen de la estrategia de reducción de riesgo de plomo para productos de consumo. Consultado el 5 de noviembre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/cps-spc/legislation/consultation/summary-eng.php
Salud Canadá. (2010d). El gobierno de Harper toma medidas para proteger a los niños de la exposición al plomo. Consultado el 30 de noviembre de 2010, de http://www.hc-sc.gc.ca/ahc-asc/media/nr-cp/_2010/2010_203-eng.php
Healy, M. A., Harrison, P. G., Aslam, M., Davis, S. S., y Wilson, C. G. (1982). Sulfuro de plomo y preparación tradicional: Rutas para la ingestión y solubilidad y reacciones en el fluido gástrico. Revista de Farmacia Clínica y Terapéutica, 7 (7), 169-173.
Henson, M. C., y Chedrese, P. J. (2004). Interrupción endocrina por cadmio, un tóxico ambiental común con efectos paradójicos en la reproducción. Biología y medicina experimental, 226 (5), 383-392.
Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer. (2010). Agentes clasificados por las Monografías IARC, Volúmenes 1-100. Consultado el 3 de noviembre de 2010, de http://monographs.iarc.fr/ENG/Classification/index.php
Kezic, S., y Nielsen, J. B. (2009). Absorción de productos químicos a través de la piel comprometida. Archivos internacionales de salud ocupacional y ambiental, 82 (6), 677-688.
Lauwerys, R. R., Bernard, A. M., Roels, H. A., y Buchet, J. P. (1994). Cadmio: marcadores de exposición como predictores de efectos nefrotóxicos. Clinical Chemistry, 40 (7 Parte 2), 1391-1394.
Lilley, S. G., Florence, T. M., y Stauber, J. L. (1998). El uso del sudor para controlar la absorción de plomo a través de la piel.
La ciencia del medio ambiente total, 76 (2-3), 267-278.
Matyska, M. T., Pesek, J. J., y Yang, L. (2000). Método de cribado para determinar la presencia de N-nitrosodietanolamina en cosméticos mediante electrocromatografía capilar de tubo abierto. Diario de cromatografía A, 887 (1-2), 497-503.
Peter, A. L., y Viraraghavan, T. (2005). Talio: una revisión de la salud pública y las preocupaciones ambientales. Environment International 31 (4), 493-501.
Rasmussen, P. E., Subramanian, K. S., y Jessiman, B. J. (2001). Un perfil de elementos múltiples de polvo doméstico en relación con el polvo y los suelos exteriores en la ciudad de Ottawa, Canadá. La ciencia del medio ambiente total, 267 (1-3), 125-140.
Rastogi, S. C., y Clausen, J. (1976). Absorción de plomo a través de la piel. Toxicología, 6 (3), 371-376.
Rothenberg, S. J., Khan, F., Manalo, M., Jiang, J., Cuellar, R., Reyes, S., y otros. (2000). Contribución del plomo de hueso materno al plomo de sangre durante y después del embarazo. Investigación Ambiental, 82 (1), 81-90.
Sainio, E.-L., Jolanki, R., Hakala, E., y Kanerva, L. (2001). Metales y arsénico en sombras de ojos. Dermatitis de contacto, 42 (1), 5-10.
Sarantis, H., Naidenko, O. V., Gray, S., Houlihan, J., y Malkan, S. (2010). No es tan sexy: los riesgos para la salud de sustancias químicas secretas en la fragancia. San Francisco.
Schmidt, S. (2009). Productos de cuidado personal inexactos con etiquetas. Obtenido de http://www.canada.com/health/Personal+care+products+inaccurate+with+labels/1231777/story.html
Schmidt, S. (2010). Health Canada prohíbe el plomo de los juguetes, pinturas y revestimientos para niños. The Vancouver Sun Obtenido el 30 de noviembre de 2010, de http://www.vancouversun.com/health/Health+Canada+bans+lead+ de + children + toys + paints + coatings / 3898825 / story.html
Schneider, G., y Krivna, V. (1993). Análisis de elementos múltiples de tabaco y condensado de humo mediante análisis de activación neutrónica instrumental y espectrometría de absorción atómica. Revista Internacional de Química Analítica Ambiental, 53 (2), 87-100.
Espolvorear, R. V. (1995). Cosmética ocular con plomo: causa cultural de niveles elevados de plomo en los niños. Diario de medicina familiar, 40 (4), 358-362.
Campaña por la Cosmética Segura. (2007). Plomo en lápiz labial. Consultado el 28 de octubre de 2010, de http://www.safecosmetics.org/article.php?id=223
Congreso de Estados Unidos. H.R. 5786 [111th]: Safe Cosmetics Act of 2010 (2010). Consultado el 24 de febrero de 2011, de http://www.govtrack.us/congress/billtext.xpd?bill=h111-5786
Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos. (2009). Lápiz labial y plomo: preguntas y respuestas Consultado el 28 de octubre de 2010, de http://www.fda.gov/Cosmetics/ProductandIngredientSafety/ProductInformation/ ucm137224.htm
Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos. (2010). Cooperación Internacional sobre Regulación Cosmética (ICCR), Resultado de la reunión celebrada del 13 al 15 de julio de 2010. Consultado el 24 de febrero de 2011 en http://www.fda.gov/Cosmetics/InternationalActivities/ ConferencesMeetings Workshops / InternationalCooperationonCosmeticsRegulationsICCR / ucm220063.htm
Organización Mundial de la Salud (OMS). (2006). Capítulo 12: Hojas de datos químicos. En Pautas para la calidad del agua potable, tercera edición, que incorpora la primera y segunda adenda, pp.301-416. Consultado el 7 de marzo de 2011, de http://www.who.int/entity/water_sanitation_health/dwq/GDW12rev1and2.pdf
Ziegler, E. E., Edwards, B. B., Jensen, R. L., Mahaffey, K. R., y Fomon, S. J. (1978). Absorción y retención de plomo en bebés. Investigación pediátrica, 12 (1), 29-34.

 

 

 

CONCLUSIONES

 

Las personas deberían tienen derecho a saber qué contienen sus productos y a tomar sus propias decisiones con respecto a la seguridad.

Se ha llegado a la conclusión de que se necesitan regulaciones federales más estrictas para dar a los consumidores una mayor tranquilidad con respecto a sus cosméticos.

Estas mejoras deben incluir:

 

  • UNA GUIA PARA IMPUREZAS METALICAS PESADAS EN COSMETICOS.

Se debe tener en cuenta la exposición acumulativa y mejorar el borrador de directrices sobre impurezas en cosméticos para reflejar mejor lo que es técnicamente evitable, y luego adoptarlas oficialmente sin demora. Estas directrices se encuentran en fase de borrador desde marzo de 2009.

 

  • LA PROHIBICIÓN DE SUSTANCIAS PELIGROSAS Y DE RIESGO.

Actualmente, Canadá tiene una prohibición general de sustancias dañinas en los cosméticos y una lista cautelosa (“la Lista Caliente”) de sustancias que ha señalado como preocupantes. Europa, por otro lado, tiene 5 anexos a su Reglamento de cosméticos, clasificando miles de sustancias como permitidas para ciertos usos (por ejemplo, conservantes, filtración UV, agentes colorantes), restringidos o prohibidos en los cosméticos. Canadá debe seguir el ejemplo de Europa y ampliar la Lista Caliente para incluir una prohibición de todas las sustancias prohibidas en la Unión Europea y las sustancias que se sabe o se sospecha que son carcinógenas, mutagénicas, tóxicas reproductivas, tóxicas para el desarrollo, neurotóxicos y disruptores hormonales.

 

  • REVELACIÓN PÚBLICA COMPLETA Y PREVIA DE MATERIALES EN LOS PRODUCTOS.

En este momento, el gobierno ni siquiera tiene que saber qué hay en los cosméticos y productos de cuidado personal hasta después de que estén en los estantes de las tiendas. Incluso entonces, las compañías de cosméticos no están obligadas a informar sobre los tipos de “impurezas” encontradas en este estudio. Los fabricantes deben ser obligados a divulgar todas las sustancias, los ingredientes intencionales (incluidas las sustancias con fragancia) y los ingredientes no intencionales (incluidas las impurezas), en sus productos sin excepción, y esta información debe encontrarse en las etiquetas y estar disponible gratuitamente en línea antes de que los productos lleguen al mercado. La propuesta Ley de Cosméticos Seguros de EE. UU. De 2010 sugiere que todos los ingredientes, incluidos los que actualmente están protegidos por las leyes de secreto comercial (es decir, la fragancia), a menos que estén protegidos como secreto comercial por otras leyes, deberán etiquetarse en los cosméticos. Sin embargo, los contaminantes no deberán etiquetarse si están presentes en niveles por debajo de los límites de detección técnicamente factibles (Congreso de los EE. UU., 2010). Se recomienda que Canadá adopte un enfoque similar.

 

Por último, ¿Realmente merece perder la salud de cientos de formas e incluso la propia vida por destruirse la cara con productos químicos cuyo único atractivo es un envase colorido y de diseño, fabricados por desalmados que lo que buscan es tu dinero mientras te venden muerte a cambio de una promesa de belleza eterna?

Cuando te mires al espejo, lo que estarás viendo es el maquillaje de tu propio cadáver.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s