Theras (IX). Ascetismo Falso

En los primeros días la vida de un monje era libre pero insegura. Si él mendigaba, podría comer bien o no conseguir nada. Algunas personas respetaban a los monjes mientras que otras las despreciaban. En los buenos momentos, un monje podía arreglárselas mientras que en tiempos de problemas o de hambre, mantenerse vivo era una lucha.

Pero esos días se han ido. A los monjes de Theravadin se les otorga respeto, privilegio, deferencia y honor, probablemente inigualados por cualquier grupo de personas en la tierra, excepto por los pocos monarcas absolutos restantes. Y simplemente ser monje es suficiente para calificar para dicho tratamiento. ¡En Birmania se considera irrespetuoso incluso caminar sobre la sombra de un monje!
Tales nociones hacen que la austeridad o simplemente la simplicidad del estilo de vida sean prácticamente imposibles.

Los monjes de Theravadin realmente no han renunciado al mundo, han sido elevados a la posición más alta del mundo.

Lejos de vivir en la austeridad, la mayoría de los monjes viven vidas mimadas, seguras y muy cómodas, mientras hacen a lo sumo una débil pretensión de ascetismo. Esta ficción comienza incluso antes de que uno se convierta en monje. Ser ordenado en Theravada puede ser muy costoso.

En Thailandia, un abad solo puede ordenar monjes si el Departamento de Asuntos Religiosos lo ha autorizado por recomendación del Consejo Eclesiástico. Dichos abades pueden ganar tanto dinero con los “dones consuetudinarios” que reciben en las ceremonias de ordenación que comúnmente pagan grandes sobornos al Departamento o a los monjes en el Consejo por el derecho de ordenar a otros. En Sri Lanka en la década de 1990, la ceremonia de ordenación promedio costó el equivalente a cuatro meses de salario del trabajador de oficinas ordinario. En Birmania, se considera meritorio que los ricos paguen por la ordenación de un joven si sus padres no pueden pagar el gasto.

Es algo así como una paradoja que en Theravada renunciar al mundo puede costar tanto que los pobres no pueden permitirse hacerlo.

En Thailandia y Birmania, todos los jóvenes se convierten en monjes al menos una vez en la vida, con la plena intención de irse después de un tiempo. La actitud es; ‘Voy a renunciar al mundo por un tiempo. ¿Cuidarás de mi automóvil y vigilarás a mi novia mientras estoy fuera? ”
Este tipo de “renuncia reversible” es una burla a la idea general de la vida del monje.

En el momento del Buda, los ascetas desnudos solían animar a sus discípulos a someterse a ordenaciones temporales similares. Se quitarían la ropa, fingirían renunciar a todas sus posesiones, actuarían como un asceta y al día siguiente se vestirían nuevamente y reanudarían sus vidas normales. El Buda dijo que sus afirmaciones de haber “renunciado” no eran mejores que decir mentiras (A.1,205).

Una vez que alguien se convierte en monje, ya sea con intenciones genuinas o no, entra en un mundo de privilegio y abundancia. La única dificultad que tiene que soportar es lidiar con la frustración sexual y tratar de encontrar algo que hacer para evitar aburrirse.

En los mejores monasterios hay cosas que hacer, como barrer los jardines, practicar pindapata y aprender algunos suttas de memoria, pero este no es un horario complicado. En lugares como el norte y este de Sri Lanka y en el interior del país, hay monasterios relativamente pobres, pero incluso aquí los monjes viven siempre mejor que los laicos.

La mayoría de los monasterios están bien equipados, muchos, especialmente en Thailandia, solo pueden describirse como de lujo. En las zonas rurales es común que el monasterio local sea el único lugar en el pueblo con televisión, aire acondicionado o ventiladores, edificios de cemento, tejado de tejas, agua corriente, un automóvil y sirvientes. Y todo esto se adquiere sin hacer nada más laborioso que ponerse una túnica amarilla.

En una ocasión un amistoso monje thailandés tenía un pequeño anzuelo con un reloj muy caro colgando de él y que en la pared opuesta al otro lado de la cama había otro. Al preguntarle para qué lo había hecho, dijo que había colocado los dos relojes donde estaban para que cuando se despertara por la mañana, sin importar de qué lado estuviera durmiendo, pudiera ver cuál era el tiempo sin tener que darse la vuelta.

Nunca deja de sorprender la cantidad de cosas costosas que los monjes Theravada pueden acumular al tiempo, mientras mantienen que son simples ascetas que han renunciado al mundo.

A pesar de este estilo de vida completamente domesticado, el lenguaje del ascetismo se usa todo el tiempo. No importa cuán opulento sea un monasterio de Sri Lanka, siempre se lo conoce como ‘pansala’, una choza de hojas. Antes de que los monjes birmanos comiencen a comer esos verdaderos banquetes que consumen cada hora del almuerzo, cantan versos que se refieren a la comida como ‘pindapata’, comida de limosna adquirida por la mendicidad.

A pesar del hecho de que casi todos los monjes en Sri Lanka y Birmania son los dueños legales de sus templos y las extensas tierras que van con ellos, cada año al comienzo del retiro de las lluvias los laicos ‘invitan’ a los monjes a residir en el templo durante los próximos tres meses.

Ascetismo falso.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s