Los Muertos

Parece que son, pero están sin mente

Esparcidos por el mundo

Pies arrastrándose sin rumbo

Ojos que no ven, piel que no siente

Cerrados a la realidad,
tristes sombras de la ira
La decepción, la ansiedad
Nada les llena, a nada miran

Hambrientos de emociones
Cerrados a la virtud
Prófugos de la luz
Amarrados a mil tentaciones

Se afanan, se aferran, sostienen
Bloques podridos de conceptos
Que solo ellos comprenden
Son los tontos y peor aún, los necios

Yonquis en una vida prestada
Que se anuncia en negro y rojo
Del terror y del despojo
Donde lo que empieza no acaba

Muertos enterrando a muertos
Muertos pariendo muertos
Muertos
Familias, amigos, parientes muertos

No busquéis compasión
Ni la merecéis ni os la concedo
Cualquier emoción
Solo os sirve para destilar veneno

Cada vez que os veo
Cada vez que veo, os veo
Que nada se puede hacer
En el reino de Morfeo

Hace más de mil años, cuando el sakyano vivía
Había muertos, pero más humanos
Los amarrasteis al palo
Y ahora, por desgracia, sois mayoría

Seres infernales que solo reclamáis
Más dolor, más sufrimiento
Por dónde quiera que estáis
El hedor a azufre se va sintiendo

Os miráis al espejo y no veis
Os habláis y no os entendéis
Porque no veis
Ni tan siquiera lo sabéis

Ni agotando el mañana
Hambre eterna, hambre enferma
Que siempre mana y mana
Floreciendo el Samsara

Y vosotros que le habéis regalado el mundo
A los más hambrientos
Y no aprendes aún a tan alto precio
Que nada cubre lo infinitamente profundo

Es inútil tratar de reflexionéis
Porque ni queréis, ni sabéis, ni podéis
Que no sois humanos,
Solo muertos

 

 

 

 

Aṅguttara Nikāya
El libro de los tres
52. Dos brahmanes

 

Cuando la casa de uno está en llamas
el recipiente sacado
es el que te será útil,
no el que está quemado por dentro.

Entonces, dado que el mundo está en llamas
con la vejez y la muerte,
uno debe sacar dando:
lo que se da está bien eliminado.

Cuando uno sale de esta vida,
autocontrol sobre el cuerpo, el habla y la mente,
y las obras de mérito que uno hizo mientras estaba vivo,
conducir a la felicidad de uno.

 

 

Sutta Nipāta
Salla Sutta
3.8. Dado mortal

Aquí está la vida de los mortales,
miserable y breve,
su fin desconocido,
a dukkha unido.

No hay medios para que aquellos
que nacen nunca mueran.
Alcanzó la decadencia, luego la muerte:
la ley para todos los seres.

Al igual que con lo que está maduro
siempre hay miedo a caerse,
por lo que para los mortales nacidos
siempre hay miedo a la muerte.

Así como las vasijas
de arcilla hechas de arcilla terminan
por romperse, así la
muerte es el final de la vida.

Los jóvenes, aquellos grandes en edad,
los tontos, así como los sabios,
todos van bajo el dominio
de la muerte, porque la muerte es su objetivo.

Aquellos vencidos por la muerte,
a otro mundo atado: el
padre no puede proteger a su hijo,
ni parientes a su familia.

Mientras los parientes están mirando,
lloran y se lamentan;
Ver a los mortales uno por uno,
guiados como un buey al matadero.

Como el mundo está afligido
por la muerte y la decadencia,
los sabios no se afligen,
conociendo bien la naturaleza del mundo.

Su camino no se sabe
por lo que vienen, van,
ni terminan de ver,
inútil su lamento.

Mientras se lamentan,
El daño confuso en sí mismos;
Si se pudiera encontrar algún beneficio,
¿no lo haría el sabio?

No por llanto y lamento, se
puede alcanzar la paz mental.
Simplemente crea más sufrimiento
y angustia al cuerpo.

Te vuelves delgado y descolorido,
dañándote a ti mismo;
Y los difuntos no están protegidos por esto, ¡la
lamentación no tiene sentido!

Cuando el dolor no se abandona,
una persona cae en un sufrimiento aún mayor;
Llorando a los muertos,
Ellos son dominados por el dolor.

Mira lo que les
pasa a los demás, las personas que pasan según sus obras;
Las criaturas tiemblan,
mientras caen bajo el dominio de la Muerte.

Lo que sea que pienses que es, se
convierte en algo más.
Tal es la separación,
Mira el camino del mundo.

Incluso si una persona fuera a vivir
cien años o más,
aún estarían separados de su familia,
abandonando esta vida.

Por eso, habiendo oído al arahant,
Y disipado la lamentación;
Cuando ves a los muertos y
te vas, no crees que puedas recuperarlos.

Así como uno extinguiría
Un edificio en llamas con agua;
De la misma manera, un hombre firme, sabio, hábil e inteligente,
rápidamente haría desaparecer el
dolor cuando surja,
como el viento, una mata de algodón.

Alguien que busca la felicidad
debe extraer las dolorosas lágrimas
y los anhelos,
el dolor que está dentro.

Dardo retirado y desapegado,
la mente logra la paz,
pasa más allá de toda pena,
sin pena, incendios apagados.

Colección de discursos agrupados temáticamente
Pakatindriya Sutta
9.13. Suelto en las facultades sensoriales

Los discípulos del Gotama.
Sin deseos buscaron sus limosnas,
Sin deseos usaron sus moradas.

Habiendo conocido la transitoriedad del mundo,
Pero ahora como el jefe del pueblo,
Hicieron difícil su propio sustento.
Comen y comen y luego se acuestan,
Encantados por los hogares ajenos.

Habiendo saludado reverentemente al Sangha,
Estoy hablando aquí solamente de algunos:
De los que son expulsados, sin protector,
Y llegan a ser como la muerte.

Mi predica está hecha con referencia
A aquellos que moran en la negligencia.
Pero a aquellos que moran diligentemente,
Humildemente rindo homenaje.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s