El fin de la Sensación

La Sensación es uno de los cinco agregados, según el Abhidhamma theravada es uno de los 52 factores mentales. Es además un factor mental universal, es decir, se encuentra siempre presente en cualquier experiencia. Y es lo que le da a la experiencia el color emotivo. Así la sensación sólo tiene tres categorías: es agradable, desagradable o ni agradable ni desagradable.

No tiene más variación. Sólo tres.

La sensación ocupa un lugar privilegiado en el originamiento dependiente. Es condicionada por el Contacto. Surge debido a él y a su vez condiciona el apego. Se dice que si la sensación es agradable, la inclinación es al apego, si desagradable, a la aversión.

Los que confunden Sāri con un ejercicio intensivo de atención, proponen que con ese ejercicio, no solo en el zafú sino en la vida diaria, incluso en sueños, interceptando ese enlace, el apego se rompe. Y a partir de ahí, se puede romper las cadenas samsaricas que nos atan a las existencia.

Si consideramos el axioma abhidhammico que los procesos mentales son secuenciales y de un solo hilo, con un trabajo ultrahumano para el resto de la vida, estariamos cortando la raiz del sufrimiento.

Malas noticias. El cerebro funciona en paralelo, y lo que es más desconcertante, el tiempo no es lineal. Las decisiones se producen después de empezar a hacer la acción. (Efecto PHI).

El cerebro es un sistema computacional en paralelo. Cuenta con 100.000 millones de procesadores, y el “momento mental”  no es de una diez billonésima de segundo lineal, es de 10 ms, pero son 100.000 millones de hilos.Al final los números son del mismo orden de magnitud.

Poniendo un ejemplo: nos imaginamos que tenemos una pared con un agujero en el suelo. Por ese agujero salen cucarachas, más o menos, más rápidas o más lentas….No queremos cucarachas en casa. ¿Qué hacer?

Aplicar la atención sería comprar un martillo, y a tiempo completo, esperar a que salga una cucaracha y ¡Zas! cucaracha eliminada. Asi, una tras otra. Si perdemos la atención, las cucarachas nos invaden la casa. Ese es el planteamiento de la famosisima “meditación vipassana” o “mindfulness”.

Aplicar la concentración para lograr Jhāna es comprar un trocito de madera cuadrada y plana y cuatro clavitos. Aplicamos el cuadrito delante del agujero, clavamos los clavitos. Y ya. Se acabó. No más cucarachas.

Eso es lo que se llama “supresión” del apego, y de la aversión, claro.

Con la primera técnica tienes un pequeño problema. No hay UN agujero, hay CIEN MIL MILLONES de agujeros. A ver, la atención normal la puedes aplicar en un instante a un agujero, ¿y los otros?

Con Jhānas puedes vivir generando mucho kamma sano, y casi nada de insano. De hecho, manteniendo ese estado, que no es nada dificil, al acabar esta existencia el destino es el de los devas, por la generación de kamma sano.

Siempre he estudiado eso de “supresión” contra “erradicación”. En la práctica, pensaba, debe ser lo mismo.

No, para nada. Con el cambio de linaje se produce un efecto que no he visto, hasta ahora, descrito en los Suttas: el fin de la Sensación. No es que la Sensación desaparezca. Es que siempre es ni agradable ni desagradable.

La absoluta desidentificacion con el entorno que se ve como un escenario en la pantalla de un cine, donde pasan cosas, puros conceptos. Y la vida es una proyección. Además la película es aburridísima. Siempre lo mismo. Pasa la hora y media, y sigue…

¿Te imaginas identificarte con eso? Si al menos la película fuera interesante sería para animarse.

Lo genial es que sabes que eso no es la vida.Ni siquiera tu “cuerpo” está fuera de la pantalla.

No hay mucha diferencia perceptual entre hablar con un amigo por Messenger que hacerlo en persona. La diferencia es emocional. Si quitas la emoción es lo mismo. ¿Qué más da un personaje en la pantalla, que el mismo personaje en esa pantalla pero en la pantalla de un ordenador?

Así el color de la emoción existe pero es solo uno: gris. Gris plano. Un voltaje continuo de 5V no produce trabajo, hace falta una diferencia de potencial. Si no hay diferncia de estados, no hay información… a lo mejor es eso.

El fin de la información es sólo por la desaparición de la Ignorancia. Si no hay Ignorancia no hay nada que informar.

Eso es el cambio de linaje. El fin de la Ignorancia. El fin de la Sensación.

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s