Nada Extraordinario (I). El Buddha exhibicionista.

Cuando la gente considera lo que hizo el Buddha, muchos de ellos se postran y le adoran, más a él que a lo que hizo. Tanto es así que, para ellos, un humano corriente no podría haberlo hecho. Así que le hicieron príncipe de un reino feliz y construyeron una preciosa leyenda donde iban sucediéndose…