Sindhu

 

Como habitualmente sucede, la denominación de un país no les corresponde a sus habitantes, sino a sus primeros visitantes extranjeros. Al igual que la palabra «América» no aparece en ningún códice prehispánico, «india» es ajena a toda la literatura india.

La primera aparición de la palabra «India» aparece en una inscripción fechada alrededor del 518 aEC en Persépolis, capital del imperio persa aqueménida de Darío I.

De forma muy similar a Iberia, que viene de íber, “río”, en idioma íbero en referencia al Ebro, la palabra para “río” en sánscrito es sindhu. De ahí que sapta-sindhu significara “la tierra de los siete ríos”, nombre que los arios pusieron al Punjab. El Indo, al que la mayoría de estos siete ríos eran afluentes, era el sindhu por excelencia. En el persa antiguo las “s” iniciales de una palabra sánscrita se convertían en una h aspirada. Así, cuando del persa pasa al griego, se abandona el aspirado inicial y comenzó a aparecer como “Ind”. De esta forma llega al latín y la mayoría de las lenguas europeas.

Sin embargo, en árabe e idiomas relacionados, retuvo la “h” inicial, dando lugar a “hindustán” nombre por el cual turcos y mogoles conocerían a la India. Esa palabra también pasó a Europa para dar lugar a “Hindú” para nombrar a los pueblos indígenas del país y a su religión. Se supone que la región se agregó al imperio aqueménida de Darío alrededor del 520 aEC.

Sin embargo, según Jenofonte y Heródoto, el mahajanapada de Gandhara, hoy Kandahar en Afganistán, había sido conquistado por Ciro, predecesor de Darío. Por lo tanto, la primera invasión persa pudo haber tenido lugar a mediados del siglo VI aEC. Parece probable que se trata de una invasión por la referencia a Ciro muriendo de una herida infligida.

Tanto en las mentes persas como en las griegas, la asociación de hindúes con elefantes fue casi tan significativa como su conexión con el poderoso Indo. Para Alejandro de Macedonia, siguiendo los pasos de los aqueménidas dos siglos después, el río sería una curiosidad geográfica, pero los elefantes eran una obsesión militar.

Por tanto, ese “Hindu” debió haber estado más allá, tal vez como una cuña de territorio entre ellos, los janapadas del este de Punjab y los desiertos del Rajastán, es decir, ocuparía gran parte de lo que ahora es la provincia del Punjab de Pakistán.

Bajo Jerjes, el sucesor de Darío, las tropas de lo que se había convertido en la satrapía combinada de los aqueménidas de Gandhara e Hindú presuntamente sirvieron en las fuerzas aqueménidas. Estos indios eran en su mayoría arqueros, aunque también se mencionan la caballería y los carros; lucharon hasta en Europa donde estuvieron presentes en la sangrienta victoria de las Termópilas, y luego en la derrota decisiva de los griegos en Platea.

A través de estos y otros contactos menos tensos entre griegos y persas, escritores griegos como Heródoto obtuvieron alguna idea de “India”. En comparación con las tierras intermedias de Anatolia e Irán, parecía un verdadero paraíso de abundancia exótica. Heródoto hablaba de una inmensa población y del suelo más rico imaginable desde el cual hormigas amables, más pequeñas que los perros pero más grandes que los zorros, arrojaban montículos de polvo de oro puro. Con ríos que rivalizaban con el Nilo, era claramente una tierra de fantasía y riqueza.

Heródoto, por supuesto, solo sabía de la región del Indo, y eso, según los rumores. Por lo tanto, no informó que la tierra de los hindúes era de una extensión sensacional, ni negó la creencia popular de que más allá de su desierto más alejado, donde en realidad la llanura del Ganges se extiende interminablemente, se encuentra el gran océano que supuestamente rodeaba el mundo.

Se creía que la India (pero de hecho Pakistán) era el final de la tierra firme, una culminación digna de las ambiciones de cualquier emperador, así como una fabulosa adición a su cartera de conquistas. En forma abreviada, la historia de Heródoto circulaba ampliamente. Cien años después de su muerte, todavía era leída con avidez por los griegos del norte en Macedonia, donde un adolescente Alejandro “lo conocía lo suficientemente bien como para citar y seguir sus historias”.

El tráfico que resultó de la incursión aqueménida en la India fue bidireccional. Bien pudo haber sido por contactos entre las tropas indias y los enemigos del imperio aqueménida que el sánscrito adquirió un nombre para los griegos. Mucho antes de la llegada de Alejandro a la escena, se hicieron conocidos en India como Yona o Yavana, palabras derivadas de una ortografía persa de “jónico”, pero que luego acabaría por designar a casi cualquier persona perteneciente a las tierras al oeste del Indo que fueran ajenas a tradiciones de la India, o sea, mleccha (extranjeros incapaces de hablar correctamente), y por lo tanto una casta despreciable.

Sin embargo, la casta, al ser asimilativa y exclusiva, podría, como señores supremos, aspirar al estatus de vratya ksatriya o ksatriya degenerado. Los macedonios, los bactrianos, los kushans, los escitas y los árabes en algún momento se llamarían yavanas, y muchos finalmente recibirían el estatus de casta de vratya.

En la frontera de los aqueménidas se encontraba la ciudad de Taxila, a unos treinta kilómetros de Islamabad. Su temprana urbanización se debió a su ubicación económicamente estratégica cerca del paso de Khyber con Afganistán, por donde pasó todo el comercio (caballos, oro, piedras preciosas y textiles de lujo) entre el mundo aqueménida y los estados emergentes del Ganges. La ciudad prosperó al igual que la satrapía. Según Heródoto, este último cedió a los aqueménidas un tributo de “hormiga de oro”, que era casi cinco veces más que el tributo extraído de Babilonia y siete veces el de Egipto. Tal riqueza atrajo a los artesanos y académicos de Taxila, así como a los comerciantes.

En las excavaciones se encontraron tres ciudades, la más antigua de las cuales se encontraba debajo del Montículo Bhir. Allí, los muros de escombros indicaban varios niveles de ocupación, comenzando con uno que ciertamente pertenecía a la Edad del Hierro y probablemente al final del siglo VI aEC. Es posible que Taxila deba su fundación a Darío, el conquistador persa.

Entre las importaciones de Taxila desde el oeste se encuentra el guión arameo, que puede haber sido el primer guión utilizado en India desde el de los harappanos.

Independientemente de si la ciudad fue fundada o no por los aqueménidas, comenzó a endeudarse con sus contactos occidentales, y más tarde se convertiría en una especie de escaparate de ideas y artefactos importados occidentales e incluso mediterráneos.

También fue venerada como una ciudadela de ortodoxia por los janapadas en el este. En el Majábharata se dice que fue en Taxila donde se contó por primera vez la historia de la gran guerra de Bharata. Claramente, el lugar era muy apreciado en todo el norte de la India. Los estudiantes fueron allí para aprender el sánscrito más puro. Se dice que Kautilya, cuyo Arthasastra es el clásico tratado indio sobre el arte de gobernar, nació allí en el siglo III aEC.

También fue en Taxila que, en el siglo anterior, donde Panini compiló una gramática más exhaustiva y científica que cualquiera de las gramáticas griegas contemporáneas. Éste fue uno de los mayores logros intelectuales de cualquier civilización antigua. Panini refinó tanto el uso literario que el idioma quedó permanentemente congelado y fue conocido como Samskrta o “perfeccionado”, de ahí la palabra “sánscrito”. Dado el papel definitorio del lenguaje en la identidad aria, la observancia ritual y la diferenciación social, la importancia del trabajo de Panini y del patrocinio de Taxila son fundamentales.

Por un tiempo, Gandhara e India permanecieron bajo control aqueménida hasta bien entrado el siglo IV aEC. Para ese entonces otro imperio, el primero de India, había comenzado a arrancar en las lejanas llanuras del sur de Bihar.

El nombre Uttarapatha se deriva de los términos sánscritos uttara, para “norte”, y patha, para “carretera”. Inicialmente se refería a la carretera principal del norte, la principal ruta comercial que siguió a lo largo del río Ganges desde Tamraliptika o Tamluk localizado en la boca del Ganges en Bengala del oeste, cruzando toda la cuenca indogangética atravesando el Punjab hasta Taxila y más allá hasta Balkh (Bactria) en el centro Asia.

Esta ruta se hizo cada vez más importante debido al aumento de los contactos marítimos con los puertos en la costa oriental de la India.

En el extremo más oriental de la Uttarapatha, el reino de Magadha, con su capital en Rajagriha (Rajgir), ocupó la región entre las desagradables ciudades de Patna y Gaya. Su ubicación coincidía con la de los senderos sagrados recorridos por el Buddha y Mahavira y su ascenso coincidió con la preocupación de sus seguidores por un registro exacto de las vidas y enseñanzas de los maestros.

En consecuencia, una sucesión de figuras históricas auténticas, junto con una cadena de eventos relacionados, finalmente sobresaldrá débilmente por encima de la niebla del mito.

Deja una respuesta