Mérito

La práctica fundamental de los buddhistas es la generosidad, a parte de llevar una vida ética basada en los cinco preceptos. Al contrario que otras religiones que se centran en las ceremonias, dar, cómo se da y a quien se da es lo que determina el mérito. Los seis factores de la donación, los tres por parte del donante y los tres por parte de a quien se dona, determinan el peso del mérito que se alcanza.

La donación alcanza el mayor mérito si el donante antes de dar, se alegra; mientras da, su mente es brillante y clara; y después de dar es gratificado; y a quien dona está libre de apego de aversión  y de ignorancia. Nadie está más libre de impurezas que el Buddha y nadie es más importante que él. Lo más importante es dar al más importante.

Como solo un Buddha puede enseñar, la meditación en tiempos en los que no hay un Buddha en el mundo no aplica. Incluso puede ser muy demeritoria si se practica bajo un individuo corriente.

 

Colección de Discursos Agrupados Numéricamente
AN 8.36 Motivos para hacer méritos

—Bhikkhus, existen estos tres motivos para hacer méritos.

—¿Qué tres?

—La generosidad, la conducta ética y la meditación son bases para generar méritos.

Primero, si alguien ha practicado un poco de generosidad y conducta ética como base para hacer mérito, pero no ha llegado tan lejos como la meditación como base para hacer mérito, cuando su cuerpo se rompe, después de la muerte, renacen entre los humanos desfavorecidos. Luego, alguien ha practicado una cantidad moderada de generosidad y conducta ética como base para hacer mérito, pero no ha llegado tan lejos como la meditación como base para hacer mérito. Cuando su cuerpo se rompe, después de la muerte, renacen entre los humanos adinerados.

Si alguien ha practicado mucho la generosidad y la conducta ética como base para generar méritos, pero no han llegado tan lejos como la meditación como base para generar méritos, cuando su cuerpo se rompe, después de la muerte, renacen en compañía de los Dioses de los Cuatro Grandes Reyes. Allí, los propios Cuatro Grandes Reyes han practicado la generosidad y la conducta ética como base para obtener méritos en mayor grado que los otros dioses. Así que los superan en diez aspectos: duración de la vida divina, belleza, felicidad, gloria, soberanía, visiones, sonidos, olores, sabores y toques.

Si alguien ha practicado mucho la generosidad y la conducta ética como base para generar méritos, pero no han llegado tan lejos como la meditación como base para generar méritos, cuando su cuerpo se rompe, después de la muerte, renacen en compañía de los Dioses de los Treinta y Tres. Allí, Sakka, señor de los dioses, ha practicado la generosidad y la conducta ética como base para obtener méritos en mayor grado que los demás dioses. Así que los supera en diez aspectos…

Si alguien ha practicado mucho dar y una conducta ética como base para generar méritos, pero no ha llegado tan lejos como la meditación como base para generar méritos, cuando su cuerpo se rompe, después de la muerte, renacen en compañía de los dioses de Yama. Allí, el dios Suyāma ha practicado la generosidad y la conducta ética como base para obtener méritos en mayor grado que los demás dioses. Así que los supera en diez aspectos…

Si alguien ha practicado mucho dar y una conducta ética como base para generar méritos, pero no ha llegado tan lejos como la meditación como base para generar méritos, cuando su cuerpo se rompe, después de la muerte, renacen en compañía de los Dioses Gozosos. Allí, el dios Santusita ha practicado la generosidad y la conducta ética como base para hacer mérito en mayor grado que los demás dioses. Así que los supera en diez aspectos…

Si alguien ha practicado mucho dar y una conducta ética como base para generar méritos, pero no ha llegado tan lejos como la meditación como base para generar méritos, cuando su cuerpo se rompe, después de la muerte, renacen en compañía de los dioses que aman crear. Allí, el dios Sunimmita ha practicado la generosidad y la conducta ética como base para obtener méritos en mayor grado que los demás dioses. Así que los supera en diez aspectos…

Si alguien ha practicado mucho dar y una conducta ética como base para generar méritos, pero no ha llegado tan lejos como la meditación como base para generar méritos, cuando su cuerpo se rompe, después de la muerte, renacen en compañía de los dioses que controlan las creaciones de los demás. Allí, el dios Vasavattī ha practicado la generosidad y la conducta ética como base para obtener méritos en mayor grado que los demás dioses. De modo que los supera en diez aspectos: duración de la vida divina, belleza, felicidad, gloria, soberanía, visiones, sonidos, olores, sabores y toques. Estos son los tres motivos para obtener méritos.

 

Colección de Discursos Agrupados Numéricamente
AN 6.37 Dar

En una ocasión, el Bendito se hospedaba cerca de Savatthi en el bosquecillo de Jeta, en el monasterio de Anathapindika. Y en esa ocasión la laica Velukandaki, madre de Nanda, había establecido una donación dotada de seis factores para la comunidad de monjes encabezada por Sariputta y Moggallana.

El Bendito vio con su ojo divino, superando al humano, que la laica Velukandaki, madre de Nanda, había establecido una donación dotada de seis factores para la comunidad de monjes encabezada por Sariputta y Moggallana. Al ver esto, se dirigió a los monjes:

—Monjes, la laica Velukandaki, madre de Nanda, ha establecido una donación provista de seis factores para la comunidad de monjes encabezada por Sariputta y Moggallana.

—¿Y cómo se provee una donación de seis factores?

—Existe el caso en el que existen los tres factores del donante y los tres factores de los receptores.

—¿Y cuáles son los tres factores del donante?

—Se da el caso de que el donante, antes de dar, se alegra; mientras da, su mente es brillante y clara; y después de dar es gratificado. Estos son los tres factores del donante.

—¿Y cuáles son los tres factores de los destinatarios?

—Existe el caso en que los destinatarios están libres de apego o practican para dominar el apego; libre de aversión o practicando para dominar la aversión; y libre de ignorancia o de practicar para dominar la ignorancia. Estos son los tres factores de los destinatarios.

Estos son los tres factores del donante y los tres factores de los receptores. Y así es como una donación está provista de seis factores. Y no es fácil medir el mérito de una donación así dotada de seis factores como «tan solo una bonanza de mérito, una bonanza de lo que es hábil, un alimento de bienaventuranza, celestial, que resulta en bienaventuranza, al cielo, que conduce a lo que es deseable, placentero, encantador, benéfico, placentero». Simplemente se considera como una gran masa de mérito, incalculable, inconmensurable.

Así como no es fácil medir el gran océano como «solo estos muchos cubos de agua, solo estos cientos de cubos de agua, solo estos miles de cubos de agua, o solo estos cientos de miles de cubos de agua». Simplemente se la considera como una gran masa de agua, incalculable, inconmensurable. De la misma manera, no es fácil medir el mérito de una donación así dotada de seis factores como «tan solo una bonanza de mérito, una bonanza de lo que es hábil, un alimento de dicha, celestial, que resulta en bienaventuranza, que conduce al cielo, que conduce a lo que es deseable, placentero, encantador, benéfico, placentero». Es simplemente contado como una gran masa de mérito, incalculable, inconmensurable.

Antes de dar, alegre; mientras da, la mente es brillante y clara; habiendo dado, uno queda satisfecho: esta es la consumación del sacrificio. Libre de apego, libre de aversión, libre de ignorancia, sin fermentación: la consumación del campo del sacrificio, uno restringido, llevando la vida santa. Habiéndose enjuagado, habiendo dado con las propias manos, entonces, por uno mismo, por el otro, ese es un sacrificio que da gran fruto. Habiendo dado así —inteligente— una persona de convicción, con la conciencia liberada, reaparece —seguramente— en un mundo de felicidad pura.

 

Colección de Discursos Agrupados Numéricamente
AN 4.34 Confianza

Bhikkhus, existen estos cuatro tipos principales de confianza.

—¿Qué les cuatro?

En la medida en que haya seres, ya sean sin pies o con dos pies, cuatro pies o muchos pies, ya sea que tengan forma o informe, sean perceptores o no perceptores, o no perceptores ni no perceptores, el Tathagata, el Arahant, el Perfectamente Iluminado, es declarado el más importante entre ellos. Aquellos que tienen confianza en el Buddha, tienen confianza en lo más importante, y para aquellos que tienen confianza en lo más importante, el resultado es lo más importante.

En la medida en que haya fenómenos condicionados, el noble óctuple sendero se declara como lo más importante entre ellos. Aquellos que tienen confianza en el noble camino óctuple tienen confianza en lo más importante, y para aquellos que tienen confianza en lo más importante, el resultado es lo más importante.

En la medida en que haya fenómenos condicionados o incondicionados, el desapasionamiento se declara como el más importante entre ellos, es decir, el aplastamiento del orgullo, la eliminación del ansia, el desarraigo del apego, la terminación del vagar, la destrucción del anhelo, desapasionamiento, cesación, el Nibbāna. Aquellos que tienen confianza en el Dhamma tienen confianza en lo más importante, y para aquellos que tienen confianza en lo más importante, el resultado es lo más importante.

En cualquier medida que existan Saṅghas o grupos, el Saṅgha de los discípulos del Tathagata se declara el más importante entre ellos, es decir, los cuatro pares de personas, los ocho tipos de individuos; este Saṅgha de los discípulos del Bendito es digno de dones, dignos de hospitalidad, dignos de ofrendas, dignos de reverencial saludo, el campo de mérito insuperable para el mundo. Aquellos que tienen confianza en el Saṅgha tienen confianza en lo más importante, y para aquellos que tienen confianza en lo más importante, el resultado es lo más importante.

Estos son los cuatro tipos principales de confianza.

Para aquellos que confían en lo principal, conocen el Dhamma más importante, confían en el Buddha, el más importante, insuperable, digno de ofrendas; para aquellos que confían en el Dhamma más importante, en la paz dichosa del desapasionamiento; para aquellos que confían en el Saṅgha más importante, el campo insuperable del mérito; para quienes dan regalos a los más importantes, aumenta el mérito más importante: la esperanza de vida, la belleza y la gloria, la buena reputación, la felicidad y la fuerza más importantes. El sabio que da lo más importante, concentrado en el Dhamma más importante, habiéndose convertido en un deva o un ser humano, se regocija por haber alcanzado lo más importante.

 

 

Deja una respuesta