Janapadas

 

A mediados del milenio, las densidades de población habían aumentado mientras que la migración hacia el Este se había ralentizado, a medida que las zonas trabajadas más fácilmente se asentaron. El aumento de la población se debe tanto a la arianización de los pueblos indígenas como a una tasa de natalidad en aumento entre los inmigrantes; y ambos procesos aumentarían la conciencia social y las distinciones de casta. Mientras, la producción agrícola parece haber seguido el ritmo de la creciente población. El uso de arados pesados ​​tirados por ocho bueyes o más, la adopción generalizada del arroz y el desarrollo del riego están bien atestiguados en el 500 aEC. Los textos buddhistas describen el arroz y sus variedades con tanto detalle como los himnos del Rig Veda se referían a las vacas.

Los regímenes agrícolas más intensivos también generaron dimensiones fijas en el campo del labrador. Anclada a un suministro confiable de agua y mano de obra, la grama se convirtió en una aldea de viviendas de adobe que albergaba tanto a familias emparentadas del clan como a una creciente caterva de dependientes y subordinados socialmente diferenciados. Los derechos comunes de propiedad típicos de una sociedad pastoral estaban siendo eliminados por la iniciativa local y el uso del trabajo sujeto.

Rápidos para reivindicar los campos que habían reclamado, los jefes de familia, presionaron para obtener el título de tierra, trabajo y agua como la mejor manera de cumplir con su obligación de suministrar todo lo necesario para los sacrificios rituales del liderazgo.

Poco a poco, el bali que era una ofrenda destinada a la disposición sacrificial del jefe del clan, pasó a ser una contribución fija y regular que, cuando estaba sujeta a registro y evaluación, se convirtió en un impuesto. También el bhaga, o la parte del botín de guerra exigido por el jefe, llegó a significar un impuesto sobre los productos, generalmente de un sexto.

El término sánscrito janapada es un término compuesto de dos palabras: Jana significa “gente o parientes afines”. Pada significa “pie”. Janapada ha tenido la doble significación de “reino o territorio” y “población sujeta” o “lo que está unido a los pies”.

Las janas eran originalmente comunidades pastorales seminómadas que gradualmente se asociaron con territorios específicos a medida que se volvieron sedentarizando. Como la tierra cultivable llegó a considerarse propiedad familiar, la janapada asumió límites fijos. Varios clanes se desarrollaron dentro de la jana, cada uno con su propio jefe. Gradualmente, las necesidades de la defensa y la guerra llevaron a los janas a formar agrupaciones militares encabezadas por janapadin (guerreros Kshatriya). Este modelo finalmente evolucionó hacia el establecimiento de unidades políticas conocidas como janapadas.

Los Janapada fueron la unidad política más elevada en la India antigua durante la primera mitad del primer milenio aEC. Políticamente eran generalmente monárquica, aunque algunas siguieron una forma republicana, con sucesión hereditaria. El cabecilla de un reino se llamaba rajan o rey apoyado por un purohita o sacerdote y un senani o comandante del ejército. También había otros dos cuerpos políticos: el sabha, un consejo de ancianos y el samiti, una asamblea general de todo el pueblo.

A menudo, los ríos formaron los límites de dos reinos vecinos, como fue el caso entre el norte y el sur de Panchala y entre el Kuru occidental (Reino de Pandava) y oriental (Reino de Kaurava). A veces, los grandes bosques, que eran más grandes que los propios reinos, formaron sus límites, como fue el caso del bosque Naimisha, entre Panchala y Kosala. Las cadenas montañosas también sirvieron de frontera.

Algunos reinos poseían una ciudad principal que servía como su capital. Por ejemplo, la capital del reino de Pandava era Indraprastha y el reino de Kaurava era Hastinapura. El reino de Kosala tenía su capital en Ayodhya. Además de la ciudad o capital principal, donde se encontraba el palacio del rey gobernante, había pequeñas ciudades y pueblos repartidos por todo el reino, de los cuales los funcionarios designados por el rey recaudaban impuestos. Lo que el rey ofreció a cambio fue protección contra el ataque de otros reyes y tribus ladronas, así como de invadir tribus nómadas extranjeras. El rey también hizo cumplir la ley y el orden en su reino al castigar a los culpables.

No había seguridad fronteriza para los reinos, aunque las disputas territoriales eran raras. Un rey podía llevar a cabo una campaña militar y derrotar a otro rey en una batalla de un día. El rey derrotado reconocería la supremacía del rey victorioso, rindiéndole un homenaje. Le pagaría un tributo de una sola vez y sería libre de seguir gobernando su propio reino, sin mantener ningún contacto con el rey victorioso. No existía, por tanto, el concepto de anexión de un reino por otro.

Estas campañas militares y la recolección de tributos a menudo se asociaban con un gran sacrificio realizado en el reino del rey en campaña. El rey derrotado también era invitado a asistir a estas ceremonias de sacrificio, como amigo y aliado. Incluso el rey podía delegar en un general estos negocios.

Se formaron nuevos reinos cuando un clan importante produjo más de un rey en una generación. El clan de reyes Kuru tuvo mucho éxito en gobernar en todo el norte de la India con sus numerosos reinos, que se formaron después de cada generación sucesiva. Del mismo modo, el clan de reyes Yadava formó numerosos reinos en la India central.

Partes del oeste de la India estaban dominadas por tribus que tenían una cultura ligeramente diferente, considerada no védica por la cultura védica dominante que prevalecía en los reinos Kuru y Panchala. Del mismo modo, había algunas tribus en las regiones orientales de la India consideradas en esta categoría. Las tribus con cultura no védica, especialmente las de naturaleza bárbara, se denominaron colectivamente como Mleccha. Muy poco se mencionaba en la antigua literatura india sobre los reinos del norte, más allá del Himalaya. China fue mencionada como un reino conocido como Cina, a menudo agrupado con reinos Mleccha.

Las janapadas se disolvieron gradualmente alrededor del 500 aEC. Su desestabilización puede atribuirse al surgimiento de poderes imperiales, como Magadha, dentro de la India, así como a las invasiones extranjeras, como las de los persas y los griegos por el noroeste.

Los textos buddhistas enumeran dieciséis mahajanapadas, o que existieron a mediados del primer milenio aEC. Estas son: Anga, Assaka, Avanti, Chetiya, Gandhara, Kamboja, Kashi, Kosala, Kuru, Machchha, Magadha, Malla, Panchala, Surasena, Vajji y Vamsha Vatsa.

Se extendieron desde Gandhara y Kamboja en el noroeste de lo que ahora es Pakistán hasta Avanti y Chedi en el centro de India y Anga y Kalinga en Bengala y Orissa. Pronto serán conocidos como rashtra, o “reinos” y muchos aún conservaron sus nombres tribales; Kuru seguía siendo la tierra del Kuru y Malla de los Malla. Pero la lealtad ahora fue dictada menos por los lazos horizontales de parentesco y más por los lazos verticales de dependencia económica y social. En lugar de centrarse en la tribu o el clan, la lealtad era cada vez más al territorio mismo, al individuo u organismo que tenía soberanía sobre él, y al pueblo o ciudad donde residía ese poder.

En los siglos VI y V aEC, Lichhavi y otras repúblicas al norte del Ganges representarían juntas un poder formidable capaz de enfrentar el desafío de sus vecinos monárquicos, especialmente el reino de Kosala en el sudoeste y la agresiva nueva dinastía de Magadha, al sudeste.

Deja una respuesta