El Invento de la Religión Budista Hinayana

 

El budismo tampoco escapa de la norma de ser una religión montada a partir de un mito construido por un escritor o poeta por encargo de un político necesitado de legitimidad. A diferencia del judaísmo, cristianismo o islam cuya base es invención pura, el budismo tiene una raíz real reconvertida a mito mágico.

En este aspecto, existen tres momentos en la historia en los que el buddhismo se hizo religión. El primero con Ashoka, el segundo con Kanishka, el tercero Songtsen Gampo. Estos emperadores encargan y fabrican sus religiones a partir de la misma figura, cambiarán su biografía y, por supuesto, elaborarán las doctrinas según su conveniencia.

Visto así, se explica cómo es posible que existan religiones tan diferentes con un nexo común, su denominación “budista” sin tener mucho más en común, haciendo del Hinayana, Mahayana y el Vajrayana tan diferentes entre sí, pero aún más son disímiles respecto de la prístina enseñanza del Buddha.

Como el rasgo en común es la no-violencia no se produjeron guerras de religión entre ambas doctrinas de forma explícita. Sin embargo, a lo largo del tiempo, surgieron sectas fundamentalistas que se emplearon a fondo en hacer limpieza religiosa en los territorios que ocuparon de las sectas preexistentes, como sucedió invariablemente cuando surgió el Theravada que expulsó al Mahayana de sus territorios en el sudeste asiático.

Al aparecer ambas religiones simultáneamente en occidente de la mano de los teósofos neoyorkinos se presentan como un totum revolutum relativista en lo que todo vale y cualquier elemento que reivindique el nombre “budismo” es aceptado como tal sin previo análisis ni consideración.

La realidad histórica no escapa, otra vez, de la dialéctica del político usurpador y del poeta metido a biógrafo por encargo del primero. Este esquema es el que genera las religiones más exitosas debido a que el meme creado por el poeta resulta más atractivo que los hechos descarnados y la potencia replicadora del poder político hace el resto al difundir el meme e imponerlo, por las buenas o por las malas, a los pueblos que conquistan.

La primera religión formal budista con un corpus doctrinal propio surge en la época del Emperador Ashoka.

 

Ashoka nació en 304 aEC siendo hijo del emperador Bindusara en 304 a. C. teniendo varios hermanos y hermanas. Era un niño extremadamente brillante y audaz. También recibió entrenamiento militar durante su vida temprana. Cuando tenía solo 18 años, fue nombrado virrey de Avanti. Se casó con Vedisa-Mahadevi Sakyakumari. Mahadevi dio a luz a Mahendra (hijo) y Sanghamitra (hija). Cuando estalló una fuerte revuelta en Taxila y la situación se escapaba de control. Ashoka fue enviado, y allí mostró sus habilidades mientras reprimía con éxito la rebelión.

Nacido y criado en el esplendor de la atmósfera imperial de Maurya, el rey Ashoka disfrutó de la caza, el juego y la guerra. No tenía renuencia en la matanza de hombres y animales.

A la muerte de Bindusara, al igual que otros Príncipes de sangre real, no dudó en derrotar la reclamación de su hermano mayor al trono, asi que lo usurpó, por lo que provocó una guerra civil de sucesión que debió durar al menos cuatro años ya que, aunque se hizo con el trono en 273 aEC, su ceremonia oficial de coronación no tuvo lugar hasta 269 aEC. Se vuelve a cumplir la norma de la usurpación como la causa de la búsqueda en su reinado de legitimación.

Aunque no podamos tomar en cuenta las exageraciones de los textos budistas tradicionales de Ceilán, éstos apuntan a que él habría asesinado a sus noventa y nueve hermanos, excepto a los más jóvenes en su lucha por el trono que contó con la ayuda del Ramagupta, el Ministro Principal, no puede obviarse. Todo esto lo muestra en el verdadero color de la sección de una casa imperial. Incluso su guerra de conquista de Kalinga, estaba en total conformidad con su ambición imperial.

Ashoka siguió la política de extensión del Imperio Magadha siguiendo el ideal de sus predecesores. En su octavo año de gobierno, Ashoka invadió y conquistó Kalinga después de una guerra sangrienta por su posición estratégica que controlaba las rutas hacia el sur de la India por tierra y mar. Aunque Kalinga fue la única conquista hecha por Ashoka, él había heredado un vasto imperio de sus antecesores. Los puntos de búsqueda de los edictos de Ashoka y algunas otras evidencias nos ayudan a demarcar las fronteras del Imperio de Ashoka. De estas evidencias, parece que su imperio cubrió un extenso territorio desde el Himalaya en el norte hasta el río Pennar (norte de Mysore) en el sur, desde el Hindukush en el noroeste hasta el Brahmaputra en el este. También incluía Kabul, Kandahar, Herat y algunas partes de Nepal y Kashmir. Esto explicará la difusión temprana del budismo Hinayana en India.

La naturaleza destructiva de la guerra de Kalinga creó un shock emocional para Ashoka. Un edicto en roca dice: «Ciento cincuenta mil personas fueron capturadas, cien mil fueron asesinadas y muchas veces esa cantidad pereció».  Lamentó haber sido responsable de tanto sufrimiento de los demás seres humanos.

En ese estado de ánimo, se encontró con un monje budista Upagupta. Las enseñanzas budistas tocaron su corazón y se convirtió al budismo, que predicaba la no violencia. Después de la conversión tomó el voto de servir a todos los seres humanos. Este cambio de corazón de Ashoka encontró su reflejo en sus políticas internas y externas. Eso no es fortuito, es evidente que necesitaba adoptar una posición pública que rebajara la tensión que él mismo había provocado, tanto en amigos como enemigos, por sus tendencias criminales. En estas circunstancias, la idea de adoptar él mismo y hacer del budismo pacifista la religión oficial de su estado era la forma más inteligente de mantenerse en el poder.

De hecho, la decisión de Ashoka de abandonar la política de guerra hizo posible que algunos estados del sur mantuvieran su independencia. En adelante, él siguió una política de amistad con todas las naciones del mundo conocido. Esto hizo posible la difusión del budismo Hinayana a Sri Lanka, que constituirá su reservorio histórico.

El budismo se convirtió en la religión del estado y, al final de su reinado, se convirtió en una de las principales religiones del subcontinente y de esta forma surgió como una religión mundial. El emperador Ashoka nombró empleados estatales para propagar la religión. Fueron acusados ​​del deber de hacer cumplir el código moral y atender la necesidad de la gente. Él fue personalmente a los lugares relacionados con el budismo y comenzó la costumbre de Dharmayatras en lugar de Viharayatras.

Incluso envió a su hijo Mahendra y a su hija Sanghamitta a predicar el budismo en Ceilán. Prohibió cocinar carne en la cocina real. Es citado con frecuencia hoy, como un ejemplo temprano de conservador de la vida silvestre. También insistió en la plantación de hierbas medicinales para hombres y animales. Tuvo especial cuidado en inscribir los edictos en Prácrito, el idioma de la gente común. En el pilar Edicto VII, afirmó haber construido dispensarios caritativos y casas de descanso cada nueve millas, cavado pozos,

El rey Ashoka (también Ashoka el Grande) no era budista en absoluto. Era devoto a los dioses y diosas hinduistas. El cronista de Cachemira, Kalhana, identifica a su deidad favorita como Shiva. Pero la Guerra de Kalinga, que tuvo lugar en el noveno año de su coronación y la terrible carnicería que provocó, y las innumerables desgracias que trajo en su tren horrorizaron a Ashoka. Al ser consciente de que todo mal acarrea malas consecuencias, a partir de ese momento se abstuvo de la guerra agresiva por el resto de su vida. Fue en este momento que Ashoka cayó bajo la influencia del budismo, que representaba la paz y la no violencia. Las enseñanzas del budismo tuvieron un profundo impacto en Ashoka.

Para hacer pública su nueva actitud pacifista e inofensiva y rebajar el rechazo que inducía, después de dos años y medio siendo un discípulo laico, se unió formalmente a la Orden Budista y se convirtió en Bhikkhu. El entonces comenzó a esforzarse enérgicamente por la propagación del budismo, segunda parte de su plan.

Como monje se hizo ver en los lugares sagrados relacionados con la vida de Buda. Primero visitó Bodhgaya, el lugar donde Buda se convirtió en Sammasambuddha. Más tarde visitó el Parque Lumbini, el Belén del Budismo, el lugar de nacimiento de Buda, donde en la columna inscrita aún se conserva la conmemoración de la visita del emperador. En estas visitas fue dirigido por su preceptor el “santo” Upagupta. Más tarde, Upagupta llevó a su discípulo real a Kapilavastu, Sravasti y Kushinagar. Esto recuerda la misión de Elena, la madre de Constantino a Palestina, con la misión de ir señalando en piedra los lugares sagrados.

Ashoka combinó las funciones de un emperador y un fanático budista. Incluso se vistió con la túnica de un monje y, a veces, se retiró a un monasterio después de hacer los arreglos adecuados para la administración de su imperio.

Casi como Carlomagno del Sacro Imperio Romano de Europa. Ashoka también adoptó la posición de jefe de la Iglesia y del Estado durante los últimos veinte años de su reinado. Recordemos que el padre de Carlomagno es también autor de otra religión el catolicismo basado en el fraude de la falsa Donación de Constantino.

Ashoka ordenó al tercer concilio budista en Pataliputra que salvaguardara la pureza del budismo y la unidad e integridad de la sangha budista.

Fue durante el tercer Concilio que se presenta el Abhidhamma, un corpus doctrinal de esta nueva religión, opuesta esencialmente a la doctrina del Buddha, oposición que durante los siglos los hinayanas trataran de superar mediante la elaboración interminable de Comentarios para tergiversar la enseñanza original y hacerla compatible con la fe abhidhámmica. Esto condicionó la preservación de los Nikayas originales, necesarios para “explicarlos” a la luz de esta fe.

Mientras que los tres primeros emperadores de Maurya fueron Chandragupta Maurya, Bindusara y Ashoka la Grande eran hombres de habilidades excepcionales, la herencia por sucesión no garantiza la capacidad de carácter de los sucesores. Los hijos y nietos de Ashoka no demostraron ser dignos de los Grandes Mauryas. Aunque el gobierno de Maurya desde los días de Chandragupta era lo suficientemente fuerte como para controlar las provincias distantes vinculadas a un sistema centralizado, también era necesario que los gobiernos provinciales disfrutaran del poder suficiente. Cuando el centro declinó y su autoridad se debilitó, las provincias asumieron un carácter independiente. Cuando el gobierno Maurya se debilitó y el imperio se disolvió en el medio siglo después de la muerte de Asoka, finalmente se produjo un golpe mortal por parte de una revuelta interna. Esta revuelta fue dirigida por el jefe del ejército Maurya, el general Pushyamitra Sunga, en aproximadamente 185 o 186 aEC, cuando el rey Maurya Brihadratha gobernaba en Magadha.

Bana, el famoso autor de Harsha-Charita, describe el incidente diciendo que Pushyamitra organizó un desfile del ejército del que invitó al Rey a presenciar, y creó una ocasión para matarlo en el lugar con el apoyo del ejército. Así, acabó la dinastía de los Mauryas. La caída del Imperio Maurya fue sin duda una tragedia.

Pusyamitra era un hindú acérrimo, un campeón del brahmanismo y es por eso que los textos hinayanas lo muestran como un hombre cruel. Bajo Pushyamitra, el sánscrito se convirtió una vez más en el idioma de la corte y la religión hindú una vez más ocupó una posición respetable.

El invento religioso Hinayana de Ashoka duró bien poco, de 232 aEC al 185aEC, solo 47 años, aunque su influencia ha perdurado gracias a su refugi

0 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Moloc dice:

    Hola hermano, Porque le dices a los 3 budismos de tu blog «Inventos» no son budismos puros?? Todo lo que expone, es 100% comprobable o solo son difamaciones y desinformaciones a las religiones budistas como mahayana y vajrayana? Es comprobable todo esto? jamas he escuchado a ningun lama o monje decir todo esto, espero su aclaracion, bendiciones.

    1. Es la historia. Desnuda y cruda. Fijate que todas las religiones analizadas surgen igual.

Deja una respuesta