El Colador

el

Beber agua, incluso hoy día, en India es una actividad de riesgo. Éste se minimiza usando artefactos como el colador y, en el caso de no llevarlo, la túnica exterior.

La anécdota cuenta que un bhikkhu iba molestando a otro por un camino y éste se iba quejando de él. Debió enfadarle mucho, porque cuando le pidió que le dejara su colador, se negó.

La situación se pone dramática cuando el bhikkhu revoltoso muere atormentado por la sed. Era evidente que prefería morir de sed antes que beber agua sin colar.

Al llegar a donde estaba el Buddha con el Sangha contó la historia y, por supuesto, el Buddha le reprendió como era habitual con sus insultos favoritos.

Una vez el bhikkhu debidamente abroncado, se dirigió al Sangha para explicar que no se debe salir por ahí sin colador, y que si alguien se lo pide, lo den. Y ya previendo que tampoco le hagan mucho caso, acaba permitiendo que usen la túnica exterior como cedazo.

 

Vinaya

Khandhaka (Cūḷavagga)

Materias Menores (Khuddaka)

En ese momento, dos bhikkhus iban por un camino alto en el país de Kosala. Un bhikkhu se entregó a los malos hábitos. El otro bhikkhu habló así a ese bhikkhu:

—No haga eso, su reverencia, no está permitido.

Él se quejó de él. Entonces ese bhikkhu, atormentado por la sed, habló así al bhikkhu que se había quejado:

—Deme el colador, su reverencia, beberé un poco de agua.

El bhikkhu que se había quejado no se lo dio. Ese bhikkhu falleció, atormentado por la sed. Entonces ese bhikkhu, habiendo llegado a un monasterio, le contó este asunto a los bhikkhus.

Ellos dijeron:

—Pero, su reverencia, aunque te lo pidieron, ¿no diste el colador?

—No, sus reverencias.

Aquellos que eran bhikkhus moderados menospreciaron, criticaron y fueron diciendo:

—¿Cómo puede este bhikkhu, cuando se le pide un colador, no darlo?

Entonces estos bhikkhus le contaron este asunto al Buddha. Entonces el Buddha en esta ocasión, en relación con esto, después de haber convocado al Sangha de los bhikkhus, interrogó a este bhikkhu, diciendo:

—¿Es cierto, como se dice, que tú, bhikkhu, cuando te pidieron un colador, no lo diste?

—Es verdad, señor.

El iluminado, el Buddha lo reprendió, diciendo:

—No es adecuado para ti, hombre tonto, no se está volviendo, no es apropiado, no es digno de un recluso, no está permitido, no se puede hacer. ¿Cómo puedes, hombre tonto, cuando te piden un colador, no darlo? No es tonto, por complacer a aquellos que (todavía) no están contentos…

Habiéndolo reprendido, habiendo hablado razonadamente, se dirigió a los bhikkhus y les dijo:

—Bhikkhus, si un bhikkhu va por una carretera y le piden un colador, debe darlo. Quien no lo dé, comete una trasgresión. Tampoco, bhikkhus, pueden ir por una carretera sin colador. Quienquiera que vaya así, comete una trasgresión. Si no hay colador ni olla de agua reglamentaria, entonces se debe usar una esquina de la capa exterior con las palabras: «Beberé agua después de haberlo colado con esto».

Deja una respuesta