Cuando Roma Trasmutó A Buda en Jesucristo (VI). La Gran Devaluación de Kanishka

el

 

Copyright © 2020 Tomás Morales Duran. Todos los Derechos Reservados

 

Los Kushānas reemplazaron a los griegos en Bactria alrededor del 130 aEC. Se cree que pertenecían a Yüeh-chih con una fuerte mezcla de heftalitas, sakkās y tocharianos (los blancos de China). Una rama de este grupo emigró a la Cuenca de Tarim y fundó un imperio de corta duración, mientras que la otra, bajo el nombre de Kushān, obtuvo el control de Asia Central. Al capturar una sección de la gran ruta comercial que conduce desde India y China hacia el oeste, los Kushān obtuvieron gran parte de sus ingresos de las cuotas de tránsito que exigían de las caravanas que cruzaban su territorio, que a menudo transportaban suministros de oro, plata y níquel chinos. desde las ciudades del oasis de Tarim hasta los persas seléucidas.

Alrededor del año 106 aEC, la primera caravana que transportó seda desde China directamente a Persia pasó por un territorio que había pertenecido a los seléucidas, pero que ahora estaba dividido entre los kushānas y los partos.

La dinastía Kushān, línea gobernante descendiente de Yuezhi, un pueblo que gobernó sobre la mayor parte del subcontinente indio del norte, Afganistán y partes de Asia Central durante los primeros tres siglos de la Era Común. Los Yuezhi conquistaron Bactria en el siglo II aEC y dividieron el país en cinco cacicazgos, uno de los cuales fue el de los Kushānas (Guishuang). Cien años después, el jefe de los Kushanās, Kujula Kadphises (Qiu Jiuque) aseguró la unificación política del reino Yuezhi bajo su mando.

Bajo Kaniska I y sus sucesores, el Imperio Kushān alcanzó su apogeo. Fue reconocido como uno de los cuatro grandes poderes euroasiáticos de su tiempo, junto a China, Roma y Partia. Los Kushānas fueron quienes difundieron el budismo en Asia Central y China y desarrollaron del budismo Mahāyana y las escuelas de arte Gandhara y Mathura. Los Kushānas se hicieron ricos mediante el comercio, particularmente con Roma, como muestran sus grandes emisiones de monedas de oro. Estas monedas, que exhiben las figuras de deidades griegas, romanas, iraníes, hindúes y budistas y llevan inscripciones en letras griegas adaptadas, son testigos de la tolerancia y del sincretismo en la religión y el arte que prevaleció en el imperio Kushān.

Después del surgimiento de la dinastía Sāsānida en Irán y de las potencias locales en el norte de India, el gobierno de los Kushānas declinó.

Uno de los grandes rompecabezas del reinado de Kanishka es la devaluación de su moneda. Al principio de su reinado, las monedas de cobre cayeron en peso de un estándar de 16 g. a aproximadamente 10-11 g. La calidad y el peso continuaron disminuyendo durante todo el reinado hasta que al comienzo del reinado de Vasudeva la moneda estándar (el tetradracma) pesaba solo 9 g. La devaluación condujo a una producción masiva de imitaciones y a una demanda económica de las monedas anteriores a la devaluación en el valle del Ganges. La devaluación comenzó con Kansihka y se detuvo cuando la pureza de la moneda de oro cayó tan dramáticamente que ya no pudo garantizar las monedas de cobre.

Las regiones conquistadas por Kajula Kadphises y Vima Taktu se habían dividido entre varios gobernantes, y cada una usaba sus propios estándares de peso y tipos de monedas. Los Kushānas emitieron tipos regionales que se ajustan ampliamente a estos tipos y pesos locales.

Vima Taktu inicialmente siguió esta práctica, emitiendo en tres “tipos regionales” diferentes. El tema del norte, o “Bactriano” estaba en dos denominaciones de 12 g. y 1,5 g., el medio, o “Gandharí” en 9-10 g. y 2 g., y un tipo sureño, “Indio”, acuñado en 4 g. Sin embargo, al principio de su reinado, la moneda se estandarizó y se emitió una moneda única en todo el imperio, con un nuevo estándar de peso de 8 gr. aproximadamente.

Esta fue la primera de una serie de reformas importantes que los Kushānas hicieron a sus monedas. El siguiente rey, Vima Kadphises, introdujo una moneda de oro y revisó el peso estándar del cobre. Este nuevo estándar fue acuñado bajo el antiguo estándar ático monetario griego en Bactria bajo los reyes griegos. Por esta razón, llamó a su denominación más grande el tetradracma. La idea fue muy popular y ese nombre arraigó, siendo el estándar utilizado para referirse a la moneda de cobre Kushān.

Este patrón general se mantuvo igual para los futuros reyes Kushānas: una moneda de oro y otra de cobre emitidas en paralelo, cada uno con su propio estándar de peso.

Kanishka continuó la tradición iniciada bajo Vima Kadphises. Sin embargo, en algún momento durante su reinado redujo sustancialmente el peso estándar en el que se basaban las monedas de cobre. Queda claro que esto es una reducción en el peso del antiguo estándar, en lugar de un nuevo estándar. Las monedas se encogen ligeramente  de un ideal de 3 cm aproximadamente a 2,5 cm. Sin embargo se continúan acuñado con un troquel diseñado para la moneda de peso completo, de modo que en cualquier moneda sobreviviente de Kanishka solo se le ve parte del diseño.

Hay que tener en cuenta que, en realidad, es impreciso llamar a esta reducción de peso una “devaluación” porque, como veremos, el efecto fue sobrevalorar la moneda contra su valor intrínseco.

Chattopadhyay propuso un esquema en el que la devaluación comenzó bajo Kanishka y que se dio dramáticamente en un solo paso. El proceso parte de una situación completamente distinta a la romana, aquí el oro abundaba gracias a Roma, precisamente. Entonces ¿por qué el emperador Kushān devaluaría las monedas?

Las monedas antiguas no son tokens, como las monedas modernas, están hechas de metales preciosos como el bronce, cobre, oro o plata que son valiosos por sí mismos. Entonces, aunque reduzcamos el peso para acuñar más monedas con la misma cantidad de cobre, no aumentaría el valor, ya que alguien esperaría recibir el mismo peso independientemente de la cantidad de monedas que haya.

Sin embargo, si las monedas se indexaran contra algún otro artículo valioso, entonces sería posible reducir el peso, reteniendo el valor de las monedas.

Los Kushānas hicieron esto con sus monedas de oro.

Cada moneda de oro valía un número fijo de monedas de cobre. El propósito inicial de esto era simplemente estandarizar el valor del cobre de la manera más barata posible.

Si pesamos las 61 monedas que están en el Museo Indio, 57 están entre 7,5 y 8 g. y la mayoría se encuentran a unas pocas décimas de gramaje del estándar, que era de aproximadamente 7,9 g. Este es un estándar increíblemente estricto en comparación con las monedas de cobre.

Su propósito era, sin duda alguna, asegurar que cada dinara de oro valiera la misma cantidad. Probablemente también requirió un esfuerzo considerable. En lugar de comprometerse en el mismo esfuerzo con las monedas de cobre, los Kushānas simplemente garantizaron un tipo de cambio contra el oro, asegurando que todas las monedas de cobre (a pesar de la ligera variación en el peso) fueran del mismo valor.

Kanishka se dio cuenta de que reduciendo el peso de sus monedas de cobre, pero conservando la garantía contra las monedas de oro, aumentaría el valor de su cobre en un 50 o 70%. Esto le habría permitido incrementar el gasto enormemente, una ganga que todos los gobernantes desean: gastar más de lo que tienen.

Es importante darse cuenta de que esto no se parece en nada a la degradación de la plata de Partia en el primer siglo, o la adulteración gradual de las monedas de oro Kushānas con plata. Ambas son fraudes, en los cuales la autoridad de acuñación trata de pasar una moneda menos valiosa por un importe más alto. En este caso, era muy obvio para todos que el contenido de metal se había devaluado, pero conservaba un valor de token más alto porque podía intercambiarse por las monedas de oro intrínsecamente valiosas.

Intentos como éste de crear una moneda fiat, terminaron en desastre en la antigüedad, pero no porque se haya cometido un fraude deliberado.

Esta no era una práctica nueva, ya el emperador Nerón había hecho algo muy similar con las monedas de plata romanas aproximadamente un siglo antes que Kanishka, por lo tanto, los efectos de dicha política monetaria eran bien conocidos en el imperio Kushān.

El efecto deseado, para los Kushānas, era permitirles gastar más dinero del que realmente tenían. Ese objetivo era lo que preocupaba a la autoridad de acuñación, y es importante recordar que a los gobiernos antiguos no les importaba la economía como a los gobiernos modernos y su interés probablemente no se extendió más allá de ese objetivo inicial. Sin embargo, el efecto secundario fue colocar una moneda en circulación que valía más que su valor intrínseco de cobre.

Indudablemente, la gente explotó esto en su propio beneficio.

Para empezar, podrían falsificar las monedas. Si por una moneda te pagan más que su valor intrínseco, conviertes el cobre en monedas, y las cambias con beneficio. Cuanto mayor es la devaluación, mayor es la ganancia. Aunque las falsificaciones de monedas no eran infrecuentes en este período, parece que se volvieron muy comunes a partir del reinado de Kanishka y proliferaron en todo el imperio.

En segundo lugar, los comerciantes podrían obtener ganancias, legalmente, exportando las monedas. Ahora había dos pesos diferentes de monedas en circulación, el antiguo tetradracma y el nuevo, pero dentro del imperio Kushān estas dos monedas tenían el mismo valor. Este valor habría sido más que el peso de cobre de la nueva moneda, pero también un poco menor que el peso de cobre de la moneda primitiva. Por lo tanto, un comerciante podría recolectar monedas antiguas, transportarlas fuera del imperio e intercambiarlas en función de su valor intrínseco de cobre por las monedas nuevas, con un beneficio. Se sabe que los comerciantes romanos hicieron lo mismo cuando Nerón devaluó las monedas de plata.

De esta forma Kanishka hizo el destrozo de su sistema monetario en mucho menos tiempo de lo que necesitó Roma, y además, a cambio de nada.

Hemos visto la cadena de acontecimientos que suceden cuando estalla la crisis monetaria: se precipita la hiperinflación y desboca el efecto Cantillon que acaba acarreando a la sociedad a un cambio dramático de paradigma social.

 

Deja una respuesta