Cuando Roma Trasmutó A Buda en Jesucristo (II). Nexos

 

Copyright © 2020 Tomás Morales Duran. Todos los Derechos Reservados

 

Las relaciones entre el imperio romano y la India eran frecuentes y venían desde antiguo. Estas relaciones eran comerciales, diplomáticas e incluso filosóficas que, en algún caso, se estuvieron retroalimentando durante siglos. A principios del siglo IV, mientras Constantino vivía en el palacio de Diocleciano en Nicomedia, reinaba Vasudeva II se la dinastía kushán con la que los romanos mantenían estrechas relaciones.

Este es un repaso histórico de las relaciones entre Occidente y la India.

 

Alejandro

Se estima que Pirrón de Elis vivió desde alrededor de 365-360 aEC hasta 275-270 aEC. Probablemente era miembro de un clan de videntes en Elis que interpretaban los oráculos del Templo de Zeus en Olimpia donde Pirrón se desempeñaba como sumo sacerdote.

Diógenes Laërtius, citando a Apolodoro de Atenas, dice que Pirro fue al principio pintor, y que sus imágenes fueron exhibidas en el gimnasio de Elis. Más tarde derivó hacia la filosofía por las obras de Demócrito y se familiarizó con la dialéctica.

Pirrón, junto con Anaxarco, viajó con Alejandro Magno en su exploración de Oriente, “de modo que llegó incluso a los gimnosofistas en India y los magos” en Persia. Esta exposición a la filosofía oriental, y en particular a la filosofía buddhista, parece haberlo inspirado para crear su nueva filosofía y adoptar una vida de soledad.

Al regresar a Elis, vivió en malas circunstancias, pero fue muy honrado por los elianos, que lo convirtieron en sumo sacerdote, y también por los atenienses, que le confirieron los derechos de ciudadanía. Los alumnos de Pirrón incluyeron a Timón de Flius, Hecateo de Abdera y Nausiphanes, uno de los maestros de Epicuro. También fue una gran influencia en Arcesilao, quien, al convertirse en erudito de la Academia platónica, transformó sus enseñanzas para conformarlas con las de Pirro. Esto inició el escepticismo académico, la segunda escuela helenística de filosofía escéptica.

Debido al alto grado de similitud entre Madhyamaka y el Pirronismo, particularmente las obras sobrevivientes de Sextus Empiricus, se sospecha que Nāgārjuna fue influenciado por los textos griegos de Pirronismo importados a la India durante la era del comercio romano con la India.

Según la leyenda, Nagarjuna dijo que estaba influenciado por libros inaccesibles para otras personas. Fue abordado por Nāgas (serpientes semidivinas) en forma humana. Lo invitaron a su reino para ver algunos textos que pensaron que serían de gran interés para él. Nagarjuna estudió esos textos y los trajo de regreso a la India. Nāgārjuna fue un hábil diplomático que ocultaba nuevas doctrinas en un discurso budista aceptable para ocultar la derivación de sus doctrinas de las tradiciones de sabiduría extranjeras.

 

Griegos

La dinastía seléucida controlaba una red desarrollada de comercio con el subcontinente indio que había existido previamente bajo la influencia del imperio aqueménida. La dinastía greco-ptolemaica, que controlaba el extremo occidental y septentrional de otras rutas comerciales hacia el sur de Arabia y el subcontinente indio, había comenzado a explotar las oportunidades comerciales en la región antes de la participación romana, pero, según el historiador Estrabón, el volumen del comercio entre indios y griegos no era comparable al del comercio indo-romano posterior.

El Periplus Maris Erythraei menciona un momento en que el comercio marítimo entre Egipto y el subcontinente no implicaba salidas directas debido al inicial desconocimiento de los vientos monzónicos. La carga en estas situaciones se enviaba a Adén. La dinastía ptolemaica había desarrollado el comercio con los reinos indios utilizando los puertos del Mar Rojo. Con el establecimiento del Egipto romano, los romanos se hicieron cargo y desarrollaron aún más el comercio ya existente utilizando estos puertos.

Antes de la expansión romana, los diversos pueblos del subcontinente habían establecido un fuerte comercio marítimo con otros países. Sin embargo, el aumento sustancial en la importancia de los puertos indios no se produjo hasta la apertura del Mar Rojo por parte de los griegos y el logro de los romanos con respecto a los monzones estacionales de la región.

El reemplazo de los reinos griegos por el imperio romano como administrador de la cuenca del Mediterráneo oriental condujo al fortalecimiento del comercio marítimo directo con el oriente y a la eliminación de los costos de los intermediarios en las rutas comerciales terrestres. La mención de Estrabón del gran aumento del comercio después de la anexión romana de Egipto indica que el monzón ya era conocido desde su época.

El comercio iniciado por Eudoxus de Cyzicus en 130 aEC siguió aumentando según Estrabón (II.5.12.):

En cualquier caso, cuando Galo era prefecto de Egipto, lo acompañé y ascendí al Nilo hasta Syene y las fronteras del Reino de Aksum (Etiopía), y aprendí que hasta ciento veinte barcos navegaban desde Myos Hormos al subcontinente, mientras que anteriormente, bajo los Ptolomeos, solo unos pocos se aventuraron a emprender el viaje y transportar el tráfico de mercancías indias.

—Estrabón

El emperador Ashoka envió misioneros, no solo a otras partes de la India y a Sri Lanka, sino a Siria, Egipto y Grecia. Ashoka ascendió al trono de la India alrededor del 270 aEC. Después de su conversión al buddhismo, envió misioneros a los cuatro puntos cardinales. Los hallazgos arqueológicos indican que estas misiones se habían “recibido favorablemente” en tierras occidentales.

Ptolomeo II Filadelfio, uno de los monarcas que Ashoka menciona en sus edictos, es registrado por Plinio el Viejo como quien envió a un embajador llamado Dionisio al tribunal de Maurya en Pataliputra.

La India ha sido tratada por varios otros escritores griegos que residieron en los tribunales de reyes indios, como, por ejemplo, Megasthenes, y por Dionisio, que fue enviado allí por Filadelfo, expresamente con el propósito: todos los cuales se han ampliado sobre el poder y los vastos recursos de estas naciones. Los registros de Alejandría, durante mucho tiempo una encrucijada de comercio e ideas, indican que los monjes itinerantes del subcontinente indio pueden haber influido en las corrientes filosóficas de la época.

Mientras tanto, las enseñanzas del Buddha se habían extendido hacia el noroeste, en territorio parto. Se han identificado restos de estupas buddhistas tan distantes como en la ciudad de la Ruta de la Seda de Merv. Los equipos arqueológicos soviéticos en Giaur Kala, cerca de Merv, han descubierto un monasterio buddhista, completo con un gran budarupa. Se sabe que los nobles partos, como An Shih Kao, adoptaron el budismo y se encontraban entre los responsables de su mayor difusión hacia la China Han.

 

Augusto

Las relaciones comerciales indo-romanas por rutas terrestres de caravanas a través de Asia Menor y Medio Oriente antecedieron a la ruta comercial marítima del sur a través del Mar Rojo y el Mar Arábigo que comenzaron alrededor del comienzo de la Era Común después del reinado de Augusto y su conquista de Egipto en el 30 aEC.

La ruta del sur ayudó tanto a mejorar el comercio entre el Imperio Romano y el subcontinente indio. Tal fue el éxito que los políticos e historiadores romanos se alzaron denunciando la pérdida de plata y oro para comprar seda en India para mimar a sus esposas romanas. A consecuencia de ello, la ruta del sur se eclipsó y quedando totalmente suplantada por la ruta terrestre caravanera.

Los comerciantes romanos y griegos frecuentaban el antiguo país tamil, hoy en día el sur de la India y Sri Lanka, asegurando el comercio con los estados marinos tamiles de las dinastías Pandyan, Chola y Chera y estableciendo asentamientos comerciales que aseguraron el comercio del mundo grecorromano en el subcontinente indio desde la época de la dinastía ptolemaica, unas décadas antes del comienzo de la Era Común y permaneció mucho después de la caída del Imperio Romano de Occidente.

En el siglo I, el anónimo autor del Periplus Maris Erythraei, un comerciante de habla griega del Egipto romano, proporciona relatos tan vívidos de las ciudades comerciales en Arabia e India, incluidos los tiempos de viaje desde ríos y pueblos, donde echar el ancla, la ubicación de las cortes reales, el estilo de vida de los lugareños y los bienes que se encuentran en sus mercados, y las épocas favorables del año para navegar desde Egipto a estos lugares con el fin de atrapar los vientos del monzón, es evidente que visitó muchos de estos lugares.

En la época de Augusto, hasta 120 barcos zarpaban cada año desde Myos Hormos a la India. Se utilizó tanto oro para este comercio, y aparentemente fue reciclado por el Imperio kushán para su propia moneda, por lo que Plinio el Viejo (NH VI.101) se quejó de este continuo drenaje de recursos a la India:

India, China y la península Arábiga toman cien millones de sestercios de nuestro imperio por año en una estimación conservadora: eso es lo que nos cuestan nuestros lujos y mujeres. ¿Para qué fracción de estas importaciones está destinada a sacrificios a los dioses o los espíritus de los muertos?

—Plinio, Historia Naturae 12.41.84

Los geógrafos clásicos como Estrabón y Plinio el Viejo fueron bastante lentos para incorporar esta nueva información en sus obras ya que, desde sus posiciones como estimados académicos, parece que tenían prejuicios contra los humildes comerciantes y sus relatos topográficos. La Geografía de Ptolomeo representa una especie de ruptura con esto, ya que demostró una apertura a sus relatos y no habría podido trazarse la Bahía de Bengala con tanta precisión si no hubiera sido por el aporte de los comerciantes.

Quizás no sea una sorpresa entonces que Marino y Ptolomeo confiaran en el testimonio de un marinero griego llamado Alexander sobre cómo llegar a “Cattigara” (muy probablemente Oc Eo, Vietnam, donde se han descubierto artefactos romanos del período Antonino) en el Magnus Sinus (es decir, el Golfo de Tailandia y el Mar del Sur de China) ubicado al este la Península Malaya.

Según lo registrado por Estrabón, el emperador Augusto recibió en Antioquía a un embajador de un rey del sur de la India llamado Pandyan de Dramira. El país de los Pandyas, Pandi Mandala, fue descrito como Pandyan Mediterranea en los Periplus y Modura Regia Pandyan por Ptolomeo. La embajada viajaba con una carta diplomática en una piel en griego, y uno de sus miembros era un sramana que se quemó vivo en Atenas para demostrar su fe. El evento causó sensación y fue descrito por Nicolás de Damasco, quien se reunió con la embajada en Antioquía (cerca de la actual Antakya en Turquía). El incidente fue relatado por Estrabón (XV, 1,73) y Dio Casio (liv, 9). Se hizo una tumba al sramana, aún visible en la época de Plutarco.

Estos relatos al menos indican que los sramanas indios, a los que pertenecían los bhikkhus buddhistas, en oposición a los brahmanes hindúes, circulaban en el Levante durante el siglo I. En este siglo, las enseñanzas del Buddha ya se habían extendido por gran parte de la India y penetrado en Sri Lanka, Asia Central y China. Muestran ciertas similitudes con los preceptos morales cristianos de más de cinco siglos después; la santidad de la vida, la compasión por los demás, el rechazo de la violencia, la confesión y el énfasis en la caridad y la práctica de la virtud.

 

Siglos I y II

Los primeros dos siglos de la Era Común indican un marcado aumento en el comercio entre el oeste de la India y el Oriente romano por mar. La expansión del comercio fue posible gracias a la estabilidad monetaria traída a la región por el Imperio Romano desde la época de Augusto que permitió nuevas exploraciones y la creación de un sólido sistema basado en la plata y el oro.

La costa occidental de la India actual se menciona con frecuencia en la literatura, como en el Periplus Maris Erythraei. El área se destacó por sus fuertes corrientes de marea, las olas turbulentas y los fondos rocosos eran peligrosos. Las olas atraparían las anclas de los barcos y se separarían rápidamente para volcar el barco y causar un naufragio.

Se han observado anclas de piedra cerca de Bet Dwarka, una isla situada en el Golfo de Kutch, de un barco perdido en el mar. Las exploraciones alrededor de Bet Dwarka desde 1983 hallaron objetos de plomo y piedra enterrados en sedimentos y considerados anclajes debido a sus agujeros axiales. Aunque es poco probable que los restos del casco del naufragio sobrevivieran, las exploraciones en alta mar, en 2000 y 2001 arrojaron siete ánforas de diferentes tamaños, dos anclas de plomo, cuarenta y dos anclas de piedra de diferentes tipos, un suministro de tiestos y un lingote de plomo circular. Los restos de las siete ánforas eran de un tejido grueso y grueso con una superficie rugosa, que se usaba para exportar vino y aceite de oliva del Imperio Romano. Los arqueólogos han concluido que la mayoría de ellos eran ánforas de vino, ya que el aceite de oliva tenía menos demanda en el subcontinente.

Dado que los descubrimientos en Bet Dwarka son importantes para la historia marítima de la región, los arqueólogos han investigado los recursos en la India Occidental, un lugar importante para el comercio.

Hay evidencia de comercio de animales entre los puertos del Océano Índico y el Mediterráneo. Esto se puede ver en los mosaicos y frescos de los restos de las villas romanas en Italia. Por ejemplo, la Villa del Casale tiene mosaicos que representan la captura de animales en India, Indonesia y África. En la Villa Romana del Tellaro hay un mosaico con un tigre en la selva que ataca a un hombre con ropa romana, probablemente un cazador descuidado. Los animales fueron transportados en jaulas por barco.

Se ha observado en el Periplus que las mujeres romanas también usaban perlas del Océano Índico y usaban un suministro de hierbas, especias, pimienta, lyceum, costus, aceite de sésamo y azúcar como alimento. El índigo se usó como color mientras que la tela de algodón se empleó en las prendas de vestir. Además, el subcontinente exportó ébano para muebles de moda en Roma. El Imperio Romano también importó lima india, durazno y otras frutas para medicinas. La India occidental, como resultado, recibió enormes cantidades de oro romano durante este tiempo.

Las representaciones de barcos indios en monedas y literatura latina (Plinio y Pluriplo), indican el importante desarrollo indio en la navegación debido al aumento en el comercio indo-romano. Además, las monedas romanas de plata descubiertas en el oeste de la India provienen principalmente de los siglos I, II y V. Estas monedas romanas también sugieren que la península india poseía un comercio marítimo estable con Roma durante los siglos I y II. Las rutas terrestres, desde la época de Augusto, se utilizaron también para que las embajadas indias llegaran a Roma.

El conocimiento sobre el buddhismo fue bastante temprano en Occidente. En el siglo II Clemente de Alejandría escribió sobre el Buddha:

Entre los indios se encuentran también aquellos filósofos que siguen los preceptos de Boutta, a quienes honran como dios por su extraordinaria santidad.

—Clemente de Alejandría, Stromata (Misceláneas), Libro I, Capítulo XV

También reconoció a los budistas bactrianos (sramanas) y a los gimnosofistas indios por su influencia en el pensamiento griego:

Así, la filosofía, algo de la más alta utilidad, floreció en la antigüedad entre los bárbaros, arrojando su luz sobre las naciones. Y luego llegó a Grecia. Primero en sus filas estaban los profetas de los egipcios; y los caldeos entre los asirios; y los druidas entre los galos, y las Sramanas entre los bactrianos («Σαρμαναίοι Βάκτρων»), y los filósofos de los celtas, y los magos de los persas, que predijeron el nacimiento del Salvador, y llegaron a la tierra de Judea guiados por un estrella. Los gimnosofistas indios también están en el número, y los otros filósofos bárbaros. Y de estos hay dos clases, algunas llamadas Sramanas («Σαρμάναι»), y otras Brahmins («Βραχμάναι») .

—Clemente de Alejandría, Stromata (Misceláneas)

También se conocía la historia del nacimiento del Buddha, según el Buddhacarita: un fragmento de Arquelaos de Carrha del 278 menciona el nacimiento virginal del Buddha y San Jerónimo (siglo IV) menciona el nacimiento del Buddha, de quien dice:

Nació de al lado de una virgen

La Reina Maya llegó a tener al Buddha después de recibir un sueño profético en el que previó el descenso del Bodhisattva (el futuro Buddha) desde el cielo de Tuṣita a su vientre. Esta historia tiene algunos paralelos con la historia de Jesús siendo concebido en relación con la visita del Espíritu Santo a la Virgen María.

Hay registros que describen la visita de embajadores de los reyes de Bactria e India ya desde, al menos, el siglo II, probablemente refiriéndose a los kushán. La Historia Augusta, hablando del emperador Adriano (117–138) nos dice:

«Los reyes de los bactrianos le enviaron embajadores suplicantes para que buscaran su amistad».

También en 138, según Aurelio Víctor, Antonino Pío, sucesor de Adriano, recibió algunos embajadores indios, bactrianos e hircanos.

De igual forma, la capital veraniega del Imperio kushán en Begram disponía de una considerable cantidad de bienes importados del Imperio Romano, en particular, varios tipos de artículos de vidrio:

Allí se pueden encontrar cosas preciosas de Da Qin (el Imperio Romano) en Tianzhu (noroeste de la India), así como finas telas de algodón, alfombras de lana fina, perfumes de todo tipo, dulces de azúcar, pimienta, jengibre y sal negra”.

La capital veraniega del Imperio Kushan en Begram disponía de una considerable cantidad de bienes importados del Imperio Romano, en particular, varios tipos de artículos de vidrio.

 

Siglo III

Los descubrimientos encontrados en Bet Dwarka y en otras áreas de la costa occidental de la India indican claramente que hubo fuertes relaciones comerciales indo-romanas durante los primeros dos siglos de la Era Común. El siglo tercero, sin embargo, implicó la desaparición del comercio indo-romano debido a la crisis hiperinflacionaria que sufrió Roma que hizo colapsar a todo su sistema monetario. Sin dinero para gastar, la ruta marítima entre Roma y la India se cerró, y como resultado, el comercio volvió al tiempo anterior a la expansión y exploración romana.

El último impacto en la literatura cristiana y griega es la versión cristianizada de la leyenda de la vida de Buddha que se encuentra en los textos budistas del siglo III y en la épica Barlaam y Josaphat.

 

Siglo V

Los colonos cristianos y judíos de Roma continuaron viviendo en India mucho después del declive del comercio bilateral. Se han encontrado grandes cantidades de monedas romanas en toda la India, y especialmente en los concurridos centros de comercio marítimo del sur. Los reyes de Tamilakkam volvieron a emitir las monedas romanas en su propio nombre después de desfigurar las monedas para indicar su soberanía. Las menciones de los comerciantes están registradas en la literatura de Tamil Sangam de la India. Una de esas menciones dice:

Los barcos bellamente construidos de los Yavanas llegaron con oro y regresaron con pimienta, y Muziris resonó con el ruido

—(del poema n. 149 de Akananuru de la literatura de Sangam)

 

El comercio disminuyó desde mediados del siglo III durante una crisis en el Imperio Romano, pero se recuperó en el siglo IV hasta principios del siglo VII, cuando Khosrow II, Sha del Imperio Sasánida, ocupó las partes romanas del Creciente Fértil y Egipto hasta ser derrotado por el emperador romano de Oriente Heraclio a finales de 627, después de lo cual los territorios perdidos fueron devueltos a los romanos orientales.

Deja una respuesta